Category: Panama

“Enseñemos a pescar y dejemos de dar el pescado” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de In...

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Existe un punto en el que debemos dejar de ayudar,  se ha hecho es un daño no un bien, por mucho tiempo los pueblos aborígenes en  muchos países han sido relegados, vejados y explotados;  esto creo un espíritu de conciencia en muchos sectores que vieron en ellos seres indefensos que era necesario apoyar de todas las formas posibles.

Se crearon muchas fundaciones, planes de trabajo y se envió ayuda humanitaria toda la que se pudo, gracias a esto se benefició, no ha todos ya que la ayuda nunca llega de forma en que quisiéramos, pero si a un sector, caciques y sus familias o jefes tribales dependiendo la nomenclatura.

Esto trajo como consecuencia  un clientelismo, dejarnos estar para que ustedes se vean en la obligación de ayudarnos, ya el problema no era solo de los gobiernos sino también de las iglesias, no se les inculco el trabajo como forma de ayuda, todo lo contrario se creó una nueva  clase  de holgazanería, se les llevaba ropa, alimentos, se les construyo viviendas y estaciones de salud, cuando lo que debió hacerse fue dar las herramientas para que ellos se valieran por sí mismos.  Gracias a esto la miseria ha ido creciendo, el espíritu de superación en muchos de ellos ha desaparecido,  la vida se les pasa y solo esperan quien les de algo sin importar de quien sea la ayuda.

Todos los días recibimos mensajes de todas partes del mundo Japón, India, Pakistán y por supuesto de varios países de África, estos últimos solo piden dinero, cuando les digo si tienen alguna idea de cómo conseguir dinero, si tienen esperanza en estudiar o trabajar  su respuesta es necesito dinero, vienen de distintos países pero siempre piden esto.  Se ha hecho un terrible mal con estos, no se les enseño a pescar se les dio el pescado.

Esta misma situación se está trasladando de los grupos aborígenes a los sectores urbanos,  personas que no tienen otra finalidad en su vida más que cobrar un bono por ser pobres, no se les enseña un oficio y se les otorga una beca de estudio, sino que se fomenta su conformismo.

Esto es un pecado contra el ser humano, despojarlo de su humanidad y convertirlo en moneda de cambio para quienes les quieran sacar provecho, pervierten su esperanza a cambio de unas monedas.

¿Dónde quedo la pobreza digna?

Ser pobre no es ninguna deshonra, ni un crimen, es simplemente el lugar donde naciste, pero una cosa es ser pobre y otra quedarse a mendigar el pan a los sectores que se aprovechan de esta  condición social, tanto públicos como privados y hasta algunas iglesias que les usan para lucrar con ellos.

En el evangelio de Mateo 19, 24 nos dice “más fácil entra un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”, no está hablando de la aguja que conocemos sino de las puertas de la cuidad, existía un portón ancho y una puerta más pequeña que se usaba de noche, esta se conocía como ojo de aguja, pero tomado este texto y sacado de contexto se usa para asustar a la pobre gente.

No es justo explotar la situación social de las demás personas, debemos ver su humanidad y recordar que todos somos hijos de Dios, que somos hermanos hijos del mismo Padre.

Pidamos al Señor que esto acabe de una vez y que las próximas generaciones puedan tener la certeza de un futuro mejor.

Señor danos de tu amor para compartirlo con aquel que lo necesita, enséñanos a ser luz del mundo y un reflejo de tu misericordia, te lo pedimos por tu hijo Nuestro Señor Jesucristo. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“¿Quién soy a los ojos de Dios?” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

¿Quién soy a los ojos de Dios?

Por estos días mucho se dice sobre la existencia cierta o no del Padre, algunos filósofos y científicos se empeñan en negarle; nos dicen que no es real, que es una suposición, un paliativo para nuestras angustias y tribulaciones, recordemos  al científico Stephen Hawking quien según el demostró que Dios no era real, podemos citar otros más, no es relevante.

