Category: Argentina

La “Gestapo” de la Ley de Salud Mental explica lo inexplicable

 

Claudio Izaguirre escribe:

La “SS” de la Ley de Salud Mental, sale a interceptar las declaraciones de quien firma esta nota, el presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, Claudio Izaguirre, con la intención de justificar su actitud frente a la opinión pública, que los juzga con extremo rigor por dejar en la calle a cientos de miles de adictos que terminan en cárceles, hospitales o muertos, debido a que en lugar de enseñarles que tienen derecho a una vida sin drogas, los empujan a quedar en las garras de los vendedores de sustancias ilegales.

El Órgano de Revisión de la Ley de Salud Mental, conocido ya como LaGestapo o la SS de la ley 26657, tiene como único objetivo externar a la totalidad de adictos que se encuentran bajo tratamiento. Para esto utilizan interpretaciones jurídicas inventadas, presión extrema sobre las personas internadas, amenazas directas a profesionales de la salud que van desde sacarle el título habilitante a procesos penales por secuestro con condenas de 8 a 15 años de cárcel. Llaman a los familiares de las personas internadas acusándolos de renunciar al cobijo del internado y los amenazan con procesarlos por abandono de persona. La clara intención de estos señores es cerrar todos los centros de rehabilitación de adictos en toda la Nación.

Se refieren en su comunicado a la Resolución 5/19 de Sedronar en forma falaz, dado que la instrucción emanada del Presidente de la Nación Mauricio Macri es dejar sin efecto el cierre de los centros de rehabilitación, para lo cual SEDRONAR da un plazo de 5 años para que estos espacios de rehabilitación se adecuen a las nuevas normativas. Aclaramos que la gran mayoría de los pacientes son enviados a esos espacios por sus jueces de origen.

El Órgano de Revisión, lejos de acatar la orden Presidencial, siguen atacando los espacios de rehabilitación de adictos sin descanso, como es el caso Ibicuy, los centros Cristianos y los grupos de autoayuda como el de Merlo, provincia de Buenos Aires, entre otros.

Buscan cualquier excusa para allanar estos espacios convenciendo a jueces neófitos o ineptos, apoyados en lo que ellos interpretan sobre la ley de Salud Mental.

Así lograron que el interno Exequiel Palleres de Mendoza al ser externado, al abandonar su tratamiento y medicación, se convirtiera en homicida al ultimar a la periodista mendocina Paula Giglio, muerte que han intentado disimular desde el día en que se extinguía su vida.

El caso de Micael Funes conocido alcohólico y cocainómano de Rió Tercero, que gracias a la ley de Salud Mental eligió dejar el tratamiento en el Centro de Rehabilitación Virgen de Lujan, terminó el pasado 15 de junio de 2019 asesinando a sus dos abuelos en Cosquín, para luego acostarse a dormir y al día siguiente al tomar conciencia de sus actos se entregó ante la policía cordobesa.

Son más de 10 mil casos similares en la República Argentina. Esta actitud de laGestapo de la Ley de Salud Mental, condenan al sufrimiento a cientos de miles de familias a lo largo y ancho de todo el País que internan a sus familiares como un recurso cierto para salvarles la vida ya que son peligrosos para sí y para terceros.

La mayoría de los pacientes están internados por orden de los jueces de origen que conocen de cerca la problemática del afectado, sin embargo el Órgano de Revisión escondidos tras el Juez amigo de Pranacito interviene sobre estos internos desatando la paranoia en estos enfermos y sus familiares, pero se han encontrado con la queja de los jueces de origen ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En lo que va del año el mecanismo perverso e inmoral de la Justicia de Villa Paranacito, que solo se dedica a externar sin el menor miramiento a la salud, ha hecho que varios residentes sean sacados de Ibicuy para ser manicomializados en instituciones psiquiátricas por breve tiempo y uno de ellos con el agravante que ni siquiera lo volvieron a internar y se encuentra hoy en silla de ruedas producto de un intento de suicidio. Una menor que estaba internada en Ibicuy y que fue externada por estos supuestos cuidadores de los derechos humanos, hoy se encuentra desaparecida y según algunas pesquisas indican que fue tomada por quienes ejercen la trata en esa Provincia. Otros externados, cuyo nombre reservamos para entregarle en persona al Dr. Emilio Castrillon Presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos, ingresaron nuevamente en el devastador consumo de drogas con final incierto.

