Category: Latin America

Teoría contra teoría, por Lic. Juan José Scorzelli


Alexandre Koyré

 

Teoría contra teoría*

 

“Ahí reside la revolución filosófica de Schelling: no se limita simplemente a oponer el dominio oscuro de las pulsiones preontológicas, o lo Real innombrable que nunca puede ser totalmente simbolizado, al dominio del Logos, de la Palabra articulada que nunca puede «forzarlo» totalmente (como Badiou, Schelling insiste en que siempre hay un resto de lo Real innombrable, el «resto indivisible» que elude la simbolización)… La clave auténtica de la «locura» no es por tanto el exceso puro de la Noche del mundo, sino la locura que supone el paso a lo simbólico, la imposición de un orden simbólico sobre el caos de lo Real. ” Slavoj Zizek.(1)

 

EXPERIMENTUM MENTIS

Un texto para reflexionar, tal vez de manera inversa. En principio, debemos decir que  son teorías y no verdades absolutas, terminales. Así como la física de Newton tuvo que soportar una nueva teoría (Einstein, la relatividad) que mejoraba los impasses de la teoría anterior, cada teoría tiene el tiempo que dura su potencia, hasta que otra (supuestamente superadora) venga a ese lugar. Se trata finalmente de: teoría contra teoría. A  partir de Galileo y su ‘experimentum mentis’ (experimento mental), ya no se parte exclusivamente de la experiencia sensible (Aristóteles), que dé garantía sobre determinadas elaboraciones conceptuales, y sobre todo dentro de la física moderna (cuántica, etc., aquella que Einstein rechazaba porque allí sí, Dios juega a los dados). Ya no es el experimento (luego puede haberlo, o no) lo que certifica cualquier teorización científica, sino su coherencia interna y su contrastación con otras teorías.

LA OPERACIÓN DE LACAN

La operación de Lacan sobre el psicoanálisis va en esa dirección: “no hay realidad pre-discursiva”. Es decir, en el principio está el Otro y el significante, aportando una teoría de lo real muy afín al de la física moderna, opuesto a lo planteado aquí por Zizek (un gran autor). Lo real de Lacan (que toma su definición de Koyré, su maestro también) es lo imposible, no algo que esté allí para simbolizarse, sino que pertenece al campo interno de la simbolización: sus impasses. Por ej: “es imposible que las paralelas se corten” que luego, para una nueva topología se convierte en: “es imposible que no se corten, en el infinito”. Para eso se necesitó la creación de una novedosa topología de superficies bidimensionales (banda de Moebius, botella de Klein, cross-cap, toro, etc) Por tanto, la ciencia avanza de imposible a imposible, de manera teórica, abstracta, que luego puede dar lugar a experimentos, o no.

HIPOTÉTICO DEDUCTIVISMO

Únicamente las teorías son refutables por teorías mejores, siguiendo la línea epistemológica de Popper. Lacan trabajaba hipotético-deductivamente. Lo real de Lacan no es algo fuera del discurso que hay que simbolizar, sino un efecto, un impasse del mismo trabajo significante. Lo real aquí es efecto del significante, depende de él (definiendo significante como lo que no significa nada, salvo en relación a otro/Otro significante). Es por esa razón que se puede trabajar con lo Real desde el significante, no siendo prediscursivo (“No hay absolutamente ninguna realidad prediscursiva, dice Lacan).

ANUDADOS

Hay distintas teorías de lo real, incluso en ciencias. Lo interesante es que, cuando Lacan dibuja el enlace borromeo de tres, ubica en lo real la ex-sistencia y allí escribe ‘vida’, justamente por lo imposible de definir qué es la vida. Pero ese mal llamado ‘nudo’, es un enlace de tres registros y no se puede tomar ninguno por separado. No es entonces un real por fuera de lo simbólico y lo imaginario, sino que están anudados. Se habla del gozo como si equivaliera a lo Real, pero no es así (al menos en la teoría de Lacan). El ‘goce, no sería aquí entonces lo no dialectizable o no castrable, etc. (que es la vía que elige Miller para plantear el goce o mejor dicho ‘gozo’), sino que, al depender del significante, el ‘gozo’ es dialectizable, no perteneciendo al campo de lo Real. Siendo errónea la mención ‘lo real del cuerpo’ (ya que el cuerpo es Imaginario), o ‘lo real del gozo’, ya que ambos dependen del significante y por lo tanto son transformables.

LO REAL

Lo real aquí no es res extensa como la carne y el hueso, o las cosas tridimensionales del mundo, ni lo que no se puede decir (Lacan critica lo inefable, pero no dice que no exista, sino que, si es inefable, ¿para qué ocuparnos de ello?). Los imposibles entonces no son fijos, dependen de las variaciones de los impasses teóricos. Son distintas teorías sobre lo real: en una, lo real es como lo que Freud llamó pulsión de muerte, que una vertiente lacaniana transformó en goce del cuerpo o lo real del goce. Pero para Lacan el cuerpo no es real, sino imaginario: así lo escribe en el enlace borromeo de tres (Simbólico, Imaginario, Real), aquí lo Real es lo imposible lógico matemático, algo interno al propio orden simbólico y no por fuera de él.