Pero cuando existe una necesidad fuerte todos inclinan sus rodillas y piden su auxilio.

Somos hijos de Dios, elegidos de entre muchos para gozar de su amor misericordioso, es obvio que existen muchas criaturas creadas por el, pero somos nosotros sus hijos quienes tenemos su atención especial. Tú como hijo o hija suya debes darte tiempo para experimentar su amor.

Como hemos dicho en otros artículos, tener el amor de Dios no te hace exento de los problemas del mundo, hasta te va poner más al descubierto, pero tu Padre que ve todo está pendiente de ti, de tu tristeza, tu angustia, tus necesidades y tu vida en todos sus sentidos afectiva, familiar y laboral.

Todos hemos experimentado el amor, enamorarse significa que tu corazón le pertenece a esa persona, no existe otra más en todo el universo para ti, la persona de la cual te has enamorado es el ser que llena todas tus necesidades y expectativas, si te pones a ver de entre todas las personas que han existido, existen y existirán has encontrado a tu gran amor, nadie ni nada puede llenar tu alma como lo hace ella.

Pues bien ese amor humano si lo comparamos con el amor misericordioso del Padre, es una millonésima parte de lo que experimentaríamos si nos dejáramos amar por El, no nos dejamos amar por Dios, ponemos miles de excusas para entablar una relación seria con él, solo le buscamos cuando hay una situación límite, al pasar esta volvemos a dejarlo en el olvido.

¿Cómo entablo una relación seria con Dios?

Por medio de la oración, orar es hablar con Dios, expresarle lo que siento, pedirle aquellas cosas necesarias tanto para el cuerpo como para el alma, esperar que nos escuche y conteste, una vez hecho esto.

Pero hacerlo de corazón, si lo hacemos de forma mecánica o para salir del paso, no tiene valor, inmediatamente pierde sentido; Dios no es un juego, es nuestro Padre.

Imaginemos a un ser muy querido, nuestro abuelo o un tío, siempre hay un tío favorito o un abuelo que es más cercano a sus nietos, lo extrañamos mucho porque nos fuimos a vivir lejos, pero él nos llama por teléfono o vía Skype, de la misma manera en que hablamos con este ser querido debemos orar con Dios.

Porque nadie nos ama como él lo ha hecho, entregando a su propio hijo primogénito para que por su sangre salve a sus hermanos,

También existe la liturgia, nosotros los clérigos rezamos obligatoriamente tres veces al día de ser posible cinco, por medio de oraciones, salmos y lecturas del libro de oración común nos ponemos en comunión espiritual con otros hermanos que a esa misma hora realizan esta liturgia, es nuestro alimento espiritual, debemos alimentar el espíritu para que podamos responder nuestro llamado a servir a los más necesitados.

Nadie puede dar de lo que no tiene, si no alimento mi alma no puedo ayudar alimentar la de otros.

Un clérigo que no ame la liturgia no está en el camino correcto, debes amar lo que haces, enamorarte cada día de este tiempo especial con Dios, porque  “antes que tu nacieras te conocía y te escogí”  Jeremías 1, 4-10. Dios nos conoce y él tiene un plan para nosotros solo debemos responder.

Y ¿Quién soy a los ojos de Dios?

Pues su hijo o hija, el más amado de los seres para él, en quien están sus anhelos y esperanzas, somos hijos  predilectos.

¿Cómo padre que no harías por tus hijos?

Cuando llegamos a ser padres damos todo por nuestros hijos, preferimos lastimarnos nosotros a ellos, nos duele lo que les pase, pero son una gran alegría, no podemos concebir la vida sin ellos, pues así mismo nos ama Dios y más.

Reconectemos nuestra relación con el Padre, para que podamos sentir su amor en medio de las tribulaciones de este mundo, Porque somos hijos de Dios y debemos aceptar su amor para transmitirlo a quien no lo ha sentido aun.

Nadie nos va amar como Dios, pero también debemos amarnos para que ese amor se vea reflejado y transmitido.

