Category: Argentina

“No es fácil ser psicoanalista, ni en la época de Sigmund ni ahora”: Joseph Knobel Freud

Joseph Knobel Freud: Photo Marcelo Caceres

Joseph Knobel Freud entrevistado por Luciano Lutereau:

¿Por qué el psicoanálisis incomoda todavía y no parece que vaya a dejar de hacerlo? ¿Qué críticas más subrepticias se disfrazan bajo la acusación de pseudo-cientificidad? ¿Cuál es la propuesta terapéutica del invento freudiano para las mujeres y hombres alienados en el siglo XXI? ¿Cómo interpreta un psicoanalista los cambios sociales, de la familia y la infancia en el mundo contemporáneo?

Joseph Knobel Freud es Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación, sección Psicología por la Universidad de Barcelona. Es Psicólogo Especialista en Psicología Clínica. Miembro Honorífico del WCP (World Council for Psychotherapy), Miembro de la European Interdisciplinary Association For Therapeutic Services with Children and Young People, Miembro de la Junta Directiva de la Federación Española de Asociaciones de psicoterapeutas y Miembro fundador de la Escuela de Clínica Psicoanalítica con Niños y Adolescentes de Barcelona. Llegó a Buenos Aires para dar cursos y talleres sobre psicoanálisis. Antes mantuvo esta conversación telefónica con Ñ.

-No debe ser fácil dedicarse al psicoanálisis con el apellido Freud, ¿qué piensa que diría su tío abuelo si viese el estado actual del psicoanálisis?

-Yo me siento muy honrado de llevar ese apellido; pero respecto a su pregunta no es fácil ser psicoanalista, ni en la época de Sigmund ni ahora. Sigmund Freud no era excesivamente optimista, ni con la civilización ni con el porvenir del psicoanálisis; sin embargo, si recogemos la preocupación que tenía para la divulgación de su teoría y de su clínica yo creo que hoy estaría muy contento.Cuando se cumplieron 150 años del cumpleaños de Freud un periodista sacó un artículo sobre la “muerte” del psicoanálisis en un prestigioso periódico en Catalunya, luego aparecieron ensayos como el de Michel Onfray [titulado: Freud, el crepúsculo de un ídolo, publicado en 2011] que querían hacernos creer que las ideas freudianas estaban en declive; le respondo lo mismo que respondí en aquel momento: el psicoanálisis está más vivo que nunca… En todo el mundo hay grandes grupos de psicoanalistas de varias e interesantes orientaciones; podríamos aplicar el dicho del maestro Cervantes: “¡Ladran Sancho!”. Y eso es lo que sucede; sí que ladran: los psicólogos conductuales, los neuropsicólogos, que quieren reducir el comportamiento humano al funcionamiento del cerebro, los laboratorios que pretender calmar el sufrimiento a base de pastillas; todos ellos se incomodan aún con el psicoanálisis. Tal vez porque el psicoanálisis mantiene una propuesta diferente desde sus inicios: una escucha única para cada caso, no una respuesta adaptativa al medio. El psicoanálisis es la única práctica que no expulsa al distinto, que no lo patologiza, que rescata el valor subversivo de ser diferente

“Llegar a Nueva York”, una poema de John Updike, traducida del inglés al español por Manuel Martínez Novillo

Manuel Martinez Novillo

Llegar a Nueva York

 

de John Updike

 

Después de Providence, Connecticut:

el verde desafiante del paisaje, sin interrupción

salvo por esas ciudades en fila, astutas y engreídas,

pueblos en espíritu, demasiado vitales para ser llamados

por lo que son, demasiado pequeños para parecer sinceros.

Y luego como la Muerte esto cae sobre nosotros:

una planicie de basura echando vapor, una capa de marrón

que empieza a teñir los árboles y el césped como

si hubieran sido expuestos a rayos del centro del calor-

esos son los signos que vemos en retrospectiva.

Pero miramos impactados y nos asombra

que el verde haya desaparecido de las ventanas,

que el horizonte hacia todos lados esté segmentado

en tantas líneas pequeñas que lo confundimos

con el perfil de un cerro arbolado contra el cielo, o que tan lejos

como la mente puede ir hay edificios, pavimento, calles.

Los más altos se elevan en la niebla como dioses

serenos y atentos, pero nosotros tenemos miedo igual,

porque hemos visto desde este tren la lucha

por la complejidad: la hoja se ha convertido en piedra.

 

                                                                                        

 

Traducción: Manuel Martínez Novillo

 

 

Coming into New York

 

After Providence, Connecticut-

the green defiant landscape, unrelieved

except by ordered cities, smart and smug,

in spirit villages, too full of life

to be so called, too small to seem sincere.

And then like Death it comes upon us:

the plain of steaming trash, the tinge of brown

that colors now the trees and grass as though

exposed to rays sent from the core of heat-

these are the signs we see in retrospect.

But we look up amazed and wonder that

the green is gone out of our window, that

horizon on all sides is segmented

into so many tiny lines that we

mistake it for the profile of a wooded

hill against the sky, or that as far

as mind can go are buildings, paving, streets.

The tall ones rise into the mist like gods

serene and watchful, yet we fear, for we

have witnessed from this train the struggle to

complexity: the leaf has turned to stone.                  1953

 

Source: John Updike. 2015. Selected Poems. Edited by Christopher Carduff. New York: Alfred A. Knopf.

Acerca de Manuel Martinez Novillo

Condenan al “brujo del amor” argentino: les pedía a sus clientas videos sexuales para hacer hechizos y las extorsionaba

Ariel Boiteux

Ariel Boiteux perdió sus “poderes” el 8 de noviembre de 2017. Ese día entró a una sucursal de Western Union en Paraguay para retirar la plata de su última extorsión y terminó detenido. Es que este argentino era el “hechicero de amor”, un hombre que vivía en territorio paraguayo pero prometía realizar “amarres” -como se le llama en la jerga a la “unión de parejas”- en al menos 11 países.

Como ritual, les pedía a sus clientas que se grabaran teniendo sexo y que le enviaran los videos por WhatsApp. Días después, desde otro número, las extorsionaba con que iba a compartir las imágenes en las redes sociales si no le enviaban dinero. Así, entre 2016 y 2017, estafó a 200 mujeres en Paraguay, Chile, Bolivia, Perú, Costa Rica, Guatemala, México, España, Suiza, Italia y Estados Unidos.