No alcohol safe to drink, global study confirms

Laurel Ives writes:

Bad news for those who enjoy what they think is a healthy glass of wine a day.

A large new global study published in the Lancet has confirmed previous research which has shown that there is no safe level of alcohol consumption.

The researchers admit moderate drinking may protect against heart disease but found that the risk of cancer and other diseases outweighs these protections.

A study author said its findings were the most significant to date because of the range of factors considered.

How risky is moderate drinking?

The Global Burden of Disease study looked at levels of alcohol use and its health effects in 195 countries, including the UK, between 1990 and 2016.

Analysing data from 15 to 95-year-olds, the researchers compared people who did not drink at all with those who had one alcoholic drink a day.

They found that out of 100,000 non-drinkers, 914 would develop an alcohol-related health problem such as cancer or suffer an injury.

But an extra four people would be affected if they drank one alcoholic drink a day.

For people who had two alcoholic drinks a day, 63 more developed a condition within a year and for those who consumed five drinks every day, there was an increase of 338 people, who developed a health problem.

El tenso diálogo entre Messi y Sampaoli: “Ya no confiamos en vos”

Leo Messi con Jorge Sampaoli

La resaca mundialista sigue dando que hablar. No hay ibuprofeno que frene el dolor de cabeza de los argentinos, tras su bochornosa participación en el Mundial de Rusia 2018. Especialmente, el humillante 3-0 de Croacia encendió las alarmas de la afición que veía a su equipo más fuera que dentro de la competición. En el backstage, también hubo tensiones y el periodista Ariel Senosiain, columnista de Olé, reflejó los diálogos en su libro ‘Mundial es historias’.

La situación llegó a un extremo que obligó a los jugadores a sentar a Jorge Sampaoli, que acudió a la reunión con dos ayudantes, Sebastián Beccacece y Lionel Scaloni. El objetivo del equipo era compartir con Sampaoli un sentimiento común: “Ya no confiamos en vos”. “No nos llega lo que decís. Queremos tener opinión”, agregaron. El técnico argentino preguntó: “¿Opinión en qué?”, y la respuesta fue tan rotunda como unánime: “En todo”. Tras caer eliminados ante Francia, la Asociación del Fútbol Argentina (AFA) oficializó la desvinculación de Sampaoli como seleccionador argentino.

Para Alejandra Pizarnik, su encuentro con Simone de Beauvoir era “una profunda experiencia de miedo”

Simone de Beauvoir

CARTA A LEÓN OSTROV -ALEJANDRA PIZARNIK – 1960

Le envíe hace poco una carta desde una hermosa piecita, que ya no existe para mí, pues estoy de nuevo con mi familia, hasta fines de este mes. Después va a venir Agosto y no sé qué haré, hay un vacío en Agosto, una distancia hecha de un precipicio, que necesitaré saltar o, lo mejor, cambiaré de camino. Le dije que le contaría sobre mi encuentro con S. de Beauvoir, pero me es penoso rememorarlo. Quizás, y casi como siempre, veo con ojos lúgubres cosas que objetivamente no lo son. Razonablemente hablando, tal vez fue un encuentro como cualquier otro del estilo: una periodista preguntando sobre esto y aquello, y la entrevistada que responde. Pero yo no me he recuperado aún de lo que fue para mí este encuentro: una profunda experiencia de miedo. Y más profunda aún por lo inesperado de este miedo. Comenzó el día del encuentro: despertar y sentir que el corazón me lleva y me trae. Horribles sacudidas. Taquicardia. Esto fue nuevo. No era mi viejo miedo “espiritual” posible de traducir en metáforas. Un nuevo miedo: cuerpo y alma encontrados por vez primera, reunidos, celebrando nupcias horribles. Traté de beber, pero la primera gota me obligó a permanecer tendida en la cama varios minutos, asistiendo a algo como una revolución. Imposible pensar. Imposible todo. Imposible también la lenta agonía –con la mano en el corazón- de mi ser paseándose hasta que se hizo la hora y yo entré en Les Deux Magots rogando y rogándome que mi voz surgiera –pues mi miedo más profundo (el de los exámenes) era que la garganta se cerrara. Y cuando llegó me calmé un poco pues su aspecto no es en modo alguno aterrador. Le pregunté –con una seriedad excesiva, con la voz estrangulada, con el ritmo del corazón siempre delirante- sobre la mujer y el arte y algunas otras idioteces por el estilo que respondió con algunas frases de El segundo sexo. Cuando finalizamos me preguntó a su vez sobre mí y mis cosas: y le dije de mis poemas, de mi preocupación por la palabra, de mi angustia por mis poemas actuales, etc., exagerando un poco, por supuesto, cuando dije, por ejemplo que “lo único que me interesa en este mundo es hacer poemas”, lo que la sorprendió, sin duda, y me pidió mis libros. Creo que contenía o reprimía su interés por mí, no sé por qué, pero seguramente a causa de su tiempo escaso, y cuando nos despedimos, me insinuó que vuelve de Brasil –se va ahora con Sartre- en Octubre, por lo que estará “a mi disposición”. Bueno, yo me quedé dos horas en el café –ella ya se había ido- y me sentí repentinamente bien: “ya pasó el miedo”,  me decía. Lo mismo que en los exámenes.