“Desde la trinchera” escuchemos a Daniel Santoro, artista plástico (por Yamila Musa)

04/07/2020

Entrevistado por Yamila Musa

Biografía

Daniel Santoro: Nació en Buenos Aires en 1954. Estudió en la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Concurrió al taller de Osvaldo Attila. Trabajó como realizador escenógrafo en el Teatro Colón entre 1980 y 1991. En 1985 realizó numerosos viajes por Oriente exponiendo en diversos museos y galerías de arte.

 

Yamila Musa

BIOGRAFÍA 

Yamila Musa nació en Villa María, ciudad de la provincia de Córdoba. Con sólo tres años, comenzó su formación en Declamación y Arte Escénico. Esto la llevó a proyectarse en la comunicación integral, por lo cual concretó sus estudios de Licenciada en Comunicación en la Universidad Nacional de Córdoba. Al finalizar su carrera universitaria se trasladó a la Capital Federal en búsqueda de nuevas oportunidades. Realizó diversos trabajos relacionados al sector de la cultura, entre ellos como Directora de Producción de la Película “La Invención de Borges” del Director francés Nicolás Azalbert. Actualmente es Periodista & editora de la revista The International Literary Quarterly,  y colaboradora de la Fundación Cineteca Vida.

“The Weakness of Strength,” an article by David Garyan

July 3rd, 2020
Ravenna, Italy

 

The Weakness of Strength

In Ancient Chinese philosophy the ever-recognizable symbol of yin and yang is both appealing from an aesthetic point of view and also from the perspective of its simple philosophy—the nature of opposites.

However, are things really that straightforward in the end? Is it only about the interconnectedness between fire and water, male and female, earth and sky, and so on? In other words, when we consider these opposites, why do we categorize them as such to begin with? Surely, fire and water couldn’t be any more different in terms of their chemical compositions, but if we look at their capacity to cause destruction, they really are very similar in the end. A flood can destroy a city just as quickly as a fire can; in this sense, their properties are almost identical.

The same can be said for men and women. There’s a biological and chemical difference even (testosterone, body type, and other factors), but in their actual desires, men and women—if once again we look at it from the perspective of destruction—have almost similar capacities to wreak havoc on themselves and on others; in the same vein, the capability and desire for love is pretty much equal in both sexes (for those who think women are generally more empathetic, I highly urge you to familiarize yourself with Stanley Milgram’s electroshock experiment). For our purposes, however, let us grant that men and women are the same when it comes to their ability to cause destruction and their capabilities for love. What purpose does the yin and yang serve, then, if we look at fire and water—or women and men, for that matter—from the perspective of love and destruction?

I would like to make the same argument for strength and weakness; biologically, a bodybuilder might be stronger than your average man and the best female bodybuilder will always be weaker than her male counterpart—granted. If we look at strength and weakness from the perspective of destruction and love, however, things move beyond the traditional yin and yang conception—the black and white becomes one thing, grey.

The great philosopher Friedrich Nietzsche, in his book The Anti-Christ, wrote the following: “What is good? Everything that heightens the feeling of power in man, the will to power, power itself. What is bad? Everything that is born of weakness. What is happiness? The feeling that power is growing, that resistance is overcome.” Nietzsche, in this sense, believed that it was both natural and noble for people to display their strength, for that meant the complete realization of the individual—the final transformation of a person as he or she attained a total agency over their will with which they could maximize their own powers, in a sense becoming divine to an extent, even godlike, perhaps. “God is dead,” Nietzsche famously uttered, and he must be replaced with something—the individual and his will to power.

In the most poetic sense, however, Nietzsche died at the age of 55, completely in the care of his family, having lost whatever powers (whether creative or physical) he had. Nevertheless, the strength of the thought he produced—despite the later debilitation that affected his body—remains as powerful as ever. The question hence becomes: Was Nietzsche a weak man? It’s a difficult question to answer. Certainly, he was a hypocrite because he didn’t have the strength to kill himself before becoming the less-than-ideal human being that people should be according to his view.

The same can be said for Ayn Rand, who, throughout her younger years, denounced those who took advantage of social services as parasites and moochers, only to suffer a debilitating illness later in life which gave her no other choice but to collect social security—something she chose to do under a different name. Today, Atlas Shrugged remains one of the most powerful books ever written. Like Nietzsche, what do we make of this?

