Category: Politics

Evo Morales llama a la oposición al diálogo “para pacificar el país”

© Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. Bolivia’s President Evo Morales addresses the media at the presidential hangar in the Bolivian Air Force terminal, El Alto, Bolivia, November 9, 2019. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Mientras crece la tensión en Bolivia,​ con nuevas marchas opositoras y una creciente rebelión policial contra el gobierno, el presidente Evo Morales​ volvió a denunciar este sábado que está en marcha “un golpe de Estado” y llamó a la oposición a un “diálogo abierto” para “pacificar al país”.

El presidente pidió a los cuatro partidos opositores que tienen representantes en el Parlamento que se sienten a dialogar de manera inmediata, para evitar más violencia en el país.

“A partir de ahora, nuestro ministro de la presidencia estará enviando notas para instalar una mesa de diálogo para pacificar Bolivia, para preservar la vida”, dijo el mandatario. “Esperamos ser escuchados”, agregó.

Alberto Fernández: “El aborto nunca debió haber sido un delito”

En su gira por México, el presidente electo dijo que el Estado “debe garantizar” las condiciones de asepsia en el procedimiento.

En su gira por México, la primera desde que se impuso en las elecciones generales del 27 de octubre, Alberto Fernández se mostró a favor de la despenalización del aborto y afirmó que el Estado debe “garantizar las condiciones de asepsia” para el procedimiento. “El aborto nunca debió haber sido un delito”, dijo en una conferencia magistral.

“Yo no soy hipócrita. Si hay algo que me complica la vida es decir lo que creo. Toda mi vida enseñé que el aborto nunca debió haber sido un delito”, sostuvo Alberto F. en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El futuro mandatario, que también es profesor de Derecho, agregó: “A esta altura de los acontecimientos creo que no debe ser un delito y que las mujeres deben acceder en las condiciones de asepsia que el Estado tiene que garantizar”.

“No conoce de peronismo ni de cáncer”: El PJ le respondió al ex Ceo de Flybondi:

El presidente del PJ, José Luis Gioja (Franco Fafasuli)

El presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, repudió las expresiones de Julian Cook, ex Ceo de la compañía low cost. “Son dichos insensibles, desubicados y ofensivos”, aseguró

El presidente del Partido Justicialista (PJ), José Luis Gioja, repudió las expresiones de Cook a través de un comunicado oficial emitido por el partido. “Habla con una liviandad que espanta y utiliza al cáncer, una enfermedad que mata a millones de personas en el mundo, para referenciar al principal partido político de América Latina que acaba de triunfar en las elecciones presidenciales”, indicó.

El diputado sanjuanino aseguró que Cook “debería pedir disculpas” y le reclamó al Gobierno nacional que, a través de los organismos correspondientes, le exija que lo haga. “Son dichos insensibles, desubicados y ofensivos, máxime viniendo de un ciudadano de origen inglés, que no conoce la historia ni la obra del peronismo en el país y, por lo visto, tampoco sabe de cáncer y su poder devastador”, sostuvo.

Por qué en la Argentina fracasan todos los gobiernos

 

El primer capítulo de “¿Somos todos peronistas?”, el nuevo libro de Sergio Berensztein que publicó Editorial El Ateneo. Para qué sirven las elecciones, cómo se construye el poder y el rol de la esperanza de la ciudadanía.

Sergio Berensztein escribe:

En este capítulo analizaremos algo bastante singular en los regímenes democráticos: el mero hecho de votar, de concurrir a las urnas, produce un efecto muy particular en los ciudadanos que es renovar la esperanza y construir legitimidad de origen. Al reproducirse el momento crítico de la democracia, que es la selección del liderazgo mediante el voto popular, crece en los representados la sensación de que sus demandas van a ser escuchadas. Esta idea constituye un principio básico y se sostiene en la confianza de que aquellos a los que se les delegan los recursos van a entender más claramente cuáles son las prioridades y van a utilizar sus capacidades, instrumentos e ideas para responder a ellas. En general, todo eso no sucede. Sin embargo, a pesar de la experiencia empírica, la democracia conserva esa magia, ese efecto casi único, de mantener la ilusión. Y así, sin importar cuántas veces uno se haya decepcionado, espera concurrir nuevamente a las urnas con la esperanza de que en esta ocasión será escuchado.

