The International Literary Quarterly
Contributors

Shanta Acharya
Marjorie Agosín
Donald Adamson
Diran Adebayo
Nausheen Ahmad
Toheed Ahmad
Amanda Aizpuriete
Baba Akote
Elisa Albo
Daniel Albright
Meena Alexander
Rosetta Allan
María Teresa Andruetto
Innokenty Annensky
Claudia Apablaza
Robert Appelbaum
Michael Arditti
Jenny Argante
Sandra Arnold
C.J.K. Arkell
Agnar Artúvertin
Sarah Arvio
Rosemary Ashton
Mammed Aslan
Coral Atkinson
Rose Ausländer
Shushan Avagyan
Razif Bahari
Elizabeth Baines
Jo Baker
Ismail Bala
Evgeny Baratynsky
Saule Abdrakhman-kyzy Batay
Konstantin Nikolaevich Batyushkov
William Bedford
Gillian Beer
Richard Berengarten
Charles Bernstein
Ilya Bernstein
Mashey Bernstein
Christopher Betts
Sujata Bhatt
Sven Birkerts
Linda Black
Chana Bloch
Amy Bloom
Mary Blum Devor
Michael Blumenthal
Jean Boase-Beier
Jorge Luis Borges
Alison Brackenbury
Julia Brannigan
Theo Breuer
Iain Britton
Françoise Brodsky
Amy Brown
Bernard Brown
Diane Brown
Gay Buckingham
Carmen Bugan
Stephen Burt
Zarah Butcher McGunnigle
James Byrne
Kevin Cadwallander
Howard Camner
Mary Caponegro
Marisa Cappetta
Helena Cardoso
Adrian Castro
Luis Cernuda
Firat Cewerî
Pierre Chappuis
Neil Charleton
Janet Charman
Sampurna Chattarji
Amit Chaudhuri
Mèlissa Chiasson
Ronald Christ
Alex Cigale
Sally Cline
Marcelo Cohen
Lila Cona
Eugenio Conchez
Andrew Cowan
Mary Creswell
Christine Crow
Pedro Xavier Solís Cuadra
Majella Cullinane
P. Scott Cunningham
Emma Currie
Jeni Curtis
Stephen Cushman
David Dabydeen
Susan Daitch
Rubén Dario
Jean de la Fontaine
Denys Johnson Davies
Lydia Davis
Robert Davreu
David Dawnay
Jill Dawson
Rosalía de Castro
Joanne Rocky Delaplaine
Patricia Delmar
Christine De Luca
Tumusiime Kabwende Deo
Paul Scott Derrick
Josephine Dickinson
Belinda Diepenheim
Jenny Diski
Rita Dove
Arkadii Dragomoschenko
Paulette Dubé
Denise Duhamel
Jonathan Dunne
S. B. Easwaran
Jorge Edwards
David Eggleton
Mohamed El-Bisatie
Tsvetanka Elenkova
Johanna Emeney
Osama Esber
Fiona Farrell
Ernest Farrés
Elaine Feinstein
Gigi Fenster
Micah Timona Ferris
Vasil Filipov
Maria Filippakopoulou
Ruth Fogelman
Peter France
Alexandra Fraser
Bashabi Fraser
Janis Freegard
Robin Fry
Alice Fulton
Ulrich Gabriel
Manana Gelashvili
Laurice Gilbert
Paul Giles
Zulfikar Ghose
Corey Ginsberg
Chrissie Gittins
Sarah Glazer
Michael Glover
George Gömöri
Giles Goodland
Martin Goodman
Roberta Gordenstein
Mina Gorji
Maria Grech Ganado
David Gregory
Philip Gross
Carla Guelfenbein
Daniel Gunn
Charles Hadfield
Haidar Haidar
Ruth Halkon
Tomás Harris
Geoffrey Hartman
Siobhan Harvey
Beatriz Hausner
John Haynes
Jennifer Hearn
Helen Heath
Geoffrey Heptonstall
Felisberto Hernández
W.N. Herbert
William Hershaw
Michael Hettich
Allen Hibbard
Hassan Hilmi
Rhisiart Hincks
Kerry Hines
Amanda Hopkinson
Adam Horovitz
David Howard
Sue Hubbard
Aamer Hussein
Fahmida Hussain
Alexander Hutchison
Sabine Huynh
Juan Kruz Igerabide Sarasola
Neil Langdon Inglis
Jouni Inkala
Ofonime Inyang
Kevin Ireland
Michael Ives
Philippe Jacottet
Robert Alan Jamieson
Rebecca Jany
Andrea Jeftanovic
Ana Jelnikar
Miroslav Jindra
Stephanie Johnson
Bret Anthony Johnston
Marion Jones
Tim Jones
Gabriel Josipovici
Pierre-Albert Jourdan
Sophie Judah
Tomoko Kanda
Maarja Kangro
Jana Kantorová-Báliková
Fawzi Karim
Kapka Kassabova
Susan Kelly-DeWitt
Mimi Khalvati
Daniil Kharms
Velimir Khlebnikov