I have neither the intention nor desire to defend or criticize Nietzsche or Rand—it’s not my place to judge. I would, however, like to resume the discussion of strength and weakness. Strength, and by extension the power it produces, has given us many positive things. Firefighters carrying people out of burning buildings, laborers who built great monuments like the pyramids, and, in the psychological sense, resilient individuals we can depend on are also a product of strength. In the same sense, however, strength has also given people the ability to build walls, to push others away, and to harm the environment; with respect to building walls (whether physical or psychological), the strength which allows for this is actually based on weakness—an obsession from protecting one’s self from threats real or imagined and in that sense the act represents a fundamental characteristic not of power, but of fear. In other words, unlike vulnerability, strength plays it safe by installing barriers to keep danger away, knowing perhaps that it might not be powerful enough to deal with whatever problem life may produce.

Weakness, and by extension vulnerability, does not have the luxury of this aforementioned protection; it must deal with whatever arises (whether it’s physical or psychological) in a direct manner. Paradoxically, also, by refusing to close itself off, to shut itself away from the world, vulnerability takes more chances; it opens itself up to new experiences, people, places, and opportunities—even when it has been hurt before. Vulnerability is a testament to the human spirit. It represents the highest essence of humanity. Some authors like Ursula K. Le Guin have even argued that the suffering which comes from being vulnerable is purer than love. In her novel, The Dispossessed, she writes the following, worth quoting at length: “It is our suffering that brings us together. It is not love. Love does not obey the mind, and turns to hate when forced. The bond that binds us is beyond choice. We are brothers. We are brothers in what we share. In pain, which each of us must suffer alone, in hunger, in poverty, in hope, we know our brotherhood. We know it, because we have had to learn it. We know that there is no help for us but from one another, that no hand will save us if we do not reach out our hand. And the hand that you reach out is empty, as mine is. You have nothing. You possess nothing. You own nothing. You are free. All you have is what you are, and what you give.” The ability to suffer, to be vulnerable is, thus, the greatest human strength—many are capable of doing it stoically while some need drugs or different forms of escape and others yet can’t endure this pain at all.

Even more interesting to our discussion is the fact that strong people who use their power to build physical and psychological walls around themselves have even less chance of finding happiness and joy. They may be comforted by the momentary security which they do receive in their dungeons, but sooner or later the person must step out in search of food for the body and nourishment for the soul, which represents the happiness we all seek. Le Guin is, likewise, aware of this fact: “If you evade suffering you also evade the chance of joy. Pleasure you may get, or pleasures, but you will not be fulfilled. You will not know what it is to come home.” The age-old cliché of leaving the comfort zone to succeed even reaches as far as Sicily: Cu nesci arrinesci; this is one of the first things I learned in Italy that I had already known for a long time, just not in the Sicilian language. It must be said that I’ve taken a very positive interpretation of the aforementioned proverb; according to a very good Sicilian friend I met here, the phrase is largely construed negatively on the island—young people abandoning Sicily to seek fortune elsewhere, but there’s nevertheless something to be said about moving on and away from your comfort zone to find success, to make a change, to see things differently.

Frankly, in that respect, I’ve always had a rather negative outlook on weakness and vulnerability—being a man made it “necessary” to conform with certain gender standards imposed by society and this didn’t help my perspective either. It was only at the University of Bologna at the end of Professor Annalisa Furia’s course, Political Power Beyond State Boundaries: Migration, Development and Human Rights, that I began to change my mind about this topic. In one of her concluding lecture slides, she had written the following about reevaluating vulnerability: “even though it is produced as the condition of certain categories, it is our common condition.” Once again, a simple piece of logic on the surface but the fact that she had chosen to highlight “common condition” made me start thinking deeper about the issue. Whereas before I had championed Nietzsche’s idea of the will to power, I now denounce it as the weakest pursuit humans can have. In fact, much of what constitutes power is based on paranoia and pathological fear. Seattle University professor and psychologist George Kunz, who passed away recently, in his book, The Paradox of Power and Weakness, argues exactly that: “When we are psychologically captured and driven by our own power, we know that our bondage is, first, our addiction to the sweet taste of power itself; second, our addiction to the stuff that power can purchase; third, our habitual blindness to the needs of others; and, finally, our fear of losing the power to exercise more power. Obsessive fear, compulsive needs and fear of others’ taking our power drive us into ourselves and away from others. The power of power can be self-destructive. It tends to burrow into and cling to the heart, rather than expose itself to the needy claims of others.” On a personal level, Kunz’s statement fascinates me because I experienced something exactly like what he describes for myself.

