Category: Religion

“Del dialogo a la acción” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Del dialogo a la acción

Desde hace mucho venimos hablando de la necesidad de respetar al otro y sus diferencias, verlo como un igual y parte de mi familia; todos somos parte de la misma humanidad y compartimos tiempo y espacio, es justo hacerlo con responsabilidad.

Es muy bueno ver cómo han proliferado las mesas de dialogo a nivel interreligioso, es interesante ver que las colectividades han abierto sus puertas para que podamos apreciar su tradición y experimentar de primera mano aquello que hemos estudiado, tal vez no de la forma más acertada, pues lo que nos enseñaron en nuestros seminarios no era la realidad.

Es hora de pasar del dialogo al trabajo, hablando es fácil arreglar lo que está mal, el problema es cuando las instituciones  deben  comprometerse  y  llevarlo a la realidad, cuantas necesidades hay por cubrir, alimentos, trabajo, educación, salud y vivienda.

Los gobiernos han llegado a ser inútiles en todas estas áreas, no es que no estén capacitados y tampoco que no lo hagan, es que la población aumento, la expectativa de vida ha crecido y con ello la demanda de los mismos servicios para mucha más cantidad de personas.

El mundo está en crisis, existe una fuerte recesión económica, en Latinoamérica tenemos tres países que encabezan la lista Haití, Venezuela y Cuba; pero el continente no está exento de esto, el resentimiento ha ido creciendo sobremanera en los otros países, por el problema de estos, mucha de su población ha iniciado un éxodo a las tierras donde han podido ser cobijados creando problemas con los residentes por falta de trabajo y demás.

Martin Luther King Jr. Dijo una vez: si no eres parte de la solución eres parte del problema,  es el momento en que nosotros nos unamos para hacer de este lugar en que vivimos nuestro hogar, que pongamos alma y corazón en la ayuda al prójimo, ver su necesidad  como propia, escuchar y atender.

El viernes estuve con miembros de otras colectividades, metodistas, católicos, mormones, musulmanes y judíos. Además de alrededor de 20 instituciones todas queriendo sumarse a nuestra propuesta, pero les aclaramos que no era una mesa de dialogo sino una mesa de trabajo; estamos cansados de hablar es hora de actuar, es hora de crear albergues para las personas sin hogar, es hora de crear fuentes de trabajo para las personas que viven en la calle,  todos necesitamos un hogar y nadie vive en la miseria por decisión propia, es tiempo de materializar la esperanza, que deje de ser un sueño y se convierta en una realidad.

Esperamos poder inspirar a otros hacer lo mismo o mejor, todo tiene un tiempo, las puertas  se han abierto y nos hemos conocido, hemos creado hermandad y confiamos en el otro, es por ello que buscamos concretar, dejar de pensar en el supuesto  y que ese ente se materialice para el bien de los que más tristes están.

¿Cuánto tiempo nos llevó arrancar con esta mesa de trabajo?

La mesa de diálogo interreligioso de la cual estuve por dos años como presidente honorario lleva tres años de estar formada, en la cual hemos debatido, buscado crear conciencia y escuchado los problemas, también las experiencias de vida de muchos líderes, hombres y mujeres que han dado su vida por ayudar al otro.

Siempre recuerdo a una mujer que ayuda a las chicas que son forzadas a prostituirse a escapar de esa vida y ha convertido su casa en un hogar para ellas, le ha costado mucho, ha sufrido las repercusiones de esto, pero sigue firme y no abandona la lucha.

Pues bien nos costó decidirnos actuar dos años, ¿Por qué? Simplemente porque para hacer las cosas bien hay que tomarse su tiempo, hemos logrado converger en armonía sin forzarlo, Dios quiso que nos uniéramos no para vanagloriarnos sino todo lo contrario, para servir al que lo necesita.

Basta de hablar, como ya dije, todos creamos un mundo perfecto en papel, bien lo describe Tomas Moro; es tiempo de ayudar.

Es tiempo de un cambio en el paradigma de la humanidad, te invito a mirar a las personas que hoy se topan contigo como parte de tu familia, ver su necesidad y en lo posible tratar de ayudarle en la medida de tus posibilidades, tal vez solo necesite una sonrisa, un vaso con agua, una palabra, ser escuchada, todos necesitamos del prójimo y este de nosotros.

