Category: France

“La mujer es la causa de un deseo universal que es, a la vez, una fascinación y un miedo”

Oscar Ranzani entrevista al psiquiatra y psicoanalista francés Gérard Pommier:

–¿La angustia de lo femenino engendró una sociedad represiva que fue segregando a las mujeres durante siglos?

–Sí, las mujeres fueron tabú. La mujer es la causa de un deseo universal que es, a la vez, una fascinación y un miedo. Y así fueron rechazadas por los representantes del patriarcado que hablaban en nombre de Dios, diciendo que “la mujer debe ser tabú porque el hombre debe amar solamente a Dios. ¿Cómo es que la mujer es tan fascinante?”. La mujer era una manera, a pesar de ella misma, de subvertir la religión. Las mujeres siempre fueron tapadas en las iglesias, se les pusieron velos, con varias medidas de segregación respecto al amor de Dios. Había una proporción entre el amor de Dios y el odio de lo femenino.

–¿Es por eso que usted señala en el libro que la Iglesia fue la organizadora de la libido?

–Sí, pero es una organizadora represiva de la libido. Es una manera de decir que el destino del hombre era ser padre y el de la mujer ser madre. No hay nada de sexual en eso. Es solamente la reproducción. Y no se trata del amor de una mujer por un hombre ni recíprocamente.

–¿Cómo fue cambiando el lugar de lo femenino con el correr del tiempo?

–Precisamente, es respecto a la religión que se ha producido ese pasaje. En la medida en que la ciencia mostró que no hay Dios en el cielo, que el hombre era capaz de tomar medidas de todo, de construirlo de tal manera que no había intervención de Dios, cada vez más la mujer era más capaz de liberarse porque la mujer y Dios son rivales en el corazón del hombre.

–¿Cómo fue entendido lo femenino en la literatura y en la poesía?

–Muchas veces los poetas y los escritores han tomado lo femenino como un ideal inalcanzable, que era sujeto de sus escrituras, de sus poesías. Pero también eso era una manera de considerar lo femenino como un objeto angustiante. Por ejemplo, el escritor italiano Dante Alighieri ha hecho grandes poesías para Beatriz pero nunca le ha dado un beso a ella. Lo mismo para todos los cancioneros del amor cortés. Había una idealización que consideraba a lo femenino no solamente como inalcanzable sino como algo demasiado idealizado. Hay muy pocas poesías eróticas. En Francia solamente hubo un gran poeta, Pierre Louis, que escribió poesías eróticas, pero los otros grandes poetas franceses hablan de la mujer como sin cuerpo.