UNA TEORÍA NO INDIVIDUALISTA

Hay mucha confusión en estas cosas, pues remiten a puntos de partida epistemológicos distintos. Freud se decía inductivista y quería ubicar al psicoanálisis del lado de la biología como modelo de ciencia. Lacan es deductivista, partía del lenguaje y no de la cosa sensible, 3D.  Su inconsciente (el de Lacan) no estaría ‘dentro’ del individuo, como planteara Freud (el huevo freudiano: Yo-Ello-Superyó, que delimita interior de exterior es un ejemplo de ello), sino estructurado como un lenguaje y, según su fórmula: el inconsciente es el discurso del Otro. No se trataría entonces de una teoría individualista, sino en Immixión de Otredad (No hay sujeto sin Otro) (2).

————————————-

*Comentario que realicé a propósito de la locura y lo real en Zizek, en una publicación de Daniel Freidemberg en su muro (FB), a partir de una cita de Slavoj Zizek.

  1. Anexo: La locura (el otro ítem que menciona Zizek en su texto, en este sentido y en Lacan, es tomada desde las elaboraciones de Hegel y tiene que ver con las identificaciones, con las identificaciones directas al Ideal sin pasar, es decir, puenteando, el lazo con el Otro, el lazo social. Lacan la llama ‘…nuestra doctrina de la locura’ “Subversión del sujeto y dialéctica del deseo” Escritos 2.
  2. Esta expresión se deriva de una presentación de Lacan en Baltimore (EEUU), en 1966. Acerca de la estructura como mixtura de una Otredad, condición sine que non de absolutamente cualquier sujeto” [Traducción de Leonel Sánchez Trapani, en la Revista Acheronta.

Referencias de lectura: S. Freud, J. Lacan, A. Eidelsztein, ‘Otro Lacan’, ‘El origen del sujeto en psicoanálisis’, y otros textos que responden al PIC de Apola, [Apertura para Otro Lacan. PIC: Programa de Investigación Científica].

 

 

Biografía

Lic. Juan José Scorzelli

Psicoanalista

Miembro de APOLa Internacional (Apertura para Otro Lacan)

Fundador de la Asociación de Psicoanálisis S. Freud en Paraguay.

Ex Adherente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Argentina (EOL).

Coordinador de Grupos de Estudio sobre psicoanálisis en Buenos Aires y en Asunción del Paraguay.

juan.j.scorzelli@gmail.com

https://www.facebook.com/Lacanos-Asunci%C3%B3n-106351344447063

6) Tienda de abalorios: columna por María Mercedes Di Benedetto

Tienda de abalorios

por María Mercedes Di Benedetto

 

Se denomina abalorios a diversos tipos de elementos confeccionados en múltiples formas, materiales, colores, diseños y calidades. Las más de las veces, sirven sólo como ornamentación carente de valor. Así pretende ser mi columna en el prestigioso edificio cultural de Interlitq: una oferta de temas varios sin pretensiones filosóficas ni literarias, una simple tienda de abalorios y palabras.

 

  1. LA REVOLUCIÓN DE MAYO, JOSÉ DE SAN MARTÍN, LA MÁQUINA VOLADORA Y EL SUBMARINO DE MADERA.

Para los tiempos de mayo de 1810, no era tanto una fantasía como sí una posibilidad cierta la idea de contar con un submarino como arma secreta en la lucha contra los realistas. Los patriotas del Río de la Plata conocían el hecho de que el 7 de septiembre de 1776 un submarino de los Estados Unidos de América había atacado  a un buque británico en el puerto de Nueva York. Tampoco ignoraban que  el 26 de junio de 1794 los franceses, utilizando un globo aerostático, habían logrado crucial información que les daría la victoria en la batalla de Fleurus frente a los austríacos. Por estos antecedentes, tanto la Primera Junta de Gobierno como líderes de la talla de José de San Martín veían con interés la posibilidad de sumar estrategias militares bajo las aguas y desde el cielo.

Máquinas voladoras, como globos de aire caliente y dirigibles, ya venían utilizándose en Europa  y EEUU en guerras y revoluciones, y se dice que el primer intento de navegación submarina habría ocurrido en España en 1562: «dos griegos entraron y salieron varias veces del fondo del río Tajo ante la presencia del emperador Carlos V, sin mojarse y sin extinguirse el fuego que llevaban en sus manos». El primer sumergible del que hay información cierta fue construido en 1620 en Inglaterra.