Again, as I’ve said before, it’s not my place to judge anyone here; thus, I will simply describe the situation in the most neutral way possible. About seven months ago, I got to know a person (let’s call this individual Alex and use “they” in the interest of privacy). Although I still think Alex is a great person, they fit Dr. Kunz’s description perfectly, which made it very hard to spend time with them. Due to the walls they built, any attempt to go beyond the surface with this person was met with resistance; at the same time, interaction was quite cordial and warm when Alex could stay within clearly delineated comfort zones and things also went especially well at parties when everyone was drunk and there was no need—or the capability, for that matter—to discuss something more meaningful. Alex enjoyed the attention of everyone, so long as others didn’t dig below the surface and come out on the other side of the wall; on repeated occasions, nevertheless, this very person described themselves as “strong,” and tried to project an image of fierce independence—all of this, however, was an illusion, because, in reality, Alex was and continues to be an individual who neither possesses much mental resilience, nor independence; their strength and independence, in fact, is produced by deriving great pleasure from their ability to manipulate people and using them for whatever purposes any given situation requires—at will. I have really not seen what Alex is like when there’s no one to impress or manipulate, all I know is that their self-purported strength turned out to be hollow in the end because they repeatedly refused to behave in a manner beyond surface-level interaction (one of the characteristics of mental fortitude) despite showing great interest and warmth towards me in their comfort zone, where the chance of being vulnerable was very low.

It’s always discouraging when people don’t turn out to be who you thought they were, especially when they don’t live up to the very labels they make for themselves. My idea of strong men and women lies in their ability to be vulnerable, to take risks, to give other people a chance, especially when these very individuals only want the best for you. As I said, I neither blame Alex, nor do I think they’re a bad person—it’s just a psychological burden to be around them, and that’s why I decided to distance myself. They’re too “strong” and they themselves push people away.

In the end, I don’t think life is really long enough for us to be powerful. We spend many of our years helpless and weak, from the moment we’re born until we become adults; and in old age we require the care and attention of others. The prime of our life is perhaps ten or twenty years at best. I’m always reminded of this when I listen to Bob Seger‘s song Fire Inside. My favorite part is quite pertinent to the discussion:

I think we all have problems and we all need help in certain respects—I’m probably the person who’s in need of the most guidance in this respect, but when someone claims to be “strong” just to push people away, all because they don’t want to experience vulnerability, well, then, like Le Guin said, they don’t have a good chance of finding the spiritual nourishment that produces happiness—something which exists outside of their caves. No person can help another person who’s hanging from a cliff but refuses to take someone’s hand because they trust in their own strength to pull themselves up.

On the concluding slide of her lecture, Professor Furia posted the following quote by Giovanni Testori: “Healing is possible only if you accept the wound.” Life will break everyone—even the so-called “strong.” The question, hence, becomes: How will you get up and what will you do afterwards?

 

Addition: After reading my article, Alex got the suspicion that I was writing about them. As I predicted, they sent me an insulting message accusing me of all sorts of things: It was my fault that I tried to seek a closer connection with them; it was my fault for trying to be a good friend. It can’t be denied that I did misjudge the nature of this friendship; on my part, I take full responsibility for that, but the anger coming from this person was totally unwarranted; it confirmed to me everything that I’ve written—Alex is obsessed by the power which comes from their own self-described strong personality and my refusal to be controlled any longer meant they had lost the ability to manipulate someone, which is all they really wanted to begin with. As I again predicted, instead of talking to me, asking if the article was about them (maybe it is and maybe it isn’t—I never implicated them; it could be about anyone, really), and attempting to resolve the situation in a way where we could both walk away from this like mature adults, they further used their weakness of strength to build bigger walls and push me further away, unfriending me on Facebook and blocking me on WhatsApp—indeed, very powerful, independent, and mature, which is exactly what I expected from this “strong” person. Had they been stronger, however, more courageous even, and attempted to speak with me like I’m a human being instead of a punching bag, I may have gone the extra mile myself and agreed to take down the article, but not any longer, because, like I said, Alex’s actions confirmed all the arguments I made within it. To the insulting message I received, I sent the nicest possible response, stating that despite their disparaging remarks, I still respected them and wished them the best. Why let something good that happened in the past turn bad from my side? On this Independence Day, I can say that I’m free and that I’ve finally moved on from this.

 

About David Garyan

David Garyan has published three chapbooks with Main Street Rag, along with a full collection, (DISS)INFORMATION, with the same publisher. He holds an MA and MFA from Cal State Long Beach, where he associated himself with the Stand Up Poets. He is currently studying International Cooperation on Human Rights and Intercultural Heritage at the University of Bologna. He lives in Ravenna.