Pidámosle al padre que nos ayude a ayudar, que podamos tener la fuerza y los medios para poder cooperar con la necesidad del otro, que al terminar el día podamos estar satisfechos con lo que hicimos.

Quien ayuda a un hombre ayuda a toda la humanidad, Mahatma Gandhi

Señor te pido que me ayudes a cambiar aquello que está mal en el mundo, para que pueda ser instrumento de tu paz hoy, para aquellos que me necesitan, que mi recompensa sea hacer tu voluntad y mi estandarte tu amor. Bendíceme y acompáñame en cada momento hoy y siempre. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“Padre Nuestro” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Padre Nuestro

Nosotros los cristianos somos hijos adoptivos de Dios, hemos ingresado a esta familia a través de Jesús, quien nos dio la salvación y la promesa de vivir en el paraíso.

Pero aun no estamos en el esta tierra prometida, estamos en la tierra de sacrificio, dolor, esto nos trae contratiempos y necesidades, a veces nos sentimos tristes, cansados y necesitamos hablar con Él, así expresarle nuestras molestias, inquietudes, anhelos y también hablar de nuestras esperanzas.

Es por ello que Jesús nos enseñó la oración del Padre nuestro, sencilla pero de gran significado teológico.  Encierra aquello que sentimos y buscamos diariamente.

La misma inicia de forma directa PADRE NUESTRO, es la primera vez que focalizamos a Dios, creador del universo como nuestro padre, El que es el dueño y Señor de todo es mi papa, soy su hijo, El me protege y me cuida pues soy su ser más preciado, todos los hijos son especiales para su padre y para todos tenemos anhelos de acuerdo de sus capacidades e ilusiones.

Mencionamos donde vive, QUE ESTAS EN EL CIELO, sabemos dónde mora, desde donde nos cuida, el ve todo, mis problemas, sabe y conoce mi sufrimiento, no me deja solo, al igual que cuando nosotros llevamos a nuestros hijos de paseo les dejamos jugar pero nunca les dejamos de ver.  Y cuando tienen un problema salimos al rescate al igual que Dios con nosotros, siempre que tenemos un problema él nos ayuda, él está allí y no nos deja solos.

Al igual que en los 10 mandamientos le alabamos como nuestro Señor, SANTIFICADO SEA TU NOMBRE,  no nos olvidamos que es Dios también, bendecimos su nombre y en esa bendición somos gratificados. Nosotros no conocemos su nombre, solo sus atributos pero aun así le bendecimos y alabamos, pues bendiciendo es como somos bendecimos.

Pedimos que su casa sea nuestro hogar, VENGA A NOSOTROS TU REINO,  es aquí donde le recordamos que somos sus hijos y que deseamos habitar junto con él, este no es su hogar, es solo un lugar de transito por el cual pasamos para llegar  a su casa. Al igual que cuando hemos caminado por lugares oscuros y tristes antes de llegar a nuestro hogar, por más sencillo que sea nos es grato. Somos dichosos de llegar a él después de estar en el frio y la intemperie.

Dejamos nuestras vidas en sus manos, lo bueno y aquello que no comprendemos, HAGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO, él es Señor y nada de lo que ocurre está lejos de su mirada, tal vez no lo entendemos pero todo esta bajo su voluntad, sabe lo que vivimos y conoce nuestro corazón, nos conoce somos sus hijos y volveremos a él.

Le pedimos su misericordia, PERDONANOS NUESTRAS OFENSAS, no somos siempre buenos, en nuestro corazón a veces surgen sentimientos mundanos, es por ello que como hijos le pedimos su misericordia, ese amor que va más allá de nuestro entendimiento para perdonar y olvidar esto, ASI COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN, nos comprometemos a ser amables, respetuosos, tolerantes con aquellas personas que actuaron o actuarán de forma poco cristiana, si solo somos buenos con los que lo son donde queda nuestra caridad.

Vivimos en este mundo tenemos necesidades corporales y  materiales, DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA, no estamos pidiendo comida solamente, pedimos que en nuestros hogares nunca falte, techo, trabajo, amor, paciencia.

