Norberto Padilla, el hombre de la sonrisa