La guerra propuesta por el Órgano de Revisión y sus adláteres se encuentra en su primer etapa, la que concluirá con el encarcelamiento definitivo de estos señores como participes necesarios de los delitos que cometan estas personas externadas arbitrariamente.

Mientras el Presidente Municipal Gabriel García, junto a la Secretaria de Gobierno María Jensen y el Director Municipal de Consumo Problemático de Drogas Ceferino Falcón realizan una campaña preventiva junto a los recuperados de Ibicuy en el Club Isleños Independientes para jóvenes de los colegios secundarios, el Juez Adolfo Weimberg ataca infundadamente al centro de rehabilitación. Estimado lector, saque usted sus conclusiones.

“PENSAR EL ACOSO, ABUSO O MALTRATO: PREGÚNTATELO DESDE EL DIVÁN” por Elba Beatriz Sarlo

Elba Beatriz Sarlo

 

PENSAR EL ACOSO, ABUSO O MALTRATO:

PREGÚNTATELO DESDE EL DIVÁN

 

Cualquier persona independientemente de su edad, género, condición social, cultural o económica puede ser víctima de algún tipo de acoso, abuso o maltrato.

Seremos victimas del poder que ejerce un otro sobre nosotros en situaciones de vulnerabilidad por alguna de las condiciones antes mencionadas (edad, género, condición social, cultural o económica) cuando ese otro se posiciona desde alguna inequidad (p.e., supuesto “prestigio” o “superioridad” económica, social o cultural).

Ocurre cuando alguien induce desde el modo más sutil hasta el más violento a otro, a hacer algo que no le agrada o que lo intimida o que lo coloca en cierto riesgo, sintiéndose en la obligación o compromiso de aceptar sin darse cuenta porqué, suponiendo una sanción afectiva o de otra índole que implique algún tipo de  desaprobación o denigración.

Las personas con suficientes rasgos perversos eligen lugares o funciones donde desempeñarse y acceder fácilmente a la franja etaria que es pasible de victimizar.

Por ejemplo mediante algunos mecanismos te harán creer que sos mala persona por rechazar sus propuestas ya que son generalmente encantadores, populares, queridos por su entorno, inofensivos, sin “malas intenciones” o “no se dan cuenta”.

Así obtienen beneficios, aislan a sus victimas, las hacen sentir culpables generando malestar ante las ganas de decir no, poner límites , y, en otra instancia  hacer público lo que esta ocurriendo (compartiendo con allegados de confianza) o implementar algún tipo de denuncia.

Van produciéndose así escenas de acoso, maltrato o abuso, en el forzamiento a aceptar contactos fisicos no deseados, consumo obligado de sustancias, coerción mental: indagatoria y/o control sobre temas de la intimidad o privacidad alegando la necesidad de construir “confianza” o “pertenencia” mutua.

Como seres neuróticos que somos nos encontramos a la vuelta de la esquina ante la posibilidad que nuestros aspectos más vulnerables se encuentren víctima de tales manipulaciones, lo cual no nos torna ni cómplices ni  culpables.

Darnos cuenta es la oportunidad de considerar cómo ubicarnos ante estos posibles eventos y trabajar nuestras fortalezas para decir no, rechazar y denunciar de algún modo lo que está ocurriendo.

No se trata de ser iguales, nadie es igual a otro, todos somos diferentes en nuestra subjetividad por nuestra historia personal y pertenencias (de género, lugar de residencia, condiciones de vida etc.)