“…Soy profundamente latina, tanto en mis pensamientos como en mi actuar…”, con Marisa Herrera (por Yamila Musa)


(Marisa Herrera)

02/07/2020

Entrevistado por Yamila Musa

 

SERIE: VOCES DE AMÉRICA LATINA

 

En el camino que fuiste transitando durante tu carrera ¿podrías reconocer cuáles fueron tus aciertos y cuáles tus errores?

Desde una primera lectura en clave introspectiva y sin ánimo -aunque con cierto temor- a caer en un “lugar común”, se podría sostener que los errores también forman -en algún sentido- de los aciertos por el aprendizaje que conlleva. ¿Seríamos lxs mismxs si no hubiéramos tomado consciencia de los errores? ¿Es posible que haya errores que en su momento no fueron visto como tales y que con el tiempo -tiempo que aún no habría llegado- se los observara como tales? ¿Cuántos errores vistos como tales fueron hábiles para su reconversión en aciertos o, al menos, para tomar otros rumbos que hoy podrían ser entendidos de ese modo? Es en este marco crítico e interpelativo signado por la profunda interacción entre errores, aciertos y aprendizaje que ensayaré una respuesta plausible, siempre de carácter provisoria por esa posible reconversión futura.

Para alguien un tanto autoexigente que suele pensar y preguntarse más por lo que falta, lo que no se pudo y el camino por recorrer, me resulta más sencillo comenzar por los errores que involucra también a los silencios u omisiones. En esta lógica, el primer error cometido -que lo suelo explicitar en alguna que otra charla con estudiantes de derecho organizadas en su mayoría por agrupaciones estudiantiles- es el no haber militado en mi época de estudiante. El no haberme animado a colaborar en generar debates tan necesarios en un ámbito aún tan reaccionario, conservador y machista como lo es la Facultad de Derecho de la UBA; como lo son en general, las facultades de derecho.

En el plano más personal, hay ciertas características que pueden ser vistas como errores y virtudes -más que “aciertos”- a la par, como ser el “romanticismo” y el “apasionamiento desmedido. El primero, porque sigo creyendo que las instituciones pueden cambiar para bien, observo otras lógicas horizontales y sororas y después me doy cuenta que son infinitamente más patriarcales y expulsivas de lo que creía y, a pesar de ello, no me resigno a creer que pueden modificarse aunque sea de a poco, como parte de un proceso cultural de largo aliento y que si nunca se empieza o al menos se libra batalla hacia ese camino, jamás vamos a lograr que los cimientos se muevan, se deconstruyan y reconstruyan bajo otras lógicas absolutamente diferentes. El segundo, trae consigo la dificultad de poder evaluar y/o medir las consecuencias de ciertas decisiones, acciones u objetivos y, a la par, es lo que ha permitido mostrar con orgullo que le he puesto cuerpo, cabeza y corazón a varios debates que han sido centrales en la ampliación de derechos, es decir, en la inclusión de colectivos sistemáticamente discriminados o reformas legislativas que se han animado a poner en crisis el nudo gordiano de las desigualdades de género como son las relaciones de familia.

Un claro acierto -sin reconversión ni duda- es el haber renunciado al Poder Judicialpara terminar mi tesis doctoral gracias a una beca de la UBA, requisito ineludible para el ingreso a la Carrera de investigador(a) del Conicet en el 2007. Es que para dar ciertos debates y librar ciertas luchas hay que ser libre; este elemento jamás hubiera sido posible si permanecía en el Poder Judicial o me hubiera dedicado al ejercicio de la profesión que se está condicionado también por estar “del otro lado del mostrado” como se dice en la jerga popular, pero vinculada en definitiva “al mostrador” con lo que eso significa.

Si tuvieras que definirte ¿te identificas más como latinoamericana o como ciudadana del mundo?

Ni lo dudo, como latinoamericana. Me genera una satisfacción enorme definirme como latinoamericana, no por nada uno de los libros que marcó mi paso por la secundaria ha sido la obra maestra del recordado Galeano “Las venas abiertas de América Latina”. Soy profundamente latina, tanto en mis pensamientos como en mi actuar. Por algo siempre me generaba una extraña mezcla de bronca y pena ir a algún restaurante o “market” que está abierto las 24 horas en Nueva York -lugar al que he ido tantísimas veces porque mi hermana vivió allí por 25 años y hoy está de regreso- y atendía un latino -por lo general, mexicano- le hablaba en español y hacía ver que no me entendía. Me daba ganas de decirle: “Por qué escondés y renegás de tus orígenes, no te das cuenta qué forma parte de nuestra identidad, que es de las mejores cosas que tenemos, compartimos y nos une”. En todo caso, podría ser perfectamente una ciudadana del mundo mostrando con orgullo que soy latina.

