Category: Columns

The Elizabeth Rimmer Column/ Poetry Publishing in the UK – a Passionate Conversation

Elizabeth Rimmer

 

Elizabeth Rimmer writes:

Poetry Publishing in the UK – a Passionate Conversation

 

Photo from the Poets Market at StAnza 2019

This month my focus has been on the publishing of poetry, why we do it and how we set about it. I have begun editing a new poet and her work throws up a lot of questions that I hadn’t thought to ask much before now. Usually poets have an idea in mind, a title, a preferred selection of poems they want to include, or at least a concept of their work as ‘a book’, whether it is a twenty-page pamphlet or a full collection of around sixty pages of poems. But twice now, I have edited poets who don’t do this at all. When asked to submit poems for publishing, they seem to think, ‘oh, that’s nice’, turn in a lot of poems, and wait for the thing to appear as if on a conveyor belt. And I’ve heard of at least one publisher who does that very thing, which as a poet and not an editor, would freak me out.

A lot depends on why you want to be published at all. One of my poets wanted her work in a permanent form to have something to give her children, and I’ve heard several others say something similar. Others are poets who specialise in spoken word, and want a bit of merchandise to sell at gigs, because performing rarely involves being paid directly. In both cases, what is meant by ‘publishing’ is ‘creating a book’, transforming what has been up until now the workings of one’s own mind into a concrete object, as if appearing in a book makes it real. I have to confess that I have a great deal of sympathy with this feeling, especially as the craft of making books as objects turns out to be fascinating – an insight for which I have to thank my publisher Red Squirrel Press, and master typesetter and designer Gerry Cambridge, who does all the Red squirrel Press designs.

Many poets, however, have other aims. A recent poll on Twitter was quite revealing on this, mainly because the question of ‘validation’ didn’t seem to come up as much as I might have expected. So many editors and magazine publishers are plagued with the kind of submitters who become abusive if their work is rejected, that I had assumed a fair degree of narcissism in poets who want to be published. It turns out, at least among poets who took the query seriously, that poets who actively want to publish (as opposed to those rare ones who see their writing as essentially private, like the central character of Paterson,) have various aims in view. Some have something to say on a topic and feel that publishing their poetry is the most effective way to go about it. Others want to submit their work to the judgement of their peers. One said that she had received so much joy from reading the poetry of others that she wanted to give other readers a similar pleasure. But most had variations on the idea that poetry is a conversation, and they wanted to be part of it.

This idea of publishing as a conversation is one I am very taken with. As an editor, I’m not trying to mould my poets into creators of perfect works of art, I want to help people to perfect their own voice, to help them say more clearly what they are wanting to tell, and in a way where it will be heard without misunderstanding or distraction. Publishing poetry isn’t a huckster kind of activity, a megaphone blaring your point of view into a void, or a cacophony of people shouting over everyone else to make money, it’s a reciprocal relationship, listening and reading as much as you write, learning and finding your peer group and your community as much as your place in the pecking order.

Which doesn’t mean that there isn’t marketing and promoting to be done. Most of us are on social media, or try to read at events where we can promote our wares, and some of us are more skilled and active than others. But publishers themselves have a great part to play. A good publisher who turns out beautifully produced books will have a circulation much wider than the kind of print on demand work that a poet can produce alone. I was at a group meeting of small independent publishers lately, and it’s clear that there is a lot of skill and hard work put into giving new poets their chance to make their work known, and for very little return, at least in financial terms. Most small publishers aim simply to cover their costs, and their own living comes from public funding or related paid work which will subsidise their press.

So why do they do it? Some are poets themselves, and recognise that their will be no poetry conversation if they don’t create a way to start it. Some love the book making process, and want to create beautiful objects. Others love poetry and want to be involved in making good work available. Some know that there are good poets who deserve to be published and are dedicated to getting their work known.

In short, the small indie publishers we have in the UK are in it because they are passionate about creating the means to have this poetry conversation we all value, and this is my moment to give them all a vote of thanks. Where would poets be without them?

 

About Elizabeth Rimmer:

Elizabeth Rimmer is a poet, editor for Red Squirrel Press and occasional translator. She has published three collections of poetry with Red Squirrel Press: Wherever We Live Now (2011) The Territory of Rain (2015) and Haggards (2018), and is working on a fourth Burnedthumb, which will be out in 2021. Her website is at www.burnedthumb.com.

