La columna de Flavia Propper – Inspiración