Pidamos a nuestro padre para que nos pueda escuchar y responder.

Señor y Padre nuestro muéstranos tu misericordia infinita y ayúdanos a mostrarla al mundo que tanto te necesita. Padre de bondad acuérdate de estos tus hijos que te aman. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“Diálogo Interreligioso” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Diálogo Interreligioso

Desde hace varios años estamos trabajando por el dialogo entre las religiones, no ha sido un camino fácil, existen muchos obstáculos y hemos debido ir lidiando con ellos a medida que se han ido presentando.

Y  siempre hay que superar las críticas de propios y extraños.

¿Qué problemas se pueden presentar?

Muchos problemas  se han presentado, desde malos entendidos, fanatismo,  celos, hemos ido caminando lento y con mucha cautela.

No todos quienes dicen ser líderes religiosos lo son, también muchos de los que se nos acercan  son del todo sinceros, por lo tanto es algo en lo cual se va  muy despacio para poder llegar a un buen puerto.

Las criticas están a la orden del día, todos nos dicen que hacer, con quien sentarnos o no, sin saber que estamos dando pasos muy fuertes en esta materia, hace 20 años esto no se pensaba ni se hacía, aún existen países en los cuales no están las puertas abiertas y  no se da.

Entre hermanos se pelean, se persiguen además de calumniarse.

“Estamos sentados en los hombros de gigantes” Martin Luther King Jr.

Esta frase dice mucho, existió un largo camino  para que llegáramos a este punto y debemos aprovecharlo.

¿Qué es el diálogo interreligioso?

Es una interacción positiva con miembros de otras tradiciones religiosas en respeto y para trabajar por un bien social.

No es sincretismo, tampoco ecumenismo, es un dialogo donde yo me encuentro con el otro como hermano respetando su tradición, su familia espiritual y vemos en que podemos trabajar,  nuestros puntos en común.

Nos hemos reunido en diversas ocasiones para ver qué podemos hacer por el  bien de la comunidad, hemos ido hasta el fin del mundo literalmente en el 2017 nos reunimos en esta ciudad para ver en que podíamos mejorar esto.

También nos sentamos a conversar con presidentes, ex presidentes, gobernadores, vice gobernadores, embajadores y todo aquel que pueda hacer la diferencia.

¿Qué buscamos con esto?

Ayudar a quien lo necesita, somos la voz de quienes no tienen voz, los que son invisibles ante la sociedad, los rechazados, los marginados, aquellos que solo son una cifra y no son vistos, solo en tiempos electorales para nunca más vueltos a ver.

Las iglesias buscamos ayudar no solo a los miembros de nuestras comunidades sino a todo el que nos busca, sabemos que existen muchos  “cristianos de arroz” aquellos que solo vienen a ver que provecho nos pueden sacar; pero no estamos por buscar adeptos sino por un fin más profundo ayudar a la sociedad a sanar muchas heridas que en su mayoría son causadas por una mala interpretación de la fe.

Es por ello que se debe pasar del dialogo a la acción y justamente por eso creamos una mesa de coordinación interreligiosa, si solo nos vamos a reunir hablar no tiene sentido ya, es tiempo de actuar y llevar la palabra de Dios con el ejemplo y donde es necesario.

Hoy te invito a poder sentarte y dialogar con aquel que es distinto a ti, ver desde su óptica y poder conversar sobre las cosas que les hace diferentes y aquello que les une.

Nos podría sorprender la riqueza que tiene el otro y la que también nosotros guardamos.

Oremos a nuestro padre para que la fe deje de separarnos y comience a unirnos ya que este es el fin de la misma, unirnos entre nosotros y de manera inmanente con Dios.

Señor danos alas en los pies y fuego en el corazón para llevar tu palabra, déjanos cumplir nuestra misión. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“Maestro” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Maestro

Hoy en día se ve la educación como algo obsoleto, pasado de moda; la tecnología ha dejado de lado nuestro limitado conocimiento, las noticias nos dicen que en tal o cual país la educación es mejor.