“Los tiempos litúrgicos” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

 

Los tiempos litúrgicos

Nuestra vida se cuenta a través de años, pero la recordamos más que nada por hechos concretos, nacimiento, graduación, trabajos,  noviazgo, matrimonio, junto a todos los hechos que recordemos o que nos estén pasando.

A cada uno de estos hechos se les agrada un matiz de acuerdo del ánimo que teníamos cuando ocurrió, tristeza, dicha, alegría, felicidad, nostalgia.

Pasa lo mismo con nuestro tiempo litúrgico vivimos el año a través de la liturgia al igual que todas las demás religiones.

Lo iniciamos con el adviento, tiempo de espera para el nacimiento de Jesús (Emmanuel Dios con nosotros), nos preparamos con cantos, ponemos un nacimiento en nuestras casas a la espera de su nacimiento y el color morado es el característico del adviento pues significa conversión y espera.

Luego viene la navidad, esta es representada por el color blanco pero también el dorado para simbolizar lo solemne de esta fiesta, festejamos el nacimiento del salvador, es tan grande este día que llega hasta el 2 de febrero con la festividad de la presentación en el templo como lo mandaba la ley de Moisés.

Después de esto para algunas iglesias se denomina tiempo ordinario, nosotros lo contamos después de tal o cual fiesta, algunas iglesias usan color verde, nosotros usamos el  tippet negro, por lo general lo usamos a diario.

Se presenta luego un tiempo pagano el carnavale, proveniente de las fiestas de Venecia que se convirtió en un evento mundial,  sábado, domingo, lunes y martes de exceso para de allí ir a pedir arrepentimiento el miércoles de ceniza, esta nos marca y recuerda que polvo somos y en polvo hemos de convertirnos. El color morado vuelve aparecer.

La cuaresma es la estación que se aproxima, 40 días que nos recuerdan los 40 años del pueblo de Israel en el desierto, también nos recuerda la vida del hombre, los días que paso Jesús en el desierto, en fin un tiempo de preparación para la pascua.

Llega la semana santa con sus oficios muy especiales iniciamos con el color rojo que significa martirio, también que somos testigos de este hecho, recordamos la pasión, muerte y resurrección de Jesús, alternaremos el  rojo con el morado, para luego cambiarlo con el blanco y el dorado. Esta es la fiesta más importante para el cristiano, si Cristo no muere y resucita vana es nuestra fe.

Estos días de Pascua llegaran hasta Pentecostés, el nacimiento de la iglesia, es en la predica de los apóstoles donde surgen las comunidades cristianas, aparece el color rojo signo de que somos testigos, es el color que usamos para nuestras ordenaciones.

Después de esta estación pasamos a un tiempo de calma en lo que a liturgia se refiere, cambiaremos los colores dependiendo de aquello que estamos recordando pero en fin no serán grandes cambios hasta el fin del año litúrgico, esta fiesta es conocida en algunas iglesias como la de Cristo Rey del mundo, con ella se acaba el ciclo para volver a comenzar.

Aunque no nos damos cuenta nuestra vida también se mueve dependiendo al ciclo litúrgico de la fe que profesamos, bautizamos o presentamos a nuestros hijos,  esperamos hechos dependiendo de la fecha y vivimos nuestra vida con el único fin de agradar a Dios.

Me diría un ateo que esto nos es cierto, pero él sabe en lo íntimo de su corazón que aquello que digo es cierto, además no existen los ateos, solo hombres orgullosos que quieren poner la razón delante de Dios, cosa que es imposible.

Hagamos memoria de nuestra vida y veremos que cada paso que hemos dado tienen que ver con un hecho litúrgico dentro de la comunidad a la cual pertenezco.

Que Dios siempre este con nosotros y acompañe nuestra vida, de tal modo que pueda notar su presencia.

Señor danos aquello que nace de tu misericordia, solo tú nos conoces y más allá de nuestra razón, danos lo que necesitamos padre,  aunque no sea lo que pedimos. Amen.

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.