Recordamos pedirle que nos ayude afrontar lo que el mundo nos ofrece, NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACION,  pedimos poder afrontar todo esto y mantenernos fieles a su amor; MAS LIBRANOS DEL MAL, no solo pedimos mantenernos fieles sino que el maligno no toque nuestro corazón.

PORQUE TUYO ES EL REINO EL PODER Y LA GLORIA POR SIEMPRE,  reafirmamos que es el señor de la creación, todo le pertenece y siempre será así.

AMEN, que así sea, que sea tu voluntad Padre.

Cuando oremos y utilicemos esta oración recordemos que ha sido un regalo que nuestro hermano Jesús nos dio para comunicarnos con el padre, una llave a su corazón y una muestra de su amor.

Muchas más cosas podríamos decir de esta oración y cada una de sus partes pero sería mucho mejor si cada uno la reflexiona.

Señor enséñanos a ser tus hijos y a comunicarnos contigo de una forma en que puedas nutrir nuestra fe y nosotros ganarnos tu corazón.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“La Familia” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

La Familia

Todos hemos salido de un ambiente familiar, no importa el tiempo, ninguno  es un ente, todos hemos tenido progenitores.

Nuestra relación adulta está marcada por nuestra infancia, como han expresado autores clásicos como Aristóteles, modernos iniciando con  Freud  y contemporáneos como el Dr. Luis Mendoza, es en núcleo familiar donde exploramos el mundo.

Los primeros años impactan de forma positiva o negativa en nuestra vida, de allí surgirá la manera  de enfrentar los retos en  la vida, nuestros hermanos son nuestros primeros amigos y esta relación va influenciar a las demás, primos, tíos, abuelos. Unos cuidan otros sobre protegen, otros malcrían en el mejor de los sentidos, cada hogar es un mundo distinto a otro aunque vengan del mismo árbol familiar.

Si vengo de un hogar amoroso se va notar en mi forma de ser, una persona feliz no lleva maldad a la sociedad puesto que hay alegría en su corazón, en cambio alguien que esta resentido solo busca que todos estén mal  para sentirse pleno;  es por ello que el hogar debe ser fuerte,  educar en valores y formar todas sus capacidades,  por más que cuide de mi hijo o hija, ellos deberán pasar  tiempo con extraños.

Los hijos estarán expuestos a los amigos, jóvenes de su misma edad pero con historias distintas, que ven el mundo de otra forma y tendrán influencia sobre ellos, para no ser rechazados del grupo; es allí donde surgirán decisiones imprevistas, lo que comúnmente se  ha  llamado presión de grupo.

Debemos buscar tener con nuestros hijos relaciones saludables donde ellos puedan contar sus problemas, sus anhelos y aquello que les está ocurriendo, que sientan que tienen un hogar en donde son comprendidos y amados; no es fácil, todos hemos pasado por la infancia, la juventud y solo cuando llegamos a ser adultos podemos valorar el esfuerzo de nuestros padres, mientras tanto estamos tratando de probarnos a nosotros y a ellos quienes somos, rebasando los limites, pensando que los ellos están fuera de ritmo, que son lentos; que ya no aprenden más y les explicamos el mundo, algo que ellos conocen mejor que nosotros pero nos creemos superiores. A todos les pasa, lo entendemos cuando los roles se invierten y comprendemos todo lo que nos decían de la vida.

¿Dónde entra Dios y mi fe en la familiar?

Creemos y llegamos a tener  fe, ya sea por tradición muchos heredan la fe de sus padres, en Argentina muchas iglesias son nexos entre el pasado y el futuro de las colectividades que vinieron a vivir.  Su fe les dio identidad, se apoyaron en ella para sobrevivir en tierra extranjera, donde muchos no sabían el idioma y vinieron autoexiliados luego de la segunda guerra. También es una herencia cultural, pero no es lo único otros se han convertido a la religión que hoy profesan.

La fe puede unir a las familias si se transmite con respeto y en libertad, el sentido de la iglesia sea cual fuese es conectar a Dios Padre con nosotros,  si esta se impone lo único que se consigue es destruir la familia, los hijos sienten rechazo y se sienten sofocados por esta imposición, por lo tanto la van a rechazar.