 

EL CRUCE DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES CON SOLDADOS VOLADORES

Desde 1783 y con anterioridad a los preparativos del cruce de los Andes existieron proyectos para el empleo militar de los aeróstatos.  Desde la invención de estas máquinas voladoras, técnicos e ingenieros pugnaron por idear el mejor modo de conducirlas a voluntad, y así surgieron distintos sistemas de comandos y una sucesión de proyectos de potenciales controles: velas, timones, hélices, todos muy ingeniosos pero a la vista inocentes y poco confiables.

Cuando la utopía del cruce de los Andes mutó a un verdadero plan en ciernes, todas las tareas de fabricación de las armas quedaron en manos de un joven cura mendocino, Fray Luis Beltrán, el oficial de arsenales del Ejército Libertador. Beltrán debió dejar los hábitos para dedicarse de lleno a esta tarea ciclópea, y al mando de unos trescientos trabajadores, fundió metales y creó cañones, proyectiles y granadas; la fábrica de pólvora era dirigida por el Mayor Álvarez Condarco.

En ese entorno febril, y colaborando estrechamente con el fraile Beltrán, el molinero Andrés Tejeda, había armado  una tejeduría y una tintorería para proveer los paños para los uniformes que luego coserían las damas patricias de Mendoza. Tejeda era un hombre de unos treinta años, de carácter sombrío, algo introvertido y de notable ingenio, estudioso de las artes del vuelo. Y un día le llegó el rumor de que el mayor problema para el cruce de la cordillera era transportar la artillería a través del accidentado terreno montañoso. Se le atribuye el siguiente pensamiento: “¿Así que el General San Martín quiere alas para sus cañones?” La respuesta no tardó en llegar: Tejeda ideó el ornitóptero -del griego ornito (“pájaro”) y ptero (“ala”). Era un sistema de alas batientes construido en cuero delgado, alas que, sujetas al cuerpo, eran accionadas por los brazos al modo de los murciélagos (¡que no son pájaros!).

Lamentablemente el molinero-tejedor-tintorero se fracturó ambas piernas al tratar de volar su invento y, pese a su entusiasmo durante la convalecencia, no hubo modo de progresar en la propuesta del ornitóptero, dado el escaso tiempo, porque ya estaba dispuesta la partida del ejército para cruzar la cordillera de los Andes. A pie y por tierra, sin soldados aleteando a tres metros del suelo por sobre el Paso de los Patos.

Pero Tejeda no estaba solo en su quimera de un ejército volando hacia Chile con cañones y todo: un maestro relojero holandés, Miguel Colombise, se había establecido en El Plumerillo, terrenos a la sazón convertidos en acampe del Ejército Libertador del General San Martín. Este Colombise ya en 1809 había enviado al entonces virrey Santiago de Liniers una solicitud de cuatro mil pesos para “fabricar un Aérostat”. Afirmaba haber construido dos prototipos de tamaño reducido (proyectos en escala de la versión real que había ensayado con buenos resultados) y agregaba que el aeróstato se desplazaría por sí mismo a una velocidad de por lo menos “un cuarto de legua por minuto”.

Por lo que, créase o no, dos inventores de máquinas voladoras convergieron singularmente en el mismo lugar, en el mismo momento, en los primeros años del siglo XIX y en medio de una gesta histórica para América del Sur.

Sin la respuesta afirmativa que esperaba de Liniers, Colombise marchó a Santiago de Chile a fin de intentar, ejerciendo su oficio de relojero, ahorrar la suma necesaria para construir su máquina voladora. Una vez producida la Revolución de Mayo, el holandés volvió a la carga y ofreció a la Junta “su persona y servicios” para realizar el proyecto del aérostat. Lamentablemente, el gobierno patrio tuvo por unanimidad la misma opinión que el Virrey, y su petición terminó archivada. Hay divergencias sobre este hecho puntual: algunos historiadores señalan al secretario Mariano Moreno como su responsable, en tanto que otros atribuyen la decisión a “un anónimo funcionario subalterno”.  Sin embargo, el expediente de resolución de la Junta expresa por documento escrito que su plenario estuvo de acuerdo en rechazar el proyecto del aparato volador. Apenas unos años más tarde Colombise, enterado de los preparativos de la campaña libertadora dirigida por el General San Martín, propondrá nuevamente la fabricación de su aeróstato para sumarlo al cruce del macizo andino.

El aérostat del relojero holandés fue el segundo antecedente aeronáutico de los tres más importantes registrados en nuestro país en la primera mitad del siglo XIX. El primero fue el protagonizado el 5 de julio de 1807 por el Teniente José Antonio Leyva con un precario paracaídas conformado por dos banderas británicas luego del combate del convento de Santo Domingo en la segunda invasión inglesa. Y el tercero, el fallido ensayo del ornitóptero construido por Andrés Tejeda.

 

EL SUBMARINO TORTUGA

Samuel William Taber era un comerciante estadounidense de 30 años  que había llegado a estas costas rioplatenses en 1810 con sus dotes de inventor y sus planos secretos. Entusiasmado con el aire revolucionario que se respiraba en todo Buenos Aires,  proyectó la construcción de un submarino para ayudar a los patriotas en su lucha contra los realistas de Montevideo.

