Category: Psychoanalysis

Los diez motivos que llevan a los argentinos a terapia

Valeria Chavez escribe:

Por una patología, para resolver un conflicto puntual, como una forma de desarrollo personal, para descubrir quién es quién en la historia familiar, por autoconocimiento, con el fin de evolucionar o lograr ciertas metas. Tan infinitas como personas existen pueden llegar a ser las causas que llevan a alguien a consultar a un psicólogo.

La terapia es un recorrido, implica un proceso de trabajo personal que, entre otras cosas, lleva a que uno pueda asumir responsabilidad por las cosas que le pasan y que pueda tener un conocimiento de sí mismo y un mejor manejo de los recursos y herramientas que cada uno tiene para poder resolver situaciones”. Así lo analizó para Infobae la licenciada en Psicología María Noel Lucano (MN 34260), quien resaltó que “la Argentina es un país con una cultura psicoanalítica muy importante”.

Según la especialista, “la sociedad argentina es una de las más psicoanalizadas de América Latina” y las personas “particularmente eligen el psicoanálisis aunque hay otro tipo de terapias desde ya cada, aunque cada vez están creciendo más”.

Lucano consideró que son “muchas variables” las que llevan a los argentinos a hacer terapia: “Cuestiones personales que tienen que ver con crisis, angustias, malestar, actualmente también la situación social que nos atraviesa como país y las cuestiones político económicas, están entre las más destacadas, pero son variadas las causas que hace que los argentinos decidan hacer terapia”.

Una encuesta realizada este año por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) reveló que entre quienes hacen terapia, 71,4% lo hace semanalmente, mientras que el 28,6% restante concurre de manera quincenal.

Psicoterapia. Motivaciones para comenzar la terapia, frecuencia, creencias, tal el nombre del relevamiento que concluyó que, del uno al diez, los motivos que más llevan a las personas a hacer psicoterapia son: tristeza, depresión o duelo, problemas familiares, disconformidad con algún aspecto actual de su vida, problemas de relaciones interpersonales, ansiedad y/o fobia, inseguridad o indecisión personal, busca de apoyo para la toma de decisiones, cuestiones de identidad (sexual, laboral o vocacional), problemas de pareja y cambios abruptos del ánimo.

“La mujer es la causa de un deseo universal que es, a la vez, una fascinación y un miedo”

Oscar Ranzani entrevista al psiquiatra y psicoanalista francés Gérard Pommier:

–¿La angustia de lo femenino engendró una sociedad represiva que fue segregando a las mujeres durante siglos?

–Sí, las mujeres fueron tabú. La mujer es la causa de un deseo universal que es, a la vez, una fascinación y un miedo. Y así fueron rechazadas por los representantes del patriarcado que hablaban en nombre de Dios, diciendo que “la mujer debe ser tabú porque el hombre debe amar solamente a Dios. ¿Cómo es que la mujer es tan fascinante?”. La mujer era una manera, a pesar de ella misma, de subvertir la religión. Las mujeres siempre fueron tapadas en las iglesias, se les pusieron velos, con varias medidas de segregación respecto al amor de Dios. Había una proporción entre el amor de Dios y el odio de lo femenino.

–¿Es por eso que usted señala en el libro que la Iglesia fue la organizadora de la libido?

–Sí, pero es una organizadora represiva de la libido. Es una manera de decir que el destino del hombre era ser padre y el de la mujer ser madre. No hay nada de sexual en eso. Es solamente la reproducción. Y no se trata del amor de una mujer por un hombre ni recíprocamente.

–¿Cómo fue cambiando el lugar de lo femenino con el correr del tiempo?

–Precisamente, es respecto a la religión que se ha producido ese pasaje. En la medida en que la ciencia mostró que no hay Dios en el cielo, que el hombre era capaz de tomar medidas de todo, de construirlo de tal manera que no había intervención de Dios, cada vez más la mujer era más capaz de liberarse porque la mujer y Dios son rivales en el corazón del hombre.