¿Qué debería aprender América Latina de los Estados Unidos y qué debería aprender Estados Unidos de América Latina?

Qué difícil para responder en unos pocos párrafos. Acá sí que se juega el poder de síntesis con contenido. Voy por lo segundo porque me resulta más fácil señalar alguna de las tantas cosas que debería aprender Estados Unidos de América Latina. La espontaneidad. En general, la psico-socio-cultura yankee es más rígida, calculadora, estructurada y fría. Desde agendar con semanas de anticipación para poder ir a cenar con amigxs, hasta la imposibilidad de sacarle el pepino a la hamburguesa porque no saben como cobrártela; por decir, dos situaciones de la vida cotidiana que marcan un estilo que, en mi opinión, los aleja o atemoriza de animarse a la riqueza (término que reconceptualizo en clave afectiva en vez de económica tan propia de ellos) y la profundidad que significa sentir y transitar las relaciones sociales desde un lugar más apasionado y espontáneo.

Ahora vamos con la inversa. Qué debería aprender América Latina de Estados Unidos. No dejarse someter. No ser objeto de opresión; como así tampoco oprimir, ahogar, esclavizar, muy propio de una de las primeras potencias mundiales.

¿Considerás que América Latina sufre una secular explotación desde los tiempos de Colón hasta el presente y tiene las “venas abiertas” como refiere Eduardo Galeano en una de sus obras?

Juro que después de contestar la pregunta que se hizo más adelante advertí que aquí también se alude a ella. La dejo porque mi respuesta y, en especial, la anécdota es genuina y como tal, entiendo que debería quedar así. Justamente, por lo que se viene diciendo y citando la misma fuente de imaginación y comparación literaria, mi respuesta es absolutamente positiva. Como se dice, como muestra basta un botón. Cómo se extrañan esos pequeños/grandes gestos como fue el discurso del ex presidente Néstor Kirchner ante George Bush diciéndole NO al Alca… no por casualidad hace poco, el actual presidente Alberto Fernández recordó la Unasur y esa ¿utopía? de una gran “Patria Grande”. Esto se podría resumir en dos palabras claves, elocuentes e interdependientes: SOBERANIA y LIBERTAD.

Si pudieras tener la experiencia de cambiar durante un tiempo tu género y tu raza ¿lo harías? ¿Cómo te imaginas?

Mi primera reacción es Noporque soy de las que cree que no es necesario tener que vivir en carne propia ciertas experiencias para poder saber, conocer y escribir sobre ellas; si ello fuera así, de cuántas cosas no estaríamos habilitadxs a hablar, reflexionar e interpelar.

La segunda reacción sería SÍ, porque en esta búsqueda constante y sonante de una investigadora social por indagar sobre otros espacios, otras culturas, otras relaciones, otros saberes, cambiar el género (¿a uno no binario?) y la raza podría ser una muy buena experiencia/herramienta para seguir abriendo la mente cuan paracaídas en palabras de Einstein, hacia una sociedad menos hipócrita, más inclusiva; menos pacata, más amplia; menos discriminadora, más humana.

 

 

BIOGRAFIA – Marisa Herrera

Propuesta por el Estado argentino como experta independiente para integrar el Comité de la CEDAW (siglas en inglés de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer). Doctora en Derecho, Facultad de Derecho, UBA. Investigadora Independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Especialista en Derecho de Familia, Facultad de Derecho, UBA. Profesora Titular de “Derecho de Familia y Sucesiones”, Facultad de Derecho, Universidad Nacional de Avellaneda. Profesora Adjunta con dedicación semiexclusiva de “Derecho de Familia y Sucesiones”, Facultad de Derecho, UBA. Directora de la Maestría en Derecho Civil, Facultad de Ciencias Jurídicas, Universidad Nacional de La Pampa. Directora de la Carrera de Especialización en Derecho de Familia, Universidad Nacional del Sur. Directora de la Carrera de Especialización en Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y Codirectora del Observatorio de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, Facultad de Derecho, Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Codirectora de la Revista de Interdisciplinaria de Doctrina y Jurisprudencia de Derecho de Familia, Abeledo Perrot, Buenos Aires. Integrante del equipo de redacción del Código Civil y Comercial de la Nación, en los temas correspondientes al área de familia, infancia y adolescencia. Directora e integrante de varios proyectos de investigación. Profesora invitada y conferencista en cursos de posgrado y/o eventos académicos. Autora de varios libros y artículos sobre la especialidad.