Akhmad hoji Khorazmiy
David Kinloch
John Kinsella
Yudit Kiss
Tomislav Kuzmanović
Andrea Labinger
Charles Lambert
Christopher Lane
Jan Lauwereyns
Fernando Lavandeira
Graeme Lay
Ilias Layios
Hiên-Minh Lê
Mikhail Lermontov
Miriam Levine
Suzanne Jill Levine
Micaela Lewitt
Zhimin Li
Joanne Limburg
Birgit Linder
Pippa Little
Parvin Loloi
Christopher Louvet
Helen Lowe
Ana Lucic
Aonghas MacNeacail
Kona Macphee
Kate Mahony
Sara Maitland
Channah Magori
Vasyl Makhno
Marcelo Maturana Montañez
Stephanie Mayne
Ben Mazer
Harvey Molloy
Osip Mandelstam
Alberto Manguel
Olga Markelova
Laura Marney
Geraldine Maxwell
John McAuliffe
Peter McCarey
John McCullough
Richard McKane
John MacKinven
Cilla McQueen
Edie Meidav
Ernst Meister
Lina Meruane
Jesse Millner
Deborah Moggach
Mawatle J. Mojalefa
Jonathan Morley
César Moro
Helen Mort
Laura Moser
Andrew Motion
Paola Musa
Robin Myers
André Naffis-Sahely
Vivek Narayanan
Bob Natifu
María Negroni
Hernán Neira
Barbra Nightingale
Paschalis Nikolaou
James Norcliffe
Carol Novack
Annakuly Nurmammedov
Joyce Carol Oates
Sunday Enessi Ododo
Obododimma Oha
Michael O'Leary
Antonio Diaz Oliva
Wilson Orhiunu
Maris O'Rourke
Sue Orr
Wendy O'Shea-Meddour
María Claudia Otsubo
Ruth Padel
Ron Padgett
Thalia Pandiri
Judith Dell Panny
Hom Paribag
Lawrence Patchett
Ian Patterson
Georges Perros
Pascale Petit
Aleksandar Petrov
Mario Petrucci
Geoffrey Philp
Toni Piccini
Henning Pieterse
Robert Pinsky
Mark Pirie
David Plante
Nicolás Poblete
Sara Poisson
Clare Pollard
Mori Ponsowy
Wena Poon
Orest Popovych
Jem Poster
Begonya Pozo
Pauline Prior-Pitt
Eugenia Prado Bassi
Ian Probstein
Sheenagh Pugh
Kate Pullinger
Zosimo Quibilan, Jr
Vera V. Radojević
Margaret Ranger
Tessa Ransford
Shruti Rao
Irina Ratushinskaya
Tanyo Ravicz
Richard Reeve
Sue Reidy
Joan Retallack
Laura Richardson
Harry Ricketts
Ron Riddell
Cynthia Rimsky
Loreto Riveiro Alvarez
James Robertson
Peter Robertson
Gonzalo Rojas
Dilys Rose
Gabriel Rosenstock
Jack Ross
Anthony Rudolf
Basant Rungta
Joseph Ryan
Sean Rys
Jostein Sæbøe
André Naffis Sahely
Eurig Salisbury
Fiona Sampson
Polly Samson
Priya Sarukkai Chabria
Maree Scarlett
John Schad
Michael Schmidt
L.E. Scott
Maureen Seaton
Alexis Sellas
Hadaa Sendoo
Chris Serio
Resul Shabani
Bina Shah
Yasir Shah
Daniel Shapiro
Ruth Sharman
Tina Shaw
David Shields
Ana María Shua
Christine Simon
Iain Sinclair
Katri Skala
Carole Smith
Ian C. Smith
Elizabeth Smither
John Stauffer
Jim Stewart
Susan Stewart
Jesper Svenbro
Virgil Suárez
Lars-Håkan Svensson
Sridala Swami
Rebecca Swift
George Szirtes
Chee-Lay Tan
Tugrul Tanyol
José-Flore Tappy
Alejandro Tarrab
Campbell Taylor
John Taylor
Judith Taylor
Petar Tchouhov
Miguel Teruel
John Thieme
Karen Thornber
Tim Tomlinson
Angela Topping
David Trinidad
Kola Tubosun
Nick Vagnoni
Joost Vandecasteele
Jan van Mersbergen
Latika Vasil
Yassen Vassilev
Lawrence Venuti
Lidia Vianu
Dev Virahsawmy
Anthony Vivis
Richard Von Sturmer
Răzvan Voncu
Nasos Vayenas
Mauricio Wacquez
Julie Marie Wade
Alan Wall
Marina Warner
Mia Watkins
Peter Wells
Stanley Wells
Laura Watkinson
Joe Wiinikka-Lydon
Hayden Williams
Edwin Williamson
Ronald V. Wilson
Stephen Wilson
Alison Wong
Leslie Woodard
Elzbieta Wójcik-Leese
Niel Wright
Manolis Xexakis
Xu Xi
Gao Xingjian
Sonja Yelich
Tamar Yoseloff
Augustus Young
Soltobay Zaripbekov
Karen Zelas
Alan Ziegler
Ariel Zinder

