"Sesenta y seis líneas son suficientes para que Borges describa la codicia de un hombre y la posible locura de otro"