Category: Sport

“River y Boca deben estar juntos”: D´Onofrio

Rodolfo D´Onofrio pidió unidad entre River y Boca para evitar que sucedan cosas como las que ocurrieron el 24 de noviembre en el Monumental y que derivaron en el traslado de la final de la Copa Libertadores a Madrid. “Debemos estar juntos”, afirmó en exclusiva con TyC Sports.

El presidente del Millonario destacó que “tienen que ayudar al fútbol argentino para lograr que lo que pasó el otro día sea un 11 de septiembre”. Además, agregó: “Hay que sacar a los que realmente no deben estar”.

Maradona responsabilizó al Gobierno por los incidentes en el River-Boca

Diego Maradona

El astro argentino del fútbol Diego Armando Maradona atribuyó los hechos violentos que impidieron la realización del partido de River Plate contra Boca Juniors a la crisis que se vive en Argentina bajo el gobierno de Mauricio Macri.

Lo de mi país es lamentable, está todo desorientado. En Argentina hoy es un terror salir a la calle“, dijo Maradona en conferencia de prensa luego de que su equipo Dorados de Sinaloa avanzara a la final de la segunda división del fútbol mexicano.

Horas antes, el autobús que llevaba al equipo Boca Juniors al estadio Monumental para jugar el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América fue atacado por un grupo de violentos de River Plate con piedras, palos y gas pimienta.

Maradona dejó entrever que esos hechos son reflejo de la crisis que vive Argentina desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de la nación a finales de 2015.

No hay seguridad, hay robos, la gente no come. El presidente prometió -a mí no porque yo no lo voté ni lo votaría jamás- y engañó a mucha gente que iba a cambiar esto y lo otro, y hoy estamos peor que en mucho tiempo“, apuntó Maradona. Además, Maradona agregó: “Soy muy argentino y odio la violencia”.

Asimismo, volvió a criticar a Macri como lo ha hecho en reiteradas ocasiones: “La presidencia que está haciendo Macri es la peor de todos los tiempos. Los argentinos merecemos lo que tenemos porque nosotros lo votamos“.

Él fue hijo de millonarios toda la vida, ¿qué le va a importar que un chico de cinco años no coma?”, cuestionó el ex entrenador de la Selección argentina.

 

Tensión sexual no resuelta entre el fútbol y la homosexualidad

Sergio Soriano escribe:

Que la homosexualidad en el fútbol es un tema tabú lo sabe todo el mundo. Bueno, el mundo del deporte es así en general. Son muchos los años que han pasado y muchos los medios que han intentado sacar (sin suerte) casos y declaraciones concretas.

Vamos a hacer un ejercicio de lógica. En nuestras competiciones de fútbol hay más de diez mil jugadores, según se dice en un artículo de El País. ¿Es estadísticamente probable que no haya una sola persona que no sea heterosexual? El presidente del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia dice rotundamente que no es posible.

Solo tenemos tres opciones. Que no haya homosexuales o bisexuales (algo difícil); que los haya y prefieran no decir nada; o que directamente no les dejen decir nada. ¿Cuál es el problema? Que hay mucho dinero en juego.

Contratos publicitarios, venta de camisetas, entradas, seguidores en redes sociales… Los futbolistas tienen que tener una imagen similar al ‘superhombre‘. Macho, duro, fuerte… Y el gran prejuicio de la sociedad es que un homosexual no puede ser nada de esto.

Pero bueno. Esto se extiende también a la BundesLiga (Alemania) y la Premier League (Inglaterra). Y como dicen las abuelas… mal de muchos, consuelo de tontos. De hecho, en ninguna de las tres competiciones hay un solo homosexual declarado.

Es muy triste que estas personas no puedan (o no quieran) salir del armario. Por presiones, por el qué dirán, por la que se puede armar fuera o por los problemas que puedan tener. ¿De verdad piensan que esa fama que tienen se puede venir abajo solo por su orientación sexual?

A pesar de todo, deberíamos mirar todo esto con perspectiva. Desde el otro lado. Si una figura del fútbol adorada y respetada compartiese su homosexualidad es más que probable que sus seguidores normalizasen cualquier orientación sexual.

Es más, poco a poco se podría conseguir que dentro de los estadios se dejase de utilizar “maricón” como un insulto. Era más que común escuchar expresiones como: “Vete a que el moro te dé por culo”, dirigidas a Cristiano Ronaldo. Tolerancia y empatía.

“Me fui de la Argentina hace dos meses para poder vivir mejor”

Matías Palacios

Matías Palacios, exitoso periodista deportivo argentino, cuenta a Infobae por qué decidió dejarlo todo y emigrar a España junto a su esposa e hijo de diez años. “Mi fantasía es no volver”.

Pensá en tus abuelos inmigrantes. O en tus padres, quizá.  Pensá en todas las historias que escuchaste de amigos que contaban que sus ancestros dejaron Europa corridos por la guerra, por la persecución nazi por el hambre y, siempre, por el deseo de un futuro. Dejar la tierra de uno  se hace siempre – o casi siempre- por el deseo tener futuro.

Matías Palacios ha de haber pensado en todo eso. Y sin embargo, se animó a recorrer el camino en sentido inverso. Se fue del país. Fue a buscar su futuro -y su felicidad- en España. Tiene 38 años. Ejercía en Buenos Aires su pasión comentando deportes en Radio La Red y en varios otros medios de primer nivel. Hace dos meses, con su esposa y su hijo de diez años, decidieron dejar todo y probar suerte en Madrid. “En Capital vivía cómodamente incómodo. Cosas del día a día me molestaban mucho. Y, sobre todo, necesitaba darle a mi hijo un futuro que en Buenos Aires no encontraba”, le dice a Infobaeen una charla vía Skype.