 

President, Publisher & Founding Editor:
Peter Robertson
Vice-President: Glenna Luschei
Vice-President: Sari Nusseibeh
Vice-President: Elena Poniatowska
U. S. General Editor: Neil Langdon Inglis
London Editor/Senior Editor-at-Large: Geraldine Maxwell
New York Editor/Senior Editor-at-Large: Meena Alexander
Washington D.C. Editor/Senior
Editor-at-Large:
Laura Moser
Argentine Editor: Yamila Musa
Deputy Editor: Allen Hibbard
Deputy Editor: Jerónimo Mohar Volkow
Deputy Editor: Bina Shah
Advisory Consultant: Jill Dawson
General Editor: Beatriz Hausner
General Editor: Malvina Segui
Art Editor: Lara Alcantara-Lansberg
Art Editor: Calum Colvin
Deputy General Editor: Jeff Barry

Consulting Editors
Shanta Acharya
Marjorie Agosín
Daniel Albright
Meena Alexander
Maria Teresa Andruetto
Frank Ankersmit
Rosemary Ashton
Reza Aslan
Leonard Barkan
Michael Barry
Shadi Bartsch
Thomas Bartscherer
Susan Bassnett
Gillian Beer
David Bellos
Richard Berengarten
Charles Bernstein
Sujata Bhatt
Mario Biagioli
Jean Boase-Beier
Elleke Boehmer
Eavan Boland
Stephen Booth
Alain de Botton
Carmen Boullossa
Rachel Bowlby
Svetlana Boym
Peter Brooks
Marina Brownlee
Roberto Brodsky
Carmen Bugan
Jenni Calder
Stanley Cavell
Hollis Clayson
Sarah Churchwell
Marcelo Cohen
Kristina Cordero
Drucilla Cornell
Junot Díaz
André Dombrowski
Denis Donoghue
Ariel Dorfman
Rita Dove
Denise Duhamel
Klaus Ebner
Robert Elsie
Stefano Evangelista
Orlando Figes
Tibor Fischer
Shelley Fisher Fishkin
Peter France
Nancy Fraser
Maureen Freely
Michael Fried
Marjorie Garber
Anne Garréta
Marilyn Gaull
Zulfikar Ghose
Paul Giles
Lydia Goehr
Vasco Graça Moura
A. C. Grayling
Stephen Greenblatt
Lavinia Greenlaw
Lawrence Grossberg
Edith Grossman
Elizabeth Grosz
Boris Groys
David Harsent
Benjamin Harshav
Geoffrey Hartman
François Hartog
Molly Haskell
Selina Hastings
Beatriz Hausner
Valerie Henitiuk
Kathryn Hughes
Aamer Hussein
Djelal Kadir
Kapka Kassabova
John Kelly
Martin Kern
Mimi Khalvati
Joseph Koerner
Annette Kolodny
Julia Kristeva
George Landow
Chang-Rae Lee
Mabel Lee
Linda Leith
Suzanne Jill Levine
Lydia Liu
Margot Livesey
Julia Lovell
Thomas Luschei
Willy Maley
Alberto Manguel
Ben Marcus
Paul Mariani
Marina Mayoral
Richard McCabe
Campbell McGrath
Jamie McKendrick
Edie Meidav
Jack Miles
Toril Moi
Susana Moore
Laura Mulvey
Azar Nafisi
Martha Nussbaum
Tim Parks
Clare Pettitt
Caryl Phillips
Robert Pinsky
Elizabeth Powers
Elizabeth Prettejohn
Martin Puchner
Kate Pullinger
Paula Rabinowitz
Rajeswari Sunder Rajan
James Richardson
François Rigolot
Geoffrey Robertson
Ritchie Robertson
Avital Ronell
Carla Sassi