Columna Federico Ginzburg/ “Marsilio Ficino, el arzobispo neoplatónico olvidado”

Federico Ginzburg

 

“Marsilio Ficino, el arzobispo neoplatónico olvidado”

Hace algunos años atrás, me enteré de la existencia de Ficino hojeando el tomo “alquimia y mística” de Taschen, su nombre figuraba en una nota muy pequeña al lado de una ilustración de Robert Flood. A pesar de ser una nota breve y un tanto reduccionista, logró captar mi atención y llevarme a investigar acerca de su persona y trabajo. Desde aquel momento me sentí totalmente eclipsado. Marsilio Ficino nació cerca de Firenze (Italia) el 19 de octubre de 1433 y falleció el 1 de octubre 1499, fue un arzobispo protegido de Cosme de Médicis (mas tarde de Lorenzo de Médici). Natural a la época, Ficino era versado en diferentes campos como la filología, medicina, filosofía y, como si fuera poco, a la astrología. Sin embargo, lo realmente interesante fue su devoción por el platonismo; fue el primer traductor de toda la obra de Platón del griego al latín, tradujo también un buen numero de obras de autores neoplatónicos; Plotino, de Proclo “teología platónica“, algunos escritos del Pseudo Dionisio Areopagita, y también realizó un famoso comentario del “Banquete” de Platón. Dentro de estas traducciones hay un caso muy interesante sobre la obra de Jamblico (neoplatónico del siglo III-IV). el libro “sobre los misterios egipcios”, titulo con el que es conocido el escrito, fue puesto extrañamente por Ficino cuando el original poco tenía que ver con este; Jamblico lo tituló: “respuesta del maestro Abamón a la carta de Porfirio a Anebo y soluciones a sus dificultades que ella plantea” . el titulo impuesto por Ficino, causaría algunos estragos siglos mas tarde, cuando el tema de los  ritos, ceremonias y teologías entre los griegos y egipcios fuera uno de los  mas tergiversados en la literatura esotérica del siglo XIX.

Ahora bien, la huella imborrable de Marsilio Ficino en la larga historia del platonismo fue en parte, naturalmente, por todo este trabajo antes mencionado, sin embargo, mi pasión sobre su figura, tomó monumentales proporciones cuando estudié sobre la fundación en 1459 de la Accademia Platonica di Firenze. Aquí abro un paréntesis. En la historia del Platonismo, el mismo Platón fundó su escuela filosófica, la famosa “Academia de Atenas” en el año 388 AC, la cual fue pasando de mando, de maestro a alumno hasta el 90 AC cuando los Romanos la destruyeron. Esta primer academia tuvo tres etapas con numerosos directores y una vez disuelta, la historia institucional del movimiento se enfrió un tiempo. El Platonismo resurgió unos siglos después, en la “Escuela Neoplatónica de Alejandría” con la enigmática figura de Amonio Saccas, personaje del que se sabe muy poco, pero entre sus alumnos estuvo el famoso Plotino, quien sería junto con Platón y Aristóteles de las personalidades que mas influenciaron a distintas corrientes místicas de toda clase de religiones por siglos, ( literalmente, por muchos siglos). Plotino funda su propia escuela en Roma, y forma una contundente corriente de filósofos de su propia escuela, entre ellos Porfirio (maestro del antes mencionado Jamblico). La historia le daría una segunda oportunidad a la “Academia de Atenas” al ser reabierta por Plutarco de Atenas en el año 410 DC. con seis directores que se sucedieron (entre ellos Proclo), en 529 la escuela es finalmente prohibida. No iba a ser hasta el año 1459 cuando la inquietante visión de Ficino; sobre conectar el hermetismo, el platonismo y el cristianismo, desembocara en un nuevo resurgimiento de la antigua “Academia de Atenas”, y eso fue la fundación de la “Accademia Platonica di Firenze”.

Tomando una mayor perspectiva, el resurgimiento de la antigua fisionomía helénica en el arte del renacimiento en general, y particularmente italiano, habiendo comprendido también el trabajo ideológico y teológico de Ficino, da a entender un contexto mas que favorable para la completa divulgación del neoplatonismo, teniendo una de sus ultimas grandes figuras en un peculiar arzobispo italiano.