El submarino en cuestión tenía la forma de una tortuga y estaba construido en madera, como los barcos. Medía 10 metros de largo, con espacio para varios tripulantes. En el exterior de la proa  había un taladro que se accionaba desde el interior, para perforar el casco de los barcos enemigos y por allí colocarles explosivos.

Los encargados de analizar el proyecto del submarino de Taber fueron Cornelio Saavedra y Miguel de Azcuénaga, Presidente y Vocal de la primera Junta de Gobierno, respectivamente. Como la inferioridad de nuestras flotas en relación con  las de España, Inglaterra o Brasil siempre era evidente, los jueces aprobaron el plan y el inventor  inició la construcción de su tortuga marina. Milagrosamente, no quiso aceptar  dinero del gobierno y se financió él mismo. Contrató obreros que fabricaban las partes en forma autónoma, para que nadie pudiera tener el plano general del invento. Todo avanzaba bien, pero la política exterior se tranquilizó, el peligro naval se esfumó, y el gobierno perdió interés en comprar el submarino. Taber entonces viajó a Montevideo y se asoció con un militar llamado Ángel Monasterio, dedicándose al espionaje. Finalmente el norteamericano regresó a Buenos Aires, y la encontró convulsionada por preocupantes temas políticos y militares, luego de la derrota de Huaqui en el Norte. Taber, que seguía persiguiendo el sueño de construir un submarino, escribió a la Junta ofreciendo nuevamente su tortuga. Para el 11 de octubre de 1811, ya tenía todas las partes terminadas y pintadas de color negro: pensaba unirlas y poner a prueba el submarino en la Ensenada de Barragán, que era un lugar con mayor calado para sumergirse. Con el plan en marcha, Bernardino Rivadavia, secretario del Primer Triunvirato, destinó un enviado para una inspección de rutina, pero algo sucedió, no sabemos qué, y el invento fue nuevamente dejado de lado. Samuel Taber continuó en Buenos Aires dedicado al espionaje y falleció poco después, en 1813, víctima de una enfermedad. Nunca pudo llegar a ver su invento armado y funcionando. Donó todas sus pertenencias al gobierno revolucionario, pero los planos del submarino se perdieron. En nuestro país, los primeros submarinos de la Armada llegaron recién en 1933, comprados a los Astilleros Tosi de Taranto, Italia, y fueron, por ese motivo, bautizados como los “tarantinos”.

 

NI MURCIÉLAGOS, NI PÁJAROS NI TORTUGAS

El apasionado Samuel Taber se ilusionó en dos oportunidades con ver en funcionamiento su tortuga submarina y ambas veces terminaron en fracaso; el ornitóptero le dejó a Andrés Tejeda sólo el saldo negativo de dos piernas quebradas y una ilusión maltrecha, y el holandés Miguel Colombise no tuvo más remedio que ver cómo hombres y armamento encaraban el cruce de los Andes bien afirmados a la tierra, a fuerza de voluntad humana y mulas de arreo, mucho más cerca de la piedra que de las nubes.

Un siglo después, aviones de gran porte y velocidad cruzan nuestro cielo, y los submarinos ya no son una quimera salida de las páginas de Julio Verne. Pero para que esto sucediera, muchos hombres (y mujeres, quizá anónimas hasta hoy) trabajaron apasionadamente entre planos, bocetos y desplomes varios, para soñar un sueño premonitorio que sólo pudo concretarse décadas después.

A todos los que quizá se fueron de este mundo con el alma marchita y amarga, con las alas vencidas como ícaros sin laureles, va hoy el homenaje de Tienda de Abalorios, esta ilusión que también sueña con la eternidad.

 


María Mercedes Di Benedetto (Photo: Mauricio J. Flores)

Biografía 

Argentina, egresada de la carrera de Guionista de Radio y Televisión (ISER), ha sido docente de esa casa de estudios y  de institutos terciarios y universidades en las carreras de “Locución Integral”, “Producción y Dirección de Radio y Televisión” y  “Guion de Radio y Televisión”. Durante 20 años fue docente en escuelas medias en Lengua y Literatura y en talleres literarios y de periodismo.

Especializada en la investigación del radiodrama en Argentina, lleva editados tres libros sobre el tema, el último en 2020, “HISTORIA DEL RADIOTEATRO NACIONAL”.

Autora y docente de ficción radial, recorre el país brindando seminarios y talleres sobre el tema, dirigidos a docentes y público en general, a través del Ministerio de Educación y de ARGENTORES.  Sus obras se han emitido por radios nacionales e internacionales.

Ha recibido numerosos reconocimientos por sus obras teatrales y radiodramas; ganadora del Fomento INCAA  con su documental de cuatro capítulos para televisión “Artesanos del aire / Historia del Radioteatro Nacional”. Obtuvo el 1er premio en la convocatoria 2004 para radioteatro del Centro Cultural R. Rojas de la Univ. de Buenos Aires UBA, además de cinco Premios Argentores a la Producción Autoral, ganadora también en 2020 en la convocatoria del Instituto Nacional del Teatro con su radiodrama sobre la vida de la soprano Regina Pacini.