Michael Scammell
Celeste Schenck
Daniel Shapiro
Sudeep Sen
Hadaa Sendoo
Miranda Seymour
Daniel Shapiro
Mimi Sheller
Elaine Showalter
Penelope Shuttle
Werner Sollors
Frances Spalding
Gayatri Chakravorty Spivak
Julian Stallabrass
Susan Stewart
Rebecca Stott
Mark Strand
Kathryn Sutherland
John Whittier Treat
David Treuer
David Trinidad
Marjorie Trusted
Lidia Vianu
Victor Vitanza
Marina Warner
David Wellbery
Edwin Williamson
Michael Wood
Theodore Zeldin

Assistant Editor: Sara Besserman
Assistant Editor: Ana de Biase
Assistant Editor: Conor Bracken
Assistant Editor: Eugenio Conchez
Assistant Editor: Patricia Delmar
Assistant Editor: Lucila Gallino
Assistant Editor: Sophie Lewis
Assistant Editor: Krista Oehlke
Assistant Editor: Siska Rappé
Assistant Editor: Naomi Schub
Assistant Editor: Stephanie Smith
Assistant Editor: Emily Snyder
Assistant Editor: Robert Toperter
Assistant Editor: Laurence Webb
Art Consultant: Verónica Barbatano
Art Consultant: Angie Roytgolz


Interlitq is archived by Columbia University Libraries Web Resources Collection


Interlitq has acted as a collaborating institution of Americas Society in New York, founded by David Rockefeller in 1965

 

Luciano Lutereau

Psicoanalistas Argentinos:
Género y psicoanálisis: la violencia machista

Yamila Musa entrevista a Luciano Lutereau
 

 



Masculinidad, neurosis y violencia de género. El Dr. Luciano Lutereau responde desde una mirada profunda diversos interrogantes sobre estas problemáticas que preocupan a la sociedad contemporánea, y nos lleva a reflexionar sobre la importancia de las relaciones sociales en un nuevo contexto histórico, no sólo desde una concepción no-binaria que incluye a hombres y mujeres más allá de una oposición, sino desde el entramado social que involucra a instituciones y profesionales.

Tags: masculinidad - crisis de la masculinidad – ideal romántico – ideal heroico – rol de la mujer – neurosis obsesiva – histeria – violencia machista – femicidios - instituciones – medios – psicoanálisis

¿Qué es ser varón y que se entiende por crisis o destitución de la masculinidad?

La masculinidad es una institución simbólica, social, que estructura su consolidación moderna a partir de dos grandes ideales: por un lado el ideal romántico como ideal amoroso, y por otro lado el ideal heroico. Ambos ideales, que se fortalecen entre los siglos XVI y XVII, tienen como efecto que la masculinidad moderna u occidental implique siempre algún tipo de puesta a prueba de la propia potencia, a través de la cual quien atraviesa esa prueba puede considerarse un hombre.