“Mi fantasía no es volver a la Argentina. Mi fantasía es hacer futuro aquí. Lo pensamos mucho y estamos muy convencido”, dice sin dudar. Es un buen tipo. Talentoso, joven y, que como muchos en los 90 o en el 2000 desandaron el camino de sus abuelos y probaron suerte en la Vieja Europa. Con él, charlamos.

— Bueno, vamos a hacer como en la escuela. Matías Palacios, ¿edad?
— 38, Novaresio

— (Risas) ¿Nacido dónde?
— En Capital Federal.

— ¿Barrio?
— Nací en Caballito geográficamente, que fue el barrio donde viví mis últimos quince años. Si bien cuando nací mis padres vivían en Almagro pero bueno…

— Caballito.
— Nací en Caballito, sí.

— Casado, con un niño, con Joaquín, ¿de cuántos años?
— 10 años.

— 10 años. ¿Desde dónde estás hablando ahora?
— Desde Madrid.

— Cuánto hace que estás ahí en Madrid.
— Y, se cumplieron hace dos días ya dos meses.

— Dos meses. ¿Por qué te fuiste Matías?
— Como te conté el otro día Luis principalmente porque quería vivir mejor. Sentía que en la Argentina vivía cómodamente incómodo y cuando me refiero a eso tenía trabajo, me iba bien, pero había muchas cosas del día a día que no me quería acostumbrar, no me sentía cómodo. Y sobre todo en base a esto quería darle una nueva vida, una mejor vida a mi hijo, insertarlo en una nueva sociedad. Y bueno, aposté por España.

— Pensaba esto que vos decías en lo cotidiano, vivías incómodamente…
— Cómodamente incómodo.

— Cómodamente incómodo. ¿Cuáles eran las mayores incomodidades?
— Yo creo que vivimos en un día a día alocado, con un vértigo y una velocidad mortal, literal. No se puede vivir todo el tiempo tan vertiginosamente. Me parece que nos malacostumbramos a eso y eso es lo que justamente ni yo ni mi mujer queríamos más. O sea sentir que lo que está mal uno lo tiene que aceptar como algo que esté bien. Que ese vértigo te haga mal a la cabeza. Que el día a día sea sentir los codazos permanentemente, no solamente en un transporte público sea subte, colectivo o un taxi, porque a veces hasta la gente se pelea por subirse a un taxi insólitamente.
Bueno, todo ese día a día hizo que yo piense que podía vivir de otra manera. y la verdad que los últimos 10 años yo viajé mucho a España, tuve la suerte de poder viajar, de conocer, y me di cuenta que se puede vivir de otra manera. Sencillamente eso.

— Me impacta esto, en lo que me siento reflejado y muchas veces lo hablamos fuera de micrófono porque compartimos la radio mucho tiempo, ésta cosa de que uno se acostumbra a lo que está mal, cree que es natural lo que está mal.
— Exacto.

— Y vos mencionabas algunas cosas. Imagino que la seguridad también debe ser un tema que te impacta ¿no?
— También, también. Hay muchos creen que yo me vine porque tuve un episodio de inseguridad, a mí me asaltaron una madrugada volviendo de la radio a las 2 de la mañana, me pusieron tres revólveres en la cabeza para sacarme apenas los dos celulares, el mío y el de la radio que tenía, y un par de zapatillas y la billetera con 300 pesos. Pero eso fue la gota que rebalsó el vaso. O sea, después cuando sentís que en realidad la inseguridad no es solamente esa posibilidad que me ha pasado a mí y le ha pasado a mucha gente, familiares, amigos, vecinos, que justamente te pongan un revólver en la cabeza para sacarte qué, un celular, las zapatillas, lo poco que tengas de plata. Es también el sentirse incómodo en que te tenés que dar vuelta permanentemente para entrar a tu casa, que te tenés que apurar en sacar la llave rápido, que no querés sacar el celular en un subte o en un colectivo porque tenés miedo que te lo manoteen. Y esas son un montón de cosas que a mí me hacían sentir, por eso digo incómodo, no me quería acostumbrar a esa incomodidad. Y obviamente que aquí también hay ladrones porque en todas partes del mundo hay ladrones pero bueno, éste tipo de cosas no suceden, esa es la realidad.

Serena Williams: ‘I don’t understand coach’s claims’

Serena Williams

Serena Williams says she wants to move on from her controversial US Open final defeat by Naomi Osaka.

In the final, the American was given a code violation for coaching, incurred a point penalty for racquet smashing and was docked a game for verbal abuse.

Williams denies she was being coached from the stands, despite her coach Patrick Mouratoglou saying he was sending her signals.

“I just don’t understand what he was talking about,” Williams said.

Williams, who was aiming to equal Margaret Court’s record of 24 Grand Slam singles titles, said she had not received any tactics from Mouratoglou, telling the umpire she would “never cheat to win and would rather lose”.

Speaking to The Sunday Project on Australia’s Network Ten, she added: “I asked him (Mouratoglou) ‘what are you talking about you were coaching? We don’t have signals, we’ve never had signals’.

“He said he made a motion. So I was like ‘you made a motion and now you told people that you’re coaching me – that doesn’t make sense, why would you say that?’

“I was on the other side. I didn’t see the motion. It was just a really confusing moment, I think, for him.

“What I’m trying to do most of all is to recover from that and move on.”

Following the accusation of coaching, Williams was punished for racquet smashing and verbal abuse, following several outbursts that saw her call the umpire a “liar” and “thief”.

Williams did not answer when questioned about whether she regretted breaking her racquet on the court.

Following the final she was fined $17,000 (£13,100) for the code violations.