Tal vez cuando sean adultos la acepten y logren valorarla, pero de entrada se crea un rechazo, el malestar en el hogar es fuerte, la tensión consigue que se peleen y agredan sin sentido.

La relación entre padres e hijos debe ser sana es por ende  la fe debe ayudar a que esta relación se mantenga sin imponer y en tolerancia, hoy en día existen muchos grupos que luchan por sus derechos, dentro de cada  familia existen casos, no podemos pelear por estas cosas y menos rechazarlos son nuestra familia, el primer regalo que Dios nos ha dado.

Todos tenemos amigos, aquellos que han compartido buenos y malos momentos con nosotros, que hemos conocido cuando estudiábamos, tal vez en un viaje, alguien nos presentó y de allí surgió dicha relación, pues bien.

¿Dónde están los amigos en una necesidad?

Cuando realmente tienes un problema, una enfermedad, una urgencia, ninguno está, por lo general están en los momentos buenos de tu vida, cuando todo es alegría. Allí podrás encontrar muchos, todos te abrazaran y te dirán que eres su hermano, pero en un imprevisto, no están y no estarán. Puedes contar con los dedos de tus manos a tus amigos,  siempre van a sobrar.

Pero tu familia, ellos siempre van a estar, en las buenas y en las malas, sobre todo en los malos momentos porque es allí donde se une y este vínculo es indestructible, son pocos los amigos que pueden suplir una familia sana, donde impere el amor y la tolerancia.

Ya que Dios nos dio el don de la vida, nos dio el don de ser padres, tratemos de vincularnos con nuestros hijos, respetando su forma de pensar, sin imposiciones  en dialogo.

Pidámosle a Dios poder contribuir a la sociedad con hijos felices que puedan aportar esperanza a la humanidad que tanto la necesita, que puedan ver al otro como su hermano y logren integrarlo al núcleo familiar.

Señor haz de nosotros una gran familia donde impere el amor, el respeto y podamos construir un mundo mejor para la humanidad, haz de nosotros sembradores de paz y amor en un mundo cansado de la ambición y el egoísmo. En el nombre de tu hijo nuestro Señor Jesucristo te lo suplicamos. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“Tener fe en el mundo actual” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Tener fe en el mundo actual

Hoy día es fácil dejar de tener  fe, la religión a veces es causa de conflictos; en los albores del siglo XXI utilizamos nuestra creencia para señalar al otro, lo que el  hace está mal y lo que yo hago es lo correcto; no importa si hago exactamente lo mismo, para mi es diferente y el otro es el equivocado.

Matamos en nombre de Dios, justificamos actos barbáricos en nombre de su causa, lo que nos debería unir nos aleja, la fe se convierte en una barrera donde excluimos a todo aquel que no practica la creencia a mi modo.

También la utilizamos para juzgar al otro, les decimos a los que nos buscan que hacer, como hacerlo, les decimos que Dios tiene un plan para ellos, les ofrecemos paliativos y nos damos la vuelta, con eso ya salvamos al mundo. Ellos siguen con sus problemas y nosotros esperando que los solucionen para decirles, ves Dios te iba ayudar; lo más triste cuando tienes un problema es que te den una palmada en la espalda, te digan que todo va estar bien y te dejen con ese problema sabiendo que ellos tienen la solución, puesto que destruyen tu fe, tu confianza en la humanidad, en la religión y en Dios.

No todos tienen las mismas oportunidades, no todos pueden acceder a los mismos beneficios y no todos se pueden superar. Cada vida es diferente a la otra, cada evento en el cual hemos adquirido experiencia nos ha hecho la persona que somos hoy en día, si alteramos los hechos cambia la realidad.  Miremos en nuestro entorno, nuestras familias y cambiemos los actores introduzcamos nuevas situaciones y veremos que nuestra vida sería distinta, tal vez no para bien.

Cada uno vive la vida que puede y no tal vez la que desearía, pero hacen lo que pueden, superando obstáculos, pensando que el mañana será mejor.

¿Qué es la fe?