Mi profunda admiración sobre Marsilio Ficino, me mantuvo en movimiento de investigación para conseguir sus obras (salvo un libro de normal circulación, la mayoría inconseguibles en el mundo y particularmente desde aquí argentina). Estudiar con fervor su trabajo me llevó hasta la mismísima puerta del lugar donde funcionó la “Accademia Platonica di firenze”. hace dos años durante mi estadía en Firenze aproveché para buscar reconocimientos públicos de Marsilio Ficino, posiblemente el mas notable que se encuentra, es una placa dentro del Duomo di Firenze y también figura en un fresco de la “Basilica di Santa Maria Novella”. allí mismo encontré que la academia platónica había funcionado en una apartada villa perteneciente a los Medicis. La “Villa Medicea di Careggi” fue la sede que destinaron los Medicis para la institución. Una vez que supe de su ubicación, me tomé un bus desde el centro de Firenze hasta Careggi, el viaje fue mas largo de lo esperado, parecido en proporción a viajar desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a San Isidro. Una vez arribado, tengo que reconocer que no me esperaba una zona residencial tan bella y tranquila, pero peculiarmente rodeada de enormes predios de hospitales. Caminé bastante hasta una vieja reja oxidada y ahí pude ver el viejo edificio desde afuera. Lamentablemente estaba cerrado. Sin embargo, tampoco parecía que hubiera transito turístico alguno, ya que no gozaba de ningún tipo de divulgación el lugar en internet. Luego de esperar un rato durante una calurosa tarde italiana, un señor de mediana edad me aconsejó preguntar en un centro de informes cercano; como cuento chino de mil vueltas nadie tenía ninguna información acerca de como entrar y si funcionaba o no la villa para la visita turística. Extrañamente la jurisdicción del lugar justo terminaba donde empezaba el viejo predio de los medicis, y nadie sabía a quien pertenecía el control de dicho lugar. una vez más me acerque con alguna esperanza a de las abandonadas entradas y hallando dos obreros (para mi sorpresa los primeros hispanohablantes que me cruzaba en todo el recorrido), ellos me comunicaron que la villa estaba cerrada por refacciones. Apenas pude tomar una foto del lugar por fuera y me volví a Firenze.

Para concluir, pienso que la figura cuasi olvidada de Marsilio Ficino merece de bastante mayor reconocimiento. Naturalmente cualquier edición actual de libros neoplatonicos llevan alguna nota de las traducciones de Ficino, pero como personalidad es completamente desconocido. he aquí que surge desde mi profunda admiración sobre tal notable personaje y sus trabajos, el hecho de divulgar un poco de su interesante historia, dejando al lector una simple intriga o quizá por lo menos un nombre que debería ser recordado.

 

Marsilio Ficino

 

Acerca de Federico Ginzburg

Federico Ginzburg nacido en Buenos Aires en 1998, es un joven estudiante argentino, guitarrista clásico egresado del conservatorio Juan Pedro Esnaola. Actualmente dedica sus estudios a la dirección orquestal en la Universidad Nacional de las artes. Se desempeñó como orquestador, maestro interno  y asistente de regisseur. Su persistente interés por la cultura y el arte en general lo ha llevado por fuera de la música clásica, a desarrollar un estudio profundo sobre Neoplatonismo, kabbalah, como también misticismo en general, religiones y mitología. Devoto del cine de culto, profesa un continuo y minucioso estudio del mundo del séptimo arte.  La diversidad de intereses contiene además su afición, pasión y dedicación por el universo del Whisky escoces, el cual cultiva desde el 2016. En 2017, escribió el libro “La Invención Del Prestidigitador”  para el concurso “Ficciones” del Ministerio de Cultura de la Nación, en homenaje a Jorge Luis Borges. El mismo año, el cuento del autor “la noche del imaginario”, fue seleccionado en el “XXI Certamen Internacional de Poesía y Cuento” del “Grupo de escritores argentinos” para ser editado.

“Resiliencia y fe” por Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos de Interlitq

Arzobispo Eric Escala

Arzobispo Eric Escala escribe:

 

Resiliencia y fe

Todos hemos pasado por momentos en los que  nos resulta difícil continuar, el cansancio y las emociones pesan de tal manera que debemos reinventarnos; es justo en ese punto donde los creyentes nos enfocamos en la  fe,  ella nos ayuda a superar esta etapa,  otros prefieren llamarle  resiliencia.

¿Qué es esto?

Todos en algún momento escuchamos de nuestros padres, tíos, abuelos, vecinos, profesores y maestros, el  término antes era mejor, se vivía de forma más familiar, la tecnología nos ha aislado,  término con tantas cosas… y está dividiendo a las familias, alejando a los que están cerca.

Lo que nos sorprende es que ahora también lo decimos nosotros.