La crisis de la masculinidad implica que esos ideales empezaron a resquebrajarse de alguna manera. Hoy en día, en primer lugar, el ideal del amor romántico no tiene mucha vigencia. En tiempo de las redes sociales nadie busca acceder al otro por la vía del enamoramiento, estamos en tiempos del sexo ocasional, donde el encuentro sexual es previo y mucho más requerido que el encuentro amoroso. Por eso se sufre tanto por el amor. Es más fácil tener sexo con alguien que enamorarse, es ésta una queja cotidiana.

En segundo lugar, en relación a la puesta a prueba, al ideal heroico, a la hazaña, también enfrentamos una crisis. En la medida que el ideal del esfuerzo, la idea de que a través de alguna prueba se accede a algún resultado también está en crisis. Se lo ve también en otras de las formas actuales que tiene el éxito inmediato, alguien que no quiere consolidar una posición sino que busca “pegarla”, se dice que trata de hacer algo que pegue, y ahí se ve la inmediatez del efecto, eso que no implica ningún tipo ni de formación ni de capacidad.

Por eso hace un tiempo empecé a hablar de una destitución masculina, donde eso vale tanto para hombres como para mujeres, porque también las vías masculinas de sexuación valieron para muchas mujeres y no sólo para los varones. En ese sentido, la crisis de la masculinidad es más amplia que una crisis propia de los varones. Es una crisis social, una crisis de ciertas instituciones simbólicas que hoy en día ya no funcionan para mediar la relación entre los sexos.

¿Cuáles son los cimientos que sustentan los estereotipos del género masculino?

El estereotipo de lo masculino se piensa justamente a través de esto que decía de la relación de la puesta a prueba de la potencia. En última instancia implica, por un lado, el heroísmo como cierto componente idealizado en relación a lo amoroso. Esto arma de alguna manera la idea de lo masculino como algo que requiere siempre un cierto tipo de trabajo, esfuerzo, competencia.

Fundamentalmente habría dos elementos en este estereotipo. Por un lado la competencia, ser hombre implica haber atravesado la competencia con otros hombres, a donde no salir de alguna manera victorioso en esa competencia lo feminiza. Es algo que se ve entre los jóvenes cuando sobretodo se plantean proezas del estilo: “a que no te animas a hacer tal cosa”. La prueba como tal no tiene mucho valor sino que lo que se juega ahí es la masculinidad, el atreverse a hacerlo. Hoy en día los jóvenes hacen cualquier tontería y a veces el riesgo adolescente tiene que ver con eso, con una forma de atravesar esa competencia.

Por otro lado, en lo amoroso, con el carácter celoso y posesivo que manifiesta el deseo del varón, la consolidación de su masculinidad implica atravesar un deseo posesivo con respecto al otro. Son dos ideas que Freud siempre indicó como propias del análisis de un varón. Un varón atraviesa un psicoanálisis en la medida en que logra desposeerse de ese deseo posesivo, deja de ser alguien que ama solamente desde un punto de vista celoso.

¿Y la mujer, qué lugar ocupa?

La mujer ocupa diversos lugares. Una cuestión que sí es importante mencionar es el hecho de que la mujer tenga en el ámbito social un papel más destacado, lo que no quiere decir que lo haga por competencia con el hombre. Una lectura ingenua sería la de que ahora la mujer busca adquirir vías masculinas o se masculiniza, o porque una mujer sale al mundo del trabajo y desempeña muy bien cargos gerenciales, se la llama “mujer fálica”. El prejuicio implícito es creer que esos son lugares masculinos, y que la mujer que acceda a esos lugares está conceptualizada desde lo masculino.

En todo caso, hay un acceso de la mujer al espacio público, lugares sociales más facilitados, y muchas mujeres lo hacen de una manera absolutamente femenina, lo que no implica doblar una competencia con el varón, o que los varones se sientan en competencia con la mujer.

Por otro lado, la mujer en la sociedad contemporánea, como lo llamé en mi libro “Ya No Hay Hombres”, es la mujer como sujeto de goce.

En la sociedad patriarcal, la mujer ocupaba un lugar eminentemente de objeto de intercambio, por ejemplo entre las alianzas familiares, en la cual un hombre debía pedirle la mano de su hija a otro hombre. Pero hoy en día, la mujer ya no tiene ese lugar de objeto sino un lugar de suposición de goce. Es algo que vemos cotidianamente con la aparición cada vez de más productos vinculados a la sexualidad femenina, la constitución actual del ideal de la mujer multi-orgásmica.