–¿Cómo fue entendido lo femenino en la literatura y en la poesía?

–Muchas veces los poetas y los escritores han tomado lo femenino como un ideal inalcanzable, que era sujeto de sus escrituras, de sus poesías. Pero también eso era una manera de considerar lo femenino como un objeto angustiante. Por ejemplo, el escritor italiano Dante Alighieri ha hecho grandes poesías para Beatriz pero nunca le ha dado un beso a ella. Lo mismo para todos los cancioneros del amor cortés. Había una idealización que consideraba a lo femenino no solamente como inalcanzable sino como algo demasiado idealizado. Hay muy pocas poesías eróticas. En Francia solamente hubo un gran poeta, Pierre Louis, que escribió poesías eróticas, pero los otros grandes poetas franceses hablan de la mujer como sin cuerpo.

“La familia es el centro del amor y del odio”

Simonetta Agnello Hornby entrevistada por Silvina Friera:

–¿Por qué en Café amargo tiene tanta importancia la familia?

–La familia es donde nace el ser humano; aunque ahora podemos creer que no es importante porque estamos emancipados, sabemos que la familia es la fuente de la felicidad y la desdicha. No soy religiosa, pero en la Biblia el primer homicidio es de un hermano a otro hermano. La familia es el centro del amor y del odio.

–¿Cómo empieza a escribir una novela?

–Escribo unos apuntes sobre los nombres de los personajes, la carrera, el trabajo, la familia –el padre, la madre, el hijo–, cuándo nació cada uno y dónde. No puedo empezar a escribir si no sé cómo va terminar. Puede ser que algún personaje se vuelva más importante y la historia se modifique un poco. Conozco escritores ingleses que me dicen que escriben 300 páginas sin saber cuál será el final. Yo no puedo; el tiempo es importante en mi vida y no puedo derrochar tres meses de trabajo.

–¿Escribir ficción para usted es como construir una sentencia?

–No, escribir sentencias es más triste y aburrido. Puede ser que yo quiera a un personaje, pero si es culpable tengo que condenarlo. Tengo que impartir justicia. Cuando escribo una novela, me dejo llevar por la imaginación. No sé cuánto de la abogada ejerce influencia en la escritora; un psicoanalista quizá podría ayudarme, pero no lo tengo. Mucha gente quiere ir al psicoanalista, respeto esa decisión, aunque me parezca que no es necesario. En el pasado, el psicoanalista era el padre confesor y no había que pagar. Les diría a mis amigos que se psicoanalizan que un buen motivo para la conversión es que cambien a sus psicoanalistas por un buen padre confesor (risas).

–¿Por qué la música es importante en Café amargo, pero también en su vida?

–No soy musical, no puedo cantar; estudié piano, aunque no sé tocarlo bien. La vida sin música sería demasiado triste. La música es la mejor invención del hombre.

 

Historias de diván: los diez motivos que llevan a los argentinos a terapia

La terapia es un recorrido, implica un proceso de trabajo personal que, entre otras cosas, lleva a que uno pueda asumir responsabilidad por las cosas que le pasan y que pueda tener un conocimiento de sí mismo y un mejor manejo de los recursos y herramientas que cada uno tiene para poder resolver situaciones”. Así lo analizó para Infobae la licenciada en Psicología María Noel Lucano (MN 34260), quien resaltó que “la Argentina es un país con una cultura psicoanalítica muy importante”.

Según la especialista, “la sociedad argentina es una de las más psicoanalizadas de América Latina” y las personas “particularmente eligen el psicoanálisis aunque hay otro tipo de terapias desde ya cada, aunque cada vez están creciendo más”.

Antes había como una visión más sesgada de lo que era la psicoterapia y la gente se animaba menos a consultar

Una encuesta realizada este año por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) reveló que entre quienes hacen terapia, 71,4% lo hace semanalmente, mientras que el 28,6% restante concurre de manera quincenal.