Las elecciones de este 2019 ofrecen de nuevo esa oportunidad: que la democracia salga al rescate de la Argentina. Y de esta forma, mediante el voto popular, ungir a un nuevo gobierno con plena legitimidad. Aquí es necesario referirse a dos conceptos: la legitimidad de origen y la legitimidad de ejercicio. La primera es la condición a la que acceden ciertas personas por el solo hecho de haber sido elegidas de acuerdo con un conjunto de reglas. Se llega a través del proceso electoral por el cual el pueblo, que es el soberano, elige a sus representantes y les delega su poder. Ese poder es intangible y le otorga al representante un stock de capital político que se expresa en la confianza y la influencia que el gobernante ostentará durante su mandato. Para algunos, este capital es estático. Es decir, no merma, ni aumenta a lo largo de la gestión. En cambio, hay quienes lo consideran dinámico, es decir, que puede reproducirse o perderse según el contexto y de acuerdo con cómo sea invertido. Lo que determinará esa variación es la capacidad de los representantes para satisfacer, al menos parcialmente, las demandas de la sociedad. Cuando esto ocurre, es decir, cuando un gobierno utiliza su capital político y los recursos públicos para responder a las exigencias de la ciudadanía, se da lugar a otro intangible: la legitimidad de ejercicio. Es otra fuerza vital e invisible de la democracia que tiene el efecto de regenerar el capital surgido del voto popular. Existen, de todas formas, regímenes con legitimidad de ejercicio, pero que carecen de legitimidad de origen. Esto sucede cuando el mandato no es delegado por el resultado de una elección. Sin embargo, la legitimidad de ejercicio, que surge de la capacidad de dar respuestas a los reclamos de la ciudadanía, les permite mantenerse en el poder. En un país como la Argentina, que arrastra una larga historia de inestabilidad, esta facultad del sistema democrático para generar esperanza y reproducir la sensación de que las demandas serán escuchadas es fundamental.

Pasadas más de tres décadas desde el retorno a la democracia, muchos han sido los logros; por ejemplo, la estabilidad institucional, el establecimiento de los derechos humanos como principio fundamental del orden democrático, la superación de conflictos limítrofes en el marco de la integración regional y la implementación de nuevos programas sociales focalizados en aliviar la extrema pobreza. Sin embargo, las asignaturas pendientes son enormes, pues la política es casi siempre parte del problema y casi nunca parte de la solución. En efecto, hemos acumulado fracasos muy significativos, materializados en síntomas de problemas profundos y estructurales del sistema político local: dos hiperinflaciones, un megadefault, expropiaciones masivas y controversiales, fragmentación del sistema político, fuerte polarización social, un nivel de desigualdad incompatible con una sociedad moderna y democrática, y una insólita pasividad ante el avance de la amenaza de gobernabilidad más grave que enfrenta la Argentina en muchísimo tiempo: el fenómeno del narcotráfico. A pesar de este balance negativo, de ninguna forma el país está condenado a la decadencia, aunque su éxito requerirá múltiples esfuerzos. Los destinos de los pueblos no están predeterminados, sino que son consecuencia de decisiones estratégicas tomadas en el contexto de coyunturas críticas. Hasta ahora ningún gobierno ha logrado sacar al país de su largo declive, pero quizá por el pasado doloroso de los regímenes de facto, así como por la ausencia de actores autoritarios, la democracia sigue representando ese único camino de salvación. Aquel que genera, a través del voto popular, una nueva ola de esperanza.

En este capítulo vamos a trabajar cuatro puntos que nos permitirán entender el modo en que el sistema democrático se estructura para conservar esa capacidad de renovar periódicamente esta ilusión. El primero intentará responder para qué sirven las elecciones; en segundo lugar, analizaremos las condiciones necesarias para construir legitimidad de origen y de qué modo puede transformarse en legitimidad de ejercicio; luego, profundizaremos el concepto de capital político y la importancia de los acuerdos para la gobernabilidad; finalmente, veremos cómo opera la esperanza de la ciudadanía dentro del proceso democrático.