En mis consultas me ha tocado recibir mujeres que son mujeres que no gozan lo suficiente, porque viven con el imperativo de que deberían gozar más, el nuevo sufrimiento de algunas mujeres pasa por ese lado, por no gozar todo lo que creen que deberían. Ahí se ve claramente el carácter normativo de ese goce.

¿Por qué crece la violencia de género?

Cuando pensamos en la perspectiva de género y en algo tan dramático como un femicidio, pensamos que hay un hombre y una mujer, pero muchas veces hay abogados, profesionales de la salud, un montón de otras personas que también involucran su fantasía, y creo que también deberían ser imputados como cómplices solidarios de un asesinato. Pienso en un caso donde un hombre había matado a una mujer en una habitación en la que estaban los abogados, digamos que para los diarios un hombre mató a una mujer, pero en los hechos, en esa habitación había otras personas. En ese punto, también deberían ser evaluados a veces los profesionales que trabajan en este tipo de asuntos alimentando fantasías, que después cuando ocurre un incidente terrible son los primeros en borrarse.

¿Se puede decir que la histeria les conviene a las mujeres y la neurosis obsesiva a los hombres? ¿El género favorece a estos síntomas?

Actualmente dicto un seminario que se llama “Histeria masculina y neurosis obsesiva femenina”, como una manera de ubicar la relación entre el género y las neurosis, justamente para mostrar que es un prejuicio heteronormativo en el psicoanálisis, el creer que las mujeres están principalmente destinadas a la histeria y los varones a la obsesión.

De hecho todavía ocurre que para muchos analistas, sólo es posible tratar a una mujer considerándola histérica y solo puede tratar a un varón considerándolo obsesivo, con lo cual muchos aspectos del tratamiento de una mujer quedan psicopatologizados o pensados histéricamente cuando tienen que ver con aspectos femeninos, de la misma manera que muchos aspectos masculinos de un varón son tildados psicopatológicamente como obsesivos, cuando en realidad tienen que ver con su masculinidad.

Cuando hablé de que para todo varón la construcción de su masculinidad implica el atravesamiento de un deseo posesivo, no quiere decir que sea un deseo psicopatológico o que eso lo convierta en obsesivo, es el deseo del varón. De la misma manera que para toda mujer: el deseo también es vivido de una forma particular de acuerdo con su género, que se modifica históricamente y que no siempre es el mismo deseo, y que eso no lleva necesariamente a hablar de una psicopatología. Creo que ahí empieza la necesidad para el psicoanálisis de revisar profundamente sus categorías, y ver de qué manera cuantas de sus nociones psicopatológicas en realidad son un prejuicio heteronormativo.

La violencia tiene más incidencia en los hombres que en las mujeres y se ha logrado llevar este debate a la opinión pública, a la exposición en los medios. ¿Esto ayudó al aumento y proliferación de femicidios que se dan hoy en nuestro país?

Creo que los medios hacen una construcción particular de esto, como no podía ser de otra forma, con una estructura que ya es conocida y fue estudiada por semiólogos, me refiero a la estructura de “otro caso más”. Está estudiado por analistas del discurso publicitario cómo la construcción mediática de noticias de acuerdo con “otro caso más”, lo que hace es imponer en la opinión pública un tema. Los casos de femicidios son todos distintos, sin duda vivimos en una sociedad absolutamente machista y violenta contra las mujeres, eso es un dato fundamental. Pero sin atravesar las distinciones singulares de cada caso es difícil establecer un debate conceptual.

No creo que la construcción mediática de estos casos esté ayudando a combatir los femicidios, tampoco que los incentive, no sé cómo plantear un estímulo en ese sentido. Digo que no ayuda a deconstruir ni pensar el problema de la violencia, sino que construye una sensación de urgencia permanente, donde todo caso puede ser asimilado a otro y no se piensa en las especificidades del mismo. No se llega a pensar la complejidad del problema, porque sobre todo se plantea la cuestión en términos de la violencia de un hombre contra una mujer, se piensa en términos binarios, un hombre individual y una mujer individual, donde uno ejerce la violencia sobre otro, se piensa con una estructura básica y la violencia tiene muchos elementos más.