¿Sera cierto?

Recuerdo cuando era estudiante  pensaba que difícil seria estudiar en otro país, cuando me toco esto, descubrí  que mi escolaridad había sido más que satisfactoria, mis maestros, profesores y formadores me habían regalado una excelente educación pero no me había dado cuenta, más bien pensaba que afuera sería mejor.

Muchos menos precian aquello que han recibido, sin ponerse a pensar que un docente antes de ir a dictar su catedra se ha preparado, analizado y armado en su cabeza la clase que va impartir, puesto en un cuadro la pregunta disparadora para entrar en detalle, desglosando paso por paso de la mejor forma posible.

Educar es compartir nuestro conocimiento, vivencias y experiencias de la mejor forma posible, esto garantiza la continuidad de la cultura, proviene de la palabra latina ducere que significa guiar.

En la antigua Grecia,  να εκπαιδεύσει  o la educación era obligatoria de 6 a 15 años solo para los niños, hijos de ciudadanos libres, si comparamos, veremos que es totalmente diferente a la que nosotros recibimos.

La educación que recibieron nuestros padres es totalmente distinta a la que recibimos nosotros  esto  va depender del momento histórico, por ejemplo hasta hace poco se tenía en todos los colegios doble escolaridad, una de las materias que estudiaban era latín, la iglesia católica oficiaba en ese idioma por lo tanto se impartía esa materia, nos parecerá demasiado pero para la época era normal, no había tantos alumnos,  muchos solo asistían unos años luego de lo cual eran obligados a trabajar, estudiar no era para todos, no era un derecho era un lujo.

Si la educación significa guiar, acompañar, mostrar y hasta compartir entonces:

“Todos somos maestros en la vida de alguien”

En algún momento hemos seguido el ejemplo de alguien como norma de vida, los cristianos seguimos a Jesús y las enseñanzas que nos han dejado, los budistas las enseñanzas de Sidartha, los santos de los últimos días aquello que predico John Smith, pero también nuestro entorno ve lo que hacemos y no faltara alguien que busque ser igual a mí, ya sea en lo que digo o lo que hago.

Protágoras dijo: El hombre es la medida de todas las cosas, ósea es producto de los maestros que han influenciado en su vida.

Si lo piensas, en este momento hay alguien que te ve como su referente, un hijo, un nieto, un sobrino, tu ahijado, algún joven o alguien mayor también puede ser, cuando Immanuel Kant formulo sus máximas  se refería a esto, actuar de tal forma que podamos ser reflejos  morales para otros.

Todo cristiano está llamado a ser maestro, ya que soy el reflejo de quien sigo.

¿A quién sigo?

A Jesús, es una respuesta simple, no debe haber dudas si soy cristiano.

¿Y qué dijo?

En Juan 14, nos dice claramente “yo soy el camino, la verdad y la vida”

“Ego sum via, veritas et vita”, es nuestro maestro, hermano y salvador.

Sabemos lo que dijo, tratamos de vivir según sus enseñanzas aunque a veces es difícil, Jesús no nos pide ser  estrictos en nuestra vida, ni ser amargados,  sino ser felices, aquel que es feliz ya ha logrado el cielo, las personas infelices no solo son amargadas sino que contaminan su entorno.

Un cristiano que no es feliz no entendió el evangelio.

Busquemos ser buenos maestros  con aquellos que tenemos trato, reflejando en mi actuar, lo que creo, que podamos ser mejores cada día, como lo pensaron aquellos que me educaron y vieron en mí el potencial que desde ese momento mostraba.

Cristo se Mi Maestro, Mi Camino, Mi Verdad y Mi Vida, Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

“Oraremos” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

Oraremos

Hoy en día se ha sobre estimado el poder del acompañamiento, la tecnología ha reemplazado el estar con el necesitado,  es cierto a veces la distancia es mucha y no se puede sortear, pero cuando es posible estar no hay excusas para faltar.