Es la fuerte convicción de algo aunque no lo pueda ver, tocar o sentir; yo creo que existe y va más allá de la racionalidad. Creo en un ser superior que es la suprema bondad y que me ama más allá de la razón del hombre.

¿Si nos ama tanto porque deja que suframos?

Si yo creo que Dios es amor, que me ama, que su misericordia es infinita ¿porque deja que sufra?  ¿Qué padre deja que a sus hijos les falte el techo, les falte el pan, se depriman, sufran y hasta se suiciden por este enorme sentimiento de abandono que hay en su corazón?

Existe tanta necesidad y tanto mal en el mundo que es tan larga la lista que jamás dejaríamos de agregar algo nuevo, hasta aquellos que se dicen seguidores de Jesús cometemos errores, cometemos los mismos errores que criticamos. Cuando lo hago yo es otra cosa no es pecado simplemente fue una caída, pero cuando lo hace el otro, caemos sobre el con toda nuestra crítica y le hacemos pedazos sin que pueda levantarse.

¿Porque hay tanto sufrimiento en el mundo?

Es porque no vemos al otro como mi familia, el otro es ajeno a mí y cuando comete errores o no es como yo quiero que sea simplemente miro a otro lado. Su necesidad no es la mía, su sufrimiento no es el mío.

La necesidad es grande, hoy hace frio en Buenos Aires, ¿cuantos albergues existen en la ciudad? No los suficientes. Tal vez ni siquiera deberían existir si comenzáramos a preocuparnos más entre nosotros, cuidarnos y apoyarnos no

Dios nos ama, somos sus hijos y aunque no lo veamos, ha puesto bondad en el corazón del hombre, pero este se ha corrompido, nada destruye más que la avaricia, la vanidad, la ambición. Estamos en este mundo, pero eso no significa que este sea el reino de Dios, es un simple camino para llegar a él.

Somos peregrinos en tierra extranjera intentando llegar a casa, nuestro padre no nos puede dar todo ya que no es su casa, esta no es nuestra tierra prometida.

Es por ello que no existe una solidaridad entre todos, cada uno hace lo que puede, pero no debe ser así, si todos viéramos la necesidad del otro, ya estaríamos en casa.

Cuantas veces no hemos pedido por una causa, a hermanos, amigos y conocidos que con solo ponerse la mano en el corazón pueden solucionar las cosas, personas no solo con la capacidad de hacer algo sino con los recursos para hacerlo, simplemente no ven la necesidad del otro, siempre hay una excusa que a sus oídos suena valida pero no a los ojos de Dios, al que más se le da más se le va a pedir, todos debemos rendir cuentas cuando lleguemos a la casa del padre.

¿Qué le voy a decir?

Cuando mi padre me pida cuentas de mi forma de actuar con aquel que tenía necesidad y me pidieron ayuda, cuando mire para el otro lado, cuando me fueron a buscar aquella ayuda que había prometido y llegado el momento no quise dar, o cuando puse excusas burocráticas o simplemente no me dio la gana de ayudar.

Dios ve mi corazón y conoce sus frutos, pero siempre espera que yo de lo mejor y sea bondadoso, el me dio el don de la vida, me regalo el lugar donde nací, la familia, toda mi vida es un milagro, debo cuidar de hacer lo mejor con ese fenómeno producido en el corazón de mi padre del cual soy fruto.

Si todos ponemos nuestra cuota el mundo será realmente nuestro hogar, una nueva Jerusalén, el reino de Dios en la tierra. No tendremos que pelear por creencias ya que el amor se impondrá sobre toda diferencia.

Ser creyente en este tiempo es  tener la convicción de que aquello en lo que creo es cierto, que no importa lo que diga el mundo y las dificultades que me impongan yo estoy en lo correcto y mi forma de ser se impondrá sobre todo preconcepto sobre mí.

Pidamos fuerzas para poder impactar en la vida del otro no solo en mi forma de pensar y transmitir este mensaje sino también en actuar como creyente, que mis acciones no sean distintas a la fe que profeso y poder respetar al otro en sus diferencias.