 

Yamila Musa

BIOGRAFÍA 

Yamila Musa nació en Villa María, ciudad de la provincia de Córdoba. Con sólo tres años, comenzó su formación en Declamación y Arte Escénico. Esto la llevó a proyectarse en la comunicación integral, por lo cual concretó sus estudios de Licenciada en Comunicación en la Universidad Nacional de Córdoba. Al finalizar su carrera universitaria se trasladó a la Capital Federal en búsqueda de nuevas oportunidades. Realizó diversos trabajos relacionados al sector de la cultura, entre ellos como Directora de Producción de la Película “La Invención de Borges” del Director francés Nicolás Azalbert. Actualmente es Periodista & editora de la revista The International Literary Quarterly,  y colaboradora de la Fundación Cineteca Vida.

Odd Couplets, a poem by Mary Harwell Sayler

Odd Couplets

The birds have this whole happy choir thing going, not knowing
it isn’t Spring.

Their singing has nothing to do with the large electric bill we’ll acquire
from this week’s icy weather,

nor do they know the cost of coats and other wintry wear.
What do they care?

Yes, I know we’re more than sparrows in God’s eyes,
but I’m surprised

by the questions these small thoughts raise:
birds, warmed by the moment, lift the air with praise.

 

 

 

¿La expropiación de Vicentín conduce al default de la deuda argentina? (por Ignacio Montes de Oca)


Ignacio Montes de Oca

 

¿La expropiación de Vicentín conduce al default de la deuda argentina?

 

Por Ignacio Montes de Oca

 

El gobierno venía negociando con los tenedores de bonos para evitar un default definitivo, cuando cometió un error torpe con Blackrock, el principal fondo de inversión del mundo y clave para llegar a un acuerdo. Todo tiene que ver con la expropiación de Vicentín y la obsesión ideológica de Cristina Kirchner y su delfín

El jefe, la jefa del jefe y el delfín que opera en las sombras

Mientras se negociaba con los bonistas, Alberto Fernández recibió un pedido de la vicepresidente Cristina Kirchner para avanzar sobre el Grupo Vicentín a partir de una deuda de 300 millones de dólares otorgados por el Banco Nación. El cuestionamiento en torno a las condiciones de otorgamiento y la sospecha de vaciamiento de la sociedad madre que pidió un concurso preventivo de quiebra, fueron vistos como una oportunidad por la vicepresidente Cristina Kirchner, que aún conserva el poder para imponerse por sobre quien se supone es su superior inmediato

Ante las primeras críticas, el presidente Fernández salió a aclarar que todo era una idea suya y que la había consultado con su vice. Esa aseveración confirmó lo contrario, más aun cuando los sectores ligados a la vicepresidente y su hijo Máximo se apuraron a aclarar en privado que aquella era una jugada política del clan Kirchner. La presencia de la senadora Anabel Fernández Sagasti junto al presidente el día del anuncio fue una confesión: la senadora está íntimamente ligada al hijo de Cristina Kirchner y el colocarla en un sitio tan privilegiado ese día no tenía sentido, salvo el de comunicar que la agrupación La Cámpora que obedece al primogénito era protagonista central de la decisión.

Para el sector más “chavista” del gobierno representado por la vice y su hijo Máximo, aquella expropiación era un negocio político con varias ganancias. Por un lado, agitó las banderas nacionalistas detrás de la consigna que la movida apuntaba a la “soberanía alimentaria” de la patria. Por el otro, permitió acusar a sus predecesores del macrismo de haber otorgado préstamos al grupo cuando no cumplían las condiciones para obtenerlo y de paso iniciar una causa por lavado de dinero contra el ex presidente Mauricio Macri y los directivos del grupo por medio de la Unidad de Información Financiera. Y, finalmente, mostrar iniciativa política de ese sector en momento en que la crisis económica y el hastío por la cuarentena más prolongada del planeta por la pandemia de coronavirus se reflejaba en una caída estrepitosa en la imagen del gobierno y una proporción  cada vez más numerosa de la sociedad se expresaba por medio de movilizaciones y cacerolazos.

Aquella épica duró poco al cuestionarse la constitucionalidad de la intervención preventiva ordenada por el ejecutivo cuando había un proceso de quiebra en curso en la justicia, cuando se supo que la mayor parte de las exportaciones del grupo Vicentín constituyen partidas de soja para alimentar cerdos chinos y que siete de cada diez pesos que le prestó el banco estatal al grupo fueron otorgados durante la administración de Cristina Kirchner. Pero eso le importa poco a la militancia más radicalizada del kirchnerismo, que cada vez expresa mas acuerdo con las posturas anti empresa de la vicepresidente y la gravitación que tiene sobre ellas la figura de su primogénito y sucesor designado, Máximo.

