“Meditaciones pornofilosóficas”, Primero, por Salvina Spota