Como decía recién, la violencia requiere un entramado que a veces implica instituciones, la ineficacia de muchos dispositivos que deberían contenerla, es algo que por lo general los medios no destacan lo suficiente, como eventualmente que la violencia no es algo espontáneo, no surge de un día para otro. Hay denuncias y gente que no actuó antes, entonces hay alguien que tiene que estar responsabilizado. Es lo que ocurrió hace poco con el caso del hombre que mató a una chica y había tenido una excarcelación por parte de un juez con informes adversos, ¿Quién va a imputar a ese juez? Desde mi punto de vista, ese juez es absolutamente responsable de la muerte de esa chica, y sin embargo lo que sabemos al día de hoy es que el juez pidió vacaciones y goza de un encubrimiento por parte del sistema judicial.

Sería interesante que los medios periodísticos empiecen a investigar, no es tanto el relato narrativo del hombre que mata a la mujer, sino que empiecen a analizar por ejemplo la complicidad del sistema judicial con la violencia de género.

A tu criterio ¿Cuáles son las causalidades psíquicas que llevan al varón a cometer un femicidio o desencadenar en un hecho de violencia?

Este es un tema de discusión bastante importante para mí, por un lado porque me preocupa lo que desarrollé en mi último libro Edipo y violencia: cómo el siglo XXI está realizando las fantasías perversas del siglo XIX, sobre todo la fantasía criminológica.

Hoy en día, sin ir más lejos, en el próximo Congreso Internacional de Psiquiatría que se va a hacer en Mar del Plata, una de las mesas está vinculada justamente al perfil psicológico del hombre violento. Esa es claramente una idea retrograda del siglo XIX, creer que hay perfiles y de alguna manera la posibilidad de hacer una prevención. Estamos a un paso de plantear que los violentos son personas con una estructura cerebral diferente, y que hay que actuar medicamentosamente, o de otro modo, que con esa estructura cerebral evitaríamos la violencia.

La violencia es un fenómeno social determinado de manera múltiple, no desde un punto de vista psicológico. Por eso hablo de violencia machista sobre la mujer. Porque la violencia machista sobre la mujer la ejercen también las mujeres; hombres y mujeres son violentos con las mujeres, por eso vivimos en una sociedad machista y violenta que incluye tanto a uno como al otro, como agentes de la violencia contra la mujer. Eso implica poder pensar las instituciones desde las cuales se practica esa violencia, y no tanto un perfil psicológico e individualista.

Por ejemplo, pienso en un caso puntual, donde una paciente embarazada recibe el desprecio más profundo por su embarazo en su fuente de trabajo. Su jefa es absolutamente machista y la persigue cuando efectivamente se siente mal y no puede ir a trabajar, porque realmente está cursando un embarazo de riesgo, entonces la acosa enviándole médicos a la casa para chequear si es efectivamente así. Es una forma de violencia machista.

De la misma manera, hasta hace un tiempo en Argentina existía una ley que permitía que una mujer que estuviera cursando su período pudiera tomarse el día. Actualmente, ese día ya no se puede solicitar por motivos femeninos por llamarlo de alguna manera, se lo conocía como el día femenino. Hoy, una mujer que esté menstruando y quiera pedirse el día en su trabajo tiene que hacerlo por razones médicas, se ve de esta manera cómo se psicopatologiza, medicaliza o patologiza algo natural como o es la menstruación en la mujer. Tiene que pedir días médicos, y considerar que su menstruación es una enfermedad, ahí se ve claramente una institución que funciona de manera machista. Sobre todo se tratan de pensar las relaciones sociales y la construcción de la figura de la mujer en determinado lugar de la sociedad, y no tanto un individuo que actuara de un modo u otro. Esa concepción individualista de la violencia no permite ver que tiene estructuras simbólicas.

Los tipos de hombre que pueden llegar a matar a sus mujeres sin haberse visibilizado como violentos ¿Qué patologías presentan?

Creo que ese es el caso más rápidamente vinculable con otros, en los cuales muchas veces de forma disruptiva alguien realiza un acto que era impredecible. Por eso refería hace un momento que pensar en términos de prevención para ese tipo de conducta, crea más bien una expectativa casi normativa, de control, donde siempre existe la posibilidad para el ser humano de realizar un acto intempestivo, que solo a posteriori se puede reconstruir.