Es más nuestra ausencia se convierte en pecado.

Pensemos en una situación crítica, donde necesitemos la ayuda de otra persona, no solo la necesitamos, la hemos buscado; esta persona nos escucha y nos dice oraremos, “veras que todo se va solucionar”.

¿Cuándo esas palabras me pueden ayudar?

Cuando son ciertas, las palabras tienen valor dependiendo de quien las exprese.

Si nos las dice alguien que cree en el poder de la oración entonces me van ayudar.

La oración es esa conversación personal con nuestro Padre Dios, hablar con él, donde me escucha, atiende mi suplica y alivia mi corazón.

Solo el que cree ora, le es agradable, lo busca, lo añora, quien no tiene fe, ve esto como algo molesto, rutinario, un compromiso social, algo que me aburre.

Cuando una persona que vive su fe se compromete a orar por mí, puede mover montañas.

Porque no solo las dice, las siente, las vive y él está convencido que Dios me va ayudar; Su fe es tan fuerte en tiempos de adversidad que en tiempos de abundancia ayuda al necesitado, cree en el evangelio “Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber”…

Las acciones hablan del corazón y lo que está en nuestro interior sale a flote en nuestro actuar, una persona feliz no se pone a criticar a otros, por el contrario les tolera y hasta ayuda aunque no esté de acuerdo, en cambio alguien que esta celoso del otro siempre va hablar mal, su alma no está tranquila y busca que todos estén mal, solo así estará tranquilo.

Cuando una persona de fe nos dice, Dios te va ayudar y voy a orar por ti, es todo lo que necesitamos, sus palabras son el bálsamo que estamos buscando, no hace falta ningún tipo de ayuda material, en sus palabras esta la promesa de Dios y aquello que promete lo cumplirá.

En cambio cuando alguien que no tiene fe o es dudosa, nos dice que va orar por nosotros no buscara ayudarnos, nos dirá como puedo hacer, donde puedo  encontrar ayuda, nos dará una palmada en la espalda y dirá orare por ti, veras que Dios te va ayudar.

Palabras vacías, sin fe, sin valor, como dijo mi amigo Manuel Castro “se lava las manos y desecha el problema”, sabemos que no va orar y que tampoco le intereso el problema.

¿Qué cambio?

El amor, esto es el centro de todo, si yo no tengo amor nada soy, aunque hable la lengua de los Ángeles si no tengo amor, nada soy, el amor es comprensivo, es servicial, no tiene envidia y no busca el mal, así dicen los hermanos cuando cantamos en el servicio dominical y es cierto, debo amar a mi hermano, debo tener una empatía con él para poder ver más allá y saber que está sufriendo, por esa razón me ha buscado.

Ha buscado mi apoyo, la fe debe dar frutos, no puedo decir que amo a Dios que no veo, si desecho a mi hermano que me pide ayuda.

La fe sin frutos nos es nada; Su fruto es el amor, si todos nos respetáramos y amaramos no tendríamos que esperar a que nos pidan ayuda en momento de necesidad, nos ofreceríamos porque el que sufre es parte de mi familia.

Orar por mi hermano no solo es una necesidad es una máxima a la cual todos deberíamos responder, pero también debemos ayudar mientras Dios da su respuesta.

Tal vez tú seas la respuesta al problema de tu hermano y no estas queriendo responder; recordemos que nuestro Padre escribe recto en líneas torcidas.

Pidamos al Señor fuerza para orar por nuestros hermanos y también medios para ayudarles.

Padre nuestro,

Que estás en el cielo,

Santificado sea tu Nombre;

Venga a nosotros tu reino;

Hágase tu voluntad

En la tierra como en el cielo.

 

Danos hoy nuestro pan de cada día;

Perdona nuestras ofensas,

Como también nosotros perdonamos

A los que nos ofenden;

No nos dejes caer en la tentación,

Y líbranos del mal. Amén.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.