Con un profesorado en Historia inconcluso, ha escrito más de cuarenta docudramas y obras de teatro para sus ciclos “Mujeres de la Historia Argentina” y “Hombres y Mujeres con historia”, presentados en diversas salas del país.

Su obra para niños “Las Hadas de la Tierra Encantada”  ha salido en gira nacional abordando temas como la ecología  y el cuidado del medioambiente. El elenco, convocado por la Secretaría de Medioambiente y por el Ministerio de Cultura de la Nación recorrió 23 provincias brindando funciones en forma gratuita para escuelas de todo el país.

Ha participado como expositora en diversos Congresos de literatura y de medios de comunicación y en Bienales internacionales de Radio, así también como Jurado y Tutora de Proyectos en certámenes nacionales de literatura y de Arte Joven. En septiembre 2022 integró con su ponencia el Symposium por los 100 años del Radiodrama Internacional organizado por la Universidad de Regensburg, Alemania.

En los últimos años ha presentado en Madrid  obras para Microteatro: “Comer por amor”, “El día del huevo”, “Testamento” y “Viuda Negra”, con dirección de Marcelo Díaz.

Actualmente se desempeña como Secretaria del Consejo Profesional de Radio de ARGENTORES, Sociedad General de Autores de la Argentina.

Los problemas de la Bioética en la actualidad, un articulo por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Inte...

Los problemas de la Bioética en la actualidad

Arzobispo Eric Escala – Comunión Anglicana Continuante

 

Arzobispo Eric Escala

07/01/2023

 

En este nuevo mundo vivimos realidades que escapan a nuestra imaginación, muchas veces no somos conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor; por ejemplo la escases de agua es tan alto el problema que ya cotiza en la bolsa, esto quiere decir que pronto será difícil  el poder tenerla, esto traerá consigo conflictos como en el pasado, esperemos que esto no vuelva a ocurrir.

También  la basura crece de maneras alarmante, todos contribuimos a esto, se hace necesario crear formas de reciclar la misma, de echo existen pero para todo hay un comercio y esta no está exenta, debemos educar a las personas y concientizar que no tenemos otro hábitat hay que cuidar nuestro entorno.

Pues bien definamos el término del cual hablaremos:

¿Qué es la Bioética?

La bioética es la rama de la ética dedicada a promover los principios para la conducta más apropiada del ser humano con respecto a la vida, tanto de la vida humana como del resto de seres vivos, así como al ambiente en el que pueden darse condiciones aceptables para la misma.

Para llevarle a la sociedad se crean comités y demás, en la práctica poco se ha realizado, lo digo como parte de un comité de bioética.

¿Qué problemas afronta la bioética en este momento?

Uno de sus principales problemas es la moral, esta depende de quién trate el problema y el entorno en el cual se discute una solución.

No todos estamos de acuerdo en las conclusiones y tampoco compartimos los mismos valores.

Los temas más recurrentes en este campo son el aborto, Trasplante de órganos, transfusión de sangre, manipulación genética, entre otros.

Realidades muy distintas se presentan en cada caso, se debe debatir entre que es lo correcto y como llevarlo a cabo.

Hace poco se presentó a la luz pública el proyecto de Ectolife, lo que sería la siguiente evolución a la técnica de fertilización in vitro, poder crear una vida fuera del útero de la madre.

Aquí se puede abrir el debate, si es correcto o no, sus defensores alegan que es una forma de poder tener hijos, podríamos decir ¿Qué tal si adoptas? Existen muchos niños sin hogar o el cariño de padres amorosos, pero existen tantas trabas burocráticas que es casi imposible hacerlo.

Entonces, ¿Es ético crear una vida artificial para poder tener familia? ¿Acaso no estamos jugando a ser dioses? He allí el dilema si es correcto o no.

Ya existen vientres de alquiler, es conocido por todos, quienes pueden viajan a países con leyes ambiguas y contratan estos servicios, también existe el tráfico y venta de seres humanos.

En Gen 16 está el relato de Abraham, quien al no poder tener un hijo con su esposa Sara, tiene relaciones con su sierva Agar; esto ha sido la raíz de incontables problemas entre pueblos y creencias monoteístas.

Pues bien existen otros dilemas que debe tratar la bioética, en la actualidad muchas personas se sienten disconformes con el sexo en el cual han sido educados o el cual nacieron, hay un amplio panorama de condiciones, recientemente la iglesia anglicana de Inglaterra  ordeno una persona  no binaria, algunos han levantado la voz en contra de esto, ya en el pasado  la iglesia de Estados Unidos, había consagrado obispos homosexuales y también transgenero; abriendo aún más las diferencias entre los liberales y conservadores.