No todo es tan sencillo

El problema con Blackrcok comenzó a notarse cuando comenzó a disiparse el humo de los fuegos artificiales lanzados en el momento de anunciarse la intervención de Vicentín. Dentro de las empresas que incluyó en la futura expropiación hay unidades que no tenían problemas ni estaban concursadas. Entre ellas, Renova, que tiene dos grandes instalaciones en dos localidades de la provincia de Santa Fé. Una de ellas en San Lorenzo y otra en Timbúes.

La planta ubicada en Timbúes procesa granos de soja y la de San Lorenzo biodiesel para la exportación y procesa 500 toneladas diarias de soja. Casi toda la producción es destinada a la exportación.

Renova fue fundada en 1993 por el grupo Vicentín, pero luego tuvo por socio minoritario al grupo Molinos Rio de la Plata. Este socio se retiró del negocio en 2014 y cedió la mitad del 33% de acciones a Vicentín y a Renova. Con el paso del tiempo Renova aumentó su participación al 49% de la empresa a través de Oleaginosas Moreno SA. El 5 de diciembre pasado, Glencore aumentó su participación al 66% tras comprarle acciones a su socio.

La socia de Vicentín pertenece al grupo suizo Glencore, que es hoy el mayor comercializador de materias primas del mundo. El paquete accionario de Renova tiene varios socios, entre ellos el gobierno de Qatar y fondos de inversión. Entre esos fondos de inversión se encuentra Blackrock, que tiene el 6% de la propiedad de Glencore y es el segundo accionista detrás de los qataríes.

Es decir que, al haber anunciado que se avanzaba sobre los negocios del grupo, la presidencia argentina alentó la idea que iba por la parte de la empresa en donde Blackrock tiene intereses.

Aunque la empresa en problemas dentro del Grupo Vicentín no era Renova, el gobierno anunció que se la podía expropiar de todos modos. Si bien el decreto que ordena la intervención solo menciona a Vicentín SACIF, en los discursos se habló de todas las empresas del grupo y aquello tiene sentido dado que sin la sinergia de las otras unidades, la empresa madre es apenas un montón de deudas sin valor político y comercial alguno.

En las discusiones que comenzaron a repetirse en torno a la decisión de expropiar, quedó en claro que además el gobierno apuntaba a controlar el mercado de la exportación. Los funcionarios y más aun los que se agrupan en torno a Máximo Kirchner, empezaron a hablar de la necesidad de tener una “empresa testigo” estatal que ayudara a fijar precios y condiciones en ese mercado. Aquello era otro golpe para Blackrock y los otros accionistas de Renova, que a través de Oleaginosa Moreno se convirtieron en el principal actor de ese rubro.

Y el tercer desafío tiene que ver con una alternativa de salvataje financiero que podría haber evitado la expropiación. Glencore tenía vigente desde febrero una propuesta para hacerse con el control del Grupo Vicentín, lo que hubiese evitado el concurso judicial al aportar 325 millones de dólares que permitirían sortear la emergencia financiera. Pero esa oferta no fue considerada por el gobierno al avanzar en la expropiación con la excusa de “evitar la extranjerización”

Y todo esto mientras el ministro Guzmán intentaba convencer a los bonistas que acepten su propuesta para quitar capital e intereses y el presidente mexicano le explicaba al CEO de Blackrock que su amigo argentino tenía las mejores intenciones.

¿Qué diablos está haciendo el gobierno argentino?

El presidente Fernández no puede decir que la relación con Blackrock es un asunto de menor importancia. El 12 de mayo el presidente mexicano Manuel Lopez Obrador reveló que había recibido un llamado de su par argentino en el que le pidió que intercediera ante ese fondo para que aceptaran la propuesta de canje de bonos

Y cuando las negociaciones estaban en curso y ya bastante maltratadas por dos meses de postergaciones, los ejecutivos de Blackrock recibieron la noticia de la expropiación de Vicentín y la novedad que podría avanzar sobre su empresa. Tres días después del anuncio de Vicentín y aun cuando no se definía ni el alcance de la expropiación ni su viabilidad, Blackrock anunció que estaba lejos de alcanzar un acuerdo. Disociar un hecho del otro es imposible.