Podría responderte esta pregunta desde dos miradas: por un lado, no necesariamente quien realiza un acto de este estilo es alguien que esté padeciendo un brote psicótico, lo digo en función de que eventualmente un brote psicótico plantea la inimputabilidad. Muchos casos son homicidios premeditados, aunque nunca haya habido algo que permita anticipar que esa persona iba a realizar un acto violento. Sin embargo, está la premeditación que permite advertir que fue un acto calculado, pero es idéntico o al menos muy parecido a lo que a veces ocurre cuando alguien eventualmente no sólo mata a otro sino que se suicida. Muchas veces, ocurre que una persona pone fin a su vida sin que nada permita prever que iba a hacer algo así, y sin embargo se trata de un suicidio premeditado.

Por ejemplo, si alguien utiliza un arma de fuego tiene que ir a conseguirla, no es alguien que salta y se tira por la ventana, que sería un acto instantáneo, sino que se trata de alguien que consiguió un arma; son aspectos que implican algún tipo de premeditación. Un suicidio de ese estilo no se realiza de un día para el otro, sin embargo, sigue permaneciendo como algo inexplicable para cualquier observador externo, son esas conductas que terminan justamente mostrando por qué la mente humana es un misterio. No lo pensaría estrictamente como una patología, puede no serlo, puede ser un acto imposible de entender.

Desde tu experiencia y formación ¿Cuáles son los aportes posibles que puede brindar el psicoanálisis para esta problemática social?

Vengo sosteniendo en diferentes espacios públicos desde hace un tiempo, que el psicoanálisis es un aporte fundamental a los Estudios de Género, que es necesario no tanto el aporte de la teoría psicoanalítica sino de la clínica psicoanalítica, del dispositivo clínico que tiene el psicoanálisis; para que quienes se dedican a los Estudios de Género puedan contar con un dispositivo de investigación que no sólo sea el del esclarecimiento teórico, ni el de la teorización de prácticas sociales, sino que el dispositivo clínico como tal ofrezca incorporar la vía del inconsciente dentro de lo que es la investigación de las identidades sexuadas.

Es cierto que eso lleva a debates que hoy en día son bastantes difíciles de resolver, actualmente la relación es bastante tensa. El psicoanálisis establece eventualmente de qué manera en determinados tipos clínicos, como por ejemplo en la histeria, es común encontrar una fantasía de seducción como desencadenante del erotismo y del síntoma al mismo tiempo. La histeria es la sintomatización de una fantasía de seducción. Esa fantasía de seducción no desmiente que puede haber habido seducciones reales, e implica ubicar que estar asociado psíquicamente a un deseo de seducción, no es en última instancia un deseo elegido, sino es un deseo que se padece, un deseo que no permite pensar a un sujeto, a un dueño del deseo, una construcción del deseo en términos voluntarios, en términos de agencia, de apropiación del deseo.

El deseo para el psicoanálisis es sobretodo un deseo difícil pero no imposible de subjetivar, y éste es un punto de tensión muy grande en relación con los estudios de Género, sobre todo con cierta perspectiva que toma un punto de vista bastante liberal, bastante individualista, en el sentido de plantear un sujeto que podría apropiarse de su deseo, que podría ser el agente de su deseo, que podría reconocerse en su deseo.

Para el psicoanálisis nunca un sujeto puede reconocerse en su deseo, quizás el debate con los estudios de Género no tenga que ver tanto con la cuestión de cómo pensamos el aspecto de género del psicoanálisis, sino en cómo pensamos el deseo. En efecto, Judith Butler en sus textos no deja de afirmar que toda relación amorosa es violenta, es un punto de vista muy diferente al que encontramos en el debate actual hoy en día. Yo coincido con su perspectiva.

En el discurso social de hoy en día hay una bajada de línea muy grande respecto de qué se puede considerar como amoroso y qué no, eso es algo pendiente que los estudios de géneros tienen que tratar de cuestionar, que sean utilizados para crear nuevas normas respecto de lo que es amar y que no. De la misma manera que para un psicoanalista no hay una posible teoría del amor o decirle a alguien que es amor y que no, cada uno ama como puede o como su deseo se lo permite.

Psicoanalistas Argentinos