Desde este punto de vista que hallemos preferencias en mantener ciertas costumbres o tradiciones, (por ejemplo que un varón ceda el paso a una mujer, o, que un joven ceda el asiento a un mayor, etc., podemos citar muchas situaciones) no genera “deudas” que deban saldarse con ningún órden de sometimiento: no confundir la consideración mutua por las diferencias y los espacios propios, con el discurso esclavizante: “el que paga elije”, “el que sabe manda”,  “no digas”, “no te vistas así”,  etc.

La posición de abuso acoso o maltrato requiere de una inequidad marcada entre dos, donde uno ejerce poder sobre otro a quien pretende esclavizar.

En cambio, la posición de la consideración mutua requiere equidad entre sujetos libres que están en condiciones de tolerar y respetar los espacios de la individualidad.

Darnos cuenta y pedir ayuda profesional sobre lo que no podemos resolver, sobre nuestros aspectos vulnerables que nos ligan a estas modalidades de relación disfuncional donde la dependencia afectiva y la pérdida de individualidad prevalecen, es el punto de partida para generar los cambios necesarios, para alojar el Ser desde su única posible constitución, el espacio entre Sujetos, denominados por su diferencia.

 

Sobre Elba Beatriz Sarlo

Elba Beatriz Sarlo, Lic. en Psicología, Especialista en Psicoanálisis y Psicología Forense es argentina, nacida en Saladillo, Provincia de Buenos Aires en 1961.

Desde pequeña reside en Buenos Aires donde ha cursado sus estudios de grado y posgrado.

Se especializó en Psicología Médica en la Facultad de Ciencias Médicas  de la U.B.A. donde también se ha desempeñado como Docente en la Cátedra de Salud Mental.

Ha conducido diversos Cursos de Formación para Graduados en carreras de la Salud y ha publicado artículos científicos en publicaciones como Imago e Intramed.

Ha desarrollado las Jornadas Anuales sobre Educación Sexual dirigidas a Docentes y Padres que tienen lugar desde el año 2005, y, las Jornadas Anuales sobre Género en la Contemporaneidad, desde 2012.

Es cofundadora y coordinadora Asistencial y Docente de “Tratar Red Asistencial” desde 1986. Es coordinadora en “Espacio Particular” dedicado a las Artes y Psicoanálisis desde 2012.

“La Argentina exige el mismo paso de grandeza dado en 1816”, aseguró Macri en Tucumán

El presidente Mauricio Macri sostuvo desde Tucumán que “no hay marcha atrás cuando se deciden valores innegociables y cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección”, al remarcar que “la Argentina de hoy exige ese mismo paso de grandeza” dado por quienes declararon la independencia de España.

Así lo expresó al hablar en la Casa Histórica en San Miguel de Tucumán, en el acto central por el 203 aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional, acompañado por el gobernador tucumano, el peronista Juan Manzur, funcionarios nacionales y provinciales.

Condolencias

El discurso presidencial comenzó con un mensaje de condolencias a la familia del expresidente Fernando de la Rúa, fallecido esta mañana a los 81 años, a quien recordó como”un dirigente bien intencionado, una buena persona”.

Flanqueado por granaderos en el patio interno de la Casa Histórica, Macri trazó un paralelismo entre los congresales que declararon la independencia el 9 de julio de 1816 y los argentinos de hoy.

“Ellos cambiaron el futuro, igual que nosotros. No pensaban igual pero tuvieron la grandeza de ver más allá de esas diferencias. Hoy Argentina nos exige ese mismo paso de grandeza. Ellos sabían que había dificultades y que les iba a costar muchísimo, igual que nosotros. Actuaron desde la convicción, tenían valores claros y lo que no querían para sus vidas nunca más”, manifestó.

Remarcó que “no hay marcha atrás cuando se deciden valores innegociables, cuando el pueblo está decidido a ir en una dirección”.