No se sabe aún si con la embestida  los funcionarios argentinos intentaron dar una muestra de fuerza o el clan Kirchner que pergeñó la movida solo es incapaz para entender la complejidad del mercado sobre el cual se estaban lanzando. Lo que lograron es arruinar todo lo conversado con Blackrock, cuya opinión influye en el resto de los bonistas

El fondo Blackrock, al igual que sus pares de Ashmore y Fidelity, no quiere aceptar el monto de quita que propone en ministro de economía argentino. Pretenden cobrar en efectivo los cupones e intereses antes de proseguir un arreglo. La diferencia con el otro grupo de bonistas liderado por los fondos Greylock y Fintech podría aceptar una quita, pero siguen reclamando garantías que el gobierno argentino no termina de definir. Entre las posturas de unos y otros, hay 3.000 millones de diferencia.

Por ser el mayor fondo de inversión del mundo, la postura que adopte Blackrock sería seguida por un mayor grupo de tenedores de bonos, que suelen confiar en el equipo de negociación del gigante que construyó su prestigio con posturas e inversiones más sólidas que sus competidores. Y de su veredicto sobre la Argentina, muchas de las decisiones de inversión qe podría y necesita recibir la Argentina para recuperarse de una capida del 10% de su PBI desde enero de 2020.

De allí que el modo en que los argentinos se sentaran frente a ese grupo resultara tan crucial. Y por eso el asunto Vicentín tiene el potencial de dinamitar cualquier postura conciliadora de ese fondo.

Pero además, el avance del gobierno trae dos consecuencias adicionales: deberá aumentar su déficit del gobierno al hacerse cargo de los pasivos de una empresa que alcanzan los 1300 millones de dólares. Al mismo tiempo, que la actitud hacia las empresas privadas y nacionales y extranjeras espante nuevas inversiones, lo cual supone proyectar menos ingresos en divisas y quizás menor actividad en el sector del agro que se podría resistirse a ser parte de un mercado que pudiera ser dominado por una compañía estatizada. Y que, además, sería dominado por las huestes de Máximo Kirchner que insisten en presentarlos como un enemigo de la patria y amenazarlos con nuevas expropiaciones y recortes a sus ganancias.

Si el gobierno argentino se declaró en default técnico en mayo por afirmar que no podía pagar 503 millones de dólares del vencimiento de un bono ¿De dónde sacaría los 1300 millones que demandaría la aventura nacionalista en Vicentín?

Esto lleva a otra pregunta ¿Si tienen dinero para salvar una empresa porque no lo tienen para pagar en tiempo y forma los bonos que acaban de vencerse?

Es cuestión de números y perspectivas, ya no solo de avanzar contra uno de los bonistas que reclaman el pago. Y si se quiere, en un análisis más fino, la expropiación representa una rotura de contrato de respeto a la propiedad privada en la que se incluyen el dinero invertido en bonos argentinos. Un movimiento nacionalista tan dramático tiene efectos extremadamente profundos sobre todo el escenario económico futuro de la Argentina.

El daño ya está hecho. El mayor fondo de inversión, el mayor trader de materias primas y la mayor planta de molienda del mundo de un lado y el mayor default del mundo del otro Todo en medio de una cuarentena record usada como excusa para expropiar. Argentina es tierra de records y no para su carrera hacia un lugar que nadie conoce aún, pero que no pareciera ser el paraíso del desarrollo.

De nuevo: mientras el ministro Guzmán rogaba a Blackrock que influyera en otros bonistas para resolver el tema de los bonos, el presidente Fernández anunciaba que les expropiaría su unidad de negocios en Renova o que, al expropiar la empresa madre, se sentaría en el directorio para influir en las decisiones de la compañía con un peso desigual ya que tiene la posibilidad de establecer las reglas de juego del sector. En los dos escenarios, es una provocación que en el mundo de los negocios no pasa desapercibida. Considerando que Vicentín mueve anualmente hasta 4 mil millones de dólares en exportaciones y que parte de ese negocio se enhebra con los de Renova, se trata de una decisión que implica mucho dinero. Y en los negocios, cuantos más ceros más peso tiene el problema

Y queda ver si Blackrock va con su reclamo por el pago de los bonos ante la corte de New York y con ello rompe definitivamente la mesa de negociaciones, además de convertir en un paria a la Argentina. De hecho, el país ya es una paria, pero todavía hay un escalón más debajo de la desesperante situación en la que se encuentra y que se daría con un default y un juicio que incluyera embargos y cierre de mercados como represalia. Hay corsos de carnaval más organizados que los Fernández

Sucede que si caemos en default las exportaciones van a verse afectadas sin importar que se trate de carne, granos o biodiesel. Para exportar necesitamos inversiones que se harían más difíciles en un contexto de default. Por donde lo mires, la expropiación de Vicentín fue un mal negocio

 

Acerca de Ignacio Montes de Oca