Es una adaptación  del inglés resilience, del latín resiliens  refiriéndose a la idea de retroceder, volver hacia atrás, hacer un rebote. Reiniciarnos, reinventarnos, no dejarnos caer.

Es la capacidad que tenemos de superar las adversidades por muy difíciles que parezcan.

Muchos pensamos que son insoportables que no podemos más, tal vez la pérdida de un empleo, la casa, la pareja y toca darnos un tiempo para regresar a la normalidad.

Gloria Gaynor se nos adelantó en este tema y describe en su canción i will survive como debemos actuar para superar un tipo de  adversidad y sale más barato que ir al psicólogo.

Se emplea esta palabra para expresar el regreso a un punto  inicial, volver a ser como niños dicen algunos. Su uso se proyecta en diferentes contextos: la ingeniería, la ecología y  la psicología.

Dios siempre nos acompaña, él no nos ha dejado solo y en todo momento cuida nuestra existencia aunque no le veamos y algunos no lo quieran aceptar.

Él es bueno en todo tiempo, nos da aquello que necesitamos y no lo que queremos, no siempre lo que queremos es lo que necesitamos.

Lo notamos después de algún tipo de hecho difícil, algunos es cuando se acuerdan de su presencia otros renegaran de la misma, somos seres difíciles de entender.

Algunos otros  tipos de resiliencia  son:

Resiliencia tecnológica: capacidad que tiene un sistema de resistir y recuperarse ante desastres y perturbaciones.

Resiliencia jurídica: posibilidad que poseen las personas de recuperar su estado original de libertad, igualdad e inocencia, después de haber sido sometidas a las acciones de fuerza del Estado.

Resiliencia social: capacidad que tienen los grupos  para sobreponerse a resultados adversos, reconstruyendo sus vínculos internos.

También existe en la biblia ejemplos de esto: José, Abraham, Moisés, Job es tal vez el ejemplo más profundo de lo podrían llamar los psicólogos alguien que ha terminado con éxito su tratamiento.

Tomemos un momento para visualizar los momentos en los que no veíamos esperanzas  y sentíamos que no podíamos más, todo se solucionó, aquí estamos Dios no nos dejó solos y podemos dar testimonio de ello.

También es bueno que busquemos maneras de ayudarnos a salir de esos problemas que nos pueden agobiar, estas pueden ser:

– Valorar las dificultades como posibles oportunidades, Dios siempre deja una puerta abierta cuando se cierra otra y mucho más grande.

– Afrontar los nuevos desafíos con un espíritu positivo, nuestra vida es nuestra historia, en cada historia siempre el protagonista triunfa.

– Asumir que el fracaso es una posibilidad, pero no interpretar el fracaso como una derrota definitiva.

– Adoptar una actitud flexible frente a los cambios, debemos ser como el bambú fuertes al tiempo pero flexibles con los fuertes vientos.

– Buscar la estabilidad emocional, no debemos rodearnos de amistades o relaciones toxicas.

– Aprender de las circunstancias negativas, todo tiene su propia enseñanza.

– Ser perseverante a la hora de seguir un camino.

Pidamos a Dios que nos haga entender que nunca nos va abandonar y menos en los momentos de mayor oscuridad, es cuando está más cerca de nosotros.

Señor te pedimos nos des la inteligencia necesaria para entender tu amor. Amen.

 

 

Acerca de Arzobispo Eric Escala, Editor de Asuntos Cristianos (Christian Affairs Editor) de Interlitq:

Su Excelencia Reverendisima Eric Escala

Nacio el 15 de junio de 1973 en la ciudad de La Chorrera; Panama, hijo de Alexis Escala y Francisca Maria Gonzalez, menor de tres hermanos Alex y Carlos.

Casado con Silvina Indelicato, padre de Joselyn y Valentino.

Realizo sus estudios primarios en la escuela Leopoldo Castillo Guevara, los secunadarios en el colegio Pedro Pablo Sanchez y obtuvo su bachillerato en letras en el Instituto Justo Arosemena.

Sus estudios universitarios los realizo en la Universidad Nacional de Panama, obteniendo la licenciatura en Humanidades con especialidad en Filosofia e Historia.

Sus estudios teologicos los realizo en la Fundacion San Alberto en la ciudad de Bogota, Colombia y en el Moore College.

Es Doctor en Filosofia y en Teologia.