Señor dame la suficiente confianza para creer más allá de la humanidad, poder ver tu voluntad dentro de  lo que vivo y veo, dame fuerzas para ayudar al que lo necesita y recursos para hacerlo. Haz de mi un misionero de tu palabra en tierra extranjera, haz de mi tu mensajero, para construir tu reino en este nuevo siglo. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“El matrimonio como sacramento” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

El matrimonio como sacramento

Siempre que hablamos del matrimonio debemos tener en claro que no es un juego,  la familia es la base de la sociedad. Son los primeros años de nuestra  vida quienes forjaran el carácter y nos harán la persona en la cual nos convertiremos.

Hoy día esta unión no dura, es muy poco común ver chicos con ambos padres viviendo juntos, debemos recordar que cada familia es un mundo y cuando cerramos la puerta hay una realidad muy distinta a las fotos que publicamos en redes sociales y la familia perfecta tal vez no lo sea.

Hace un tiempo una pareja que trabaja en los medios de comunicación y se dedican a filmar bodas y tomar fotos en estos eventos se me acerco, ellos querían que yo celebrara sus bodas, les dije que no.

No puedo celebrar la boda de personas que no conozco, no es solo el momento de la fiesta de lo que estamos hablando va mucho más allá, no es un quince años que todos siempre van a recordar con cariño, este sacramento trasciende y toca la vida de muchas personas, la familia, los hijos y estas dos personas que no se conocen aun.

¿Por qué no se conocen?

La convivencia no es igual  a  cuando dos personas viven juntas, tal vez sea la mejor  y estén felices, pero  conozco casos de mujeres las cuales su noche de bodas fue una pesadilla y de allí todo empeoro, el buen hombre con el que se casaron se mostró totalmente diferente, ya no era amable sino grosero, había conseguido su propósito, ella a los ojos de la sociedad le pertenece.

Este sacramento lleva tiempo de preparación, desde el momento en que dos personas deciden casarse, hay que entrevistarles,  a sus padrinos, sus padres y hablar con amigos; para saber si realmente vienen libres y voluntariamente.

La sociedad de hoy día es muy distinta a la de hace 20 años, una chica que estaba embarazada fuera del matrimonio era mal vista y se le obligaba a casarse, recuerdo muchos casos de esos, luego terminan separados  no era amor los que les unía sino el hijo, en algunos casos no deseado. En estos casos preferiblemente no casarse.

El matrimonio es un sacramento, se busca la bendición de Dios para esta pareja que decide unir sus vidas, complementarse, el anillo es símbolo de pertenecía en libertad ambos se entregan, cuando esto se hace con la pareja que se elige es un momento muy hermoso, sino es toda una tortura, por eso no hay que obligar a casar a nadie y como clérigo no podía participar de unas bodas solo porque sí.

Para poder celebrar este sacramento la persona debe asistir a nuestras congregaciones, no puedes pedir la bendición de algo en lo que no participas, deben estar convencidos de su amor y sobre todo de querer estar juntos, porque si bien el amor está presente los problemas de la sociedad siempre serán más.

Las frustraciones de la pareja muchas veces se trasladan a los hijos exigiéndoles o culpándoles de todo, crecen con problemas de autoestima, limitaciones afectivas y con enojo, estos hijos rechazan a sus padres,  no les brindaron el amor que pedían y necesitaban.

El matrimonio no es solo para los buenos momentos, cuando se esta joven y todo marcha bien; va de la mano de los años, las enfermedades,  el día a día,  se alimenta a diario, no es una imposición sino una muestra de amor por la persona que se ha escogido y con la cual se decidió compartir la vida.

Pensemos en cómo queremos vivir nuestra vida, también como podemos hacer, a quien elegimos y con quien juramos darnos amor y comprensión, para que sea feliz.

Vivamos nuestro matrimonio en salud, sin egoísmos, sin celos, pidiendo a Dios nos ayude a convivir y poder criar bien a nuestros hijos.

Señor te pido hoy por mi esposo/a para tu bendigas su vida, sea feliz, yo sé que tú nos amas y quieres lo mejor para mí, ayúdame a brindarle todo mi amor y mi comprensión todos los días de mi vida. Te pido por nuestros hijos y demás familiares para que nunca les falte el pan, el trabajo y el amor. Amen .

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.