Pues bien existen dos posturas al respecto:

  • La postura conservadora dice que esto no se debe aceptar pues Dios creo un hombre y una mujer, ese fue el diseño original, el cual se debe respetar.
  • Hay que adaptarse a los tiempos, además todos somos hijos de Dios.

Estemos de acuerdo o no con alguna de las anteriores, debemos recordar que las iglesias son grupos de personas que se unen para caminar en comunidad, si yo acepto y comparto su forma de pensar entonces puedo ser parte de la misma, estamos en un continente donde la libertad de conciencia está permitida, yo puedo estar o no dentro de una religión x, en otro lugar esto sería penado con cárcel o pena de muerte.

A esto se le llama actualmente políticamente correcto.

Otro claro ejemplo de cómo nuestras creencias pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte es la transfusión de sangre, algunas iglesias de corte evangélica neo pentecostal y también los testigos de Jehová prohíben la transfusión de sangre, en este caso al programar la operación debe hacerse un tratamiento con eritropoyetina, la cual estimula al cuerpo para la producción de células sanguíneas.

¿Qué pasa en caso de un accidente?

Cuando está en riesgo la vida del paciente el medico está en la obligación de hacer todo lo posible por salvar su vida, pero al romper con la libertad religiosa del mismo puede acarrear graves problemas legales, es por ello que la bioética debe dictar leyes que ayuden a preservar la vida de los afectados sin traer molestias a los encargados de la salud.

En fin existen aún muchas brechas que saldar para esta nueva especialidad, como en toda ciencia hay mucho por conocer y sus especialistas aún les queda mucho  descubrir ya que no todo está dicho y cada día hay algo nuevo, como en la filosofía no existen paradigmas para la misma.

Les invito en este nuevo inicio de año en conocer sus prácticas religiosas y las normas que las rigen para que conscientemente puedan aceptarlas y la religión deje de ser algo que sigo porque si o porque era la religión de mi familia.

En esta fiesta de la Epifanía le pedimos al Señor que también se manifieste en nuestras vidas como lo hizo a la humanidad a través de los magos de oriente, Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

5) Tienda de abalorios: columna por María Mercedes Di Benedetto

Tienda de abalorios

por María Mercedes Di Benedetto

 

Se denomina abalorios a diversos tipos de elementos confeccionados en múltiples formas, materiales, colores, diseños y calidades. Las más de las veces, sirven sólo como ornamentación carente de valor. Así pretende ser mi columna en el prestigioso edificio cultural de Interlitq: una oferta de temas varios sin pretensiones filosóficas ni literarias, una simple tienda de abalorios y palabras.

 

  1. UN SIGLO DE ARTIFICIOS, ILUSIONES Y MISTERIOS

Desde comienzos del  1800, en el Virreinato del Río de la Plata ya muchas obras teatrales de la ciudad de Buenos Aires mostraban artificios de tramoya, transformaciones de escenario como en la comedia Juana la Rabicortona, donde  en un instante la cama se convertía en un armario, o en El Diablo Predicador, donde una figura de cartón que representaba a Fray Antolín, pasaba volando hasta el campanario de una Iglesia, de un extremo a otro del escenario. El tramoyista se llamaba Pizarro y algunas veces se le enredaban los hilos y Fray Antolín quedaba trabado en el aire a mitad de camino, para burla y protesta de los espectadores.

En 1828 es inaugurado el primer complejo cultural de Buenos Aires: el Vauxhall o Parque Argentino o, como comúnmente se lo conocía, el Jardín de Wilde, por ser su dueño un inglés aclimatado en el país (James Wild, luego rebautizado como Santiago Wilde). Este parque se levantaba en el predio de su propiedad, la manzana céntrica comprendida por las calles hoy denominadas Paraná, Viamonte (ex Temple), Uruguay y Av. Córdoba; allí las familias patricias tenían sus glorietas privadas, donde se acomodaban para oír conciertos al aire libre y disfrutar de los más sofisticados fuegos artificiales. Aquí y allá se diseminaban pequeños kioscos con diversiones como tiro al blanco y en especial la linterna mágica y el tutilimundi. El Tutilimundi era un espectáculo ambulante y consistía en un gran artefacto, como un cajón, con telones pintados de fondo -grabados o acuarelas-, frente a los que se movían figuras y autómatas en base a un mecanismo de relojería.

Singular en la historia de los “espectáculos ópticos” es sin duda la figura de John King, quien a los 14 años, en 1817, se subió a un barco en EEUU sin saber cuál era el destino del viaje. Después de 60 aburridísimos días -según sus memorias-terminó bajando en el puerto de Buenos Aires. Su ropa ya estaba andrajosa y el adolescente sobrevivía en la ciudad mendigando, hasta que decidió ingresar al Ejército. Eran épocas de luchas intestinas y guerrillas por la independencia, y en julio de 1821 lo encontramos recostado en una carreta llena de mercaderías varias, intentando reponerse de una herida en combate. En la carreta iba también un comerciante inglés, Lucas Casey. La caravana fue asaltada y saqueada por soldados del bando adversario, y King y Casey quedaron en calzoncillos, abandonados cerca de Río Cuarto, en Córdoba. Los atacantes se habían llevado todo lo que podían cargar en sus caballos, pero revisando la carreta en busca de algún pantalón que ponerse, John y Lucas, que a esta altura ya eran amigos hermanados en la desgracia, encontraron, medio oculto, un baúl de madera. Lo abrieron… y allí estaba su nuevo tesoro: una linterna mágica intacta, ese artefacto inventado por Athanasius Kircher en 1646, que utilizaba como foco la luz de una lámpara de aceite, y proyectaba imágenes coloridas pintadas en vidrios. Finalmente, los jóvenes llegaron a la Pcia. de San Luis medio desnudos, tapados sólo por una manta chamuscada y una bolsa de arpillera, pero cargando triunfales la caja con la linterna. En el trayecto, una familia se compadeció y les dio unos trajes y así, más decentes, pudieron entrar a la ciudad y alquilar un cuarto. En ese mismo hotel, esa misma tarde, los nuevos socios organizaron una sesión, luego de colgar sobre una pared una sábana blanca. Tuvieron una buena cantidad de público y repartieron las ganancias con el dueño del lugar. La función del día siguiente contó con la presencia nada menos que de José Santos Ortiz, el gobernador, que quedó entusiasmadísimo. A la semana siguiente ya estaban en la provincia de San Juan, después de haber caminado unos 450 km cargando la caja con el proyector. En cada poblado donde paraban daban una función y recolectaban algo de dinero. Luego de algún tiempo de éxito los empresarios del espectáculo itinerante se separaron, y John Anthony King volvió al Ejército, donde alcanzó grado de coronel, hasta  su regreso a los Estados Unidos en 1841.

Para 1844 se anuncian en la ciudad de Buenos Aires “vistas ópticas” y un Teatro Mecánico. Se exhibe el “Brillante Panorama de Fuegos Diamantinos” (en la calle Perú 58) con imágenes de suntuosos edificios de cuatro continentes. En mayo de ese año se brinda un espectáculo con figuras móviles de tamaño natural en un lugar llamado el Gabinete Mecánico, en Maipú 19; en el mes de julio hay funciones en el Gabinete Óptico de Cangallo 94. El Salón Mecánico de Esmeralda 70, en 1860, exhibe personajes de tamaño natural con movimiento. El Teatro Mecánico Histórico Fantástico presenta episodios de la guerra de Italia: los muñecos son movidos por la maquinaria con tal precisión que los avances y retrocesos de las tropas y los buques parecen naturales. Para esta época los espectáculos de títeres son casi constantes, entre ellos las obras que tenían al personaje Mosquito como protagonista: Mosquito secretario, Mosquito centinela, Mosquito desterrado, etc.

En 1894 se inaugura la Av. de Mayo y entre los espectáculos que se ofrecen está el de la Compañía de Física Experimental, ilusiones ópticas y excentricidades: presenta teatro encantado, teatro de brujos, magia negra, apariciones y desapariciones y también un cuadro con luces y espejos, en el que el ilusionista se mete dentro de un ataúd puesto en forma vertical, se transforma poco a poco en un esqueleto y luego vuelve a aparecer como revivido y salido de la tumba. También se puede ver el nuevo invento de Edison, el kinetoscopio, una gran caja de madera con una lente en la parte superior: el público mira a través de este vidrio y ve imágenes en movimiento que “dan la impresión de la vida real”. La mujer que vuela se anuncia en el teatro Nacional en marzo de 1895, por la Compañía Norteamericana de Misterios y Novedades. Presentan prestidigitación, ventriloquismo, magia negra con fenómenos ópticos, además de Las Mariposas Humanas. El creador de este último espectáculo es Will Wood, quien fallece con su hija en un naufragio cuando seguía con su gira hacia México.

Para 1896 se presenta una Pantomima Acuática, en cuyo escenario la arena del circo se convierte en un lago y en la calle Florida 181 se exhibe un autómata jugador de Damas Chinas.

En 1897 visita el país la Compañía Sudamericana de Fantoches Parlantes. Presenta en el Teatro Apolo  20 mil leguas de viaje submarino y también Aladino y la lámpara maravillosa, “espectáculo automático fantástico de fantoches americanos”.

Imaginemos por un momento desde este presente tan lleno de vértigo tecnológico (tiempos en los que muy poco puede sorprendernos ya del mundo), imaginemos, digo, los rostros boquiabiertos, los ojos azorados de aquel público del siglo XIX, mientras veían moverse figuras animadas en el kinetoscopio, o seguían el vuelo de personas en el escenario como por arte de magia…Pensemos en damas al borde del rapé buscando no ver esos esqueletos saliendo de su ataúd (pero espiando por el rabillo del ojo la escena, a través del calado de su mejor abanico) y en niños que durante varias noches tendrán pesadillas luego de presenciar ilusiones ópticas de fuerte impacto emocional.

Este nuevo capítulo de Tienda de Abalorios estuvo dedicado a aquellos que hoy se preguntan si existía vida previo a la llegada de la Internet. Tendrán que reconocer, amables lectores y lectoras que, frente a la variopinta oferta de novedades y excentricidades en años del mil ochocientos, sí había vida, y de la buena, antes de que nos hechizaran el alma Google, Instagram y Netflix.

 


María Mercedes Di Benedetto (Photo: Mauricio J. Flores)

Biografía 

Argentina, egresada de la carrera de Guionista de Radio y Televisión (ISER), ha sido docente de esa casa de estudios y  de institutos terciarios y universidades en las carreras de “Locución Integral”, “Producción y Dirección de Radio y Televisión” y  “Guion de Radio y Televisión”. Durante 20 años fue docente en escuelas medias en Lengua y Literatura y en talleres literarios y de periodismo.

Especializada en la investigación del radiodrama en Argentina, lleva editados tres libros sobre el tema, el último en 2020, “HISTORIA DEL RADIOTEATRO NACIONAL”.

Autora y docente de ficción radial, recorre el país brindando seminarios y talleres sobre el tema, dirigidos a docentes y público en general, a través del Ministerio de Educación y de ARGENTORES.  Sus obras se han emitido por radios nacionales e internacionales.

Ha recibido numerosos reconocimientos por sus obras teatrales y radiodramas; ganadora del Fomento INCAA  con su documental de cuatro capítulos para televisión “Artesanos del aire / Historia del Radioteatro Nacional”. Obtuvo el 1er premio en la convocatoria 2004 para radioteatro del Centro Cultural R. Rojas de la Univ. de Buenos Aires UBA, además de cinco Premios Argentores a la Producción Autoral, ganadora también en 2020 en la convocatoria del Instituto Nacional del Teatro con su radiodrama sobre la vida de la soprano Regina Pacini.

Con un profesorado en Historia inconcluso, ha escrito más de cuarenta docudramas y obras de teatro para sus ciclos “Mujeres de la Historia Argentina” y “Hombres y Mujeres con historia”, presentados en diversas salas del país.

Su obra para niños “Las Hadas de la Tierra Encantada”  ha salido en gira nacional abordando temas como la ecología  y el cuidado del medioambiente. El elenco, convocado por la Secretaría de Medioambiente y por el Ministerio de Cultura de la Nación recorrió 23 provincias brindando funciones en forma gratuita para escuelas de todo el país.

Ha participado como expositora en diversos Congresos de literatura y de medios de comunicación y en Bienales internacionales de Radio, así también como Jurado y Tutora de Proyectos en certámenes nacionales de literatura y de Arte Joven. En septiembre 2022 integró con su ponencia el Symposium por los 100 años del Radiodrama Internacional organizado por la Universidad de Regensburg, Alemania.

En los últimos años ha presentado en Madrid  obras para Microteatro: “Comer por amor”, “El día del huevo”, “Testamento” y “Viuda Negra”, con dirección de Marcelo Díaz.

Actualmente se desempeña como Secretaria del Consejo Profesional de Radio de ARGENTORES, Sociedad General de Autores de la Argentina.

1.179 km, poesie di Stefano Strazzabosco, edito da Interlitq


(7)

 

Frangipani

(da Mia Couto)

 

Sei sempre qui, nel pensiero notturno
e copri come un’ala la distanza
che ci separa e ci unisce per sempre.
Solo se piove l’albero
che è il mio balcone e la mia casa insieme
mi sogna mentre dico le parole
che qualcun altro scrive: ma se il cielo
è limpido sono gli uccelli i soli
testimoni della mia presenza:
perché io sono il morto
seppellito nel nome
custodito in quest’albero,
e nessuno mi ha pianto:
ma tu, tu sei la vita,
la fioritura e i petali che cadono
sulla mia tomba anonima
dove pregano a volte, alternamente,
gli sciacalli e gli dei
che non muoiono mai.

 


Stefano Strazzabosco

Biografia

Stefano Strazzabosco (1964) ha pubblicato saggi, edizioni critiche, antologie (come Oikos. Poeti per il futuro, 2020) e raccolte di poesia (la più recente: Brodskij, 2019).

Ha tradotto e pubblicato in volume poeti come Octavio Paz, Aurelio Arturo, Carlos Montemayor, Juan Gelman, César Moro, Eduardo Lizalde, Guillermo Fernández, Vicente Huidobro, Ángela García, Efraín Huerta.

Dal 2019 è membro del Comitato Editoriale del World Poetry Movement / Movimiento Poético Mundial.

Vive a Vicenza, dove ha diretto gli incontri internazionali di “dire poesia” (2009-2013), e a Città del Messico, dove ha fondato la casa